22:31 › OSLO

Las rosas no se manchan

Con 150 mil rosas alzadas al cielo y varios minutos de silencio, los habitantes de Oslo se concentraron en el puerto para rendir un homenaje a las víctimas del doble atentado del viernes, por el que está detenido el nazi antiislamista Anders Behring Breivik. El "desfile de la rosa" fue la concentración más multitudinaria desde las realizadas por la Segunda Guerra Mundial y, justamente, fue el himno antinazi creado en aquella época el que dio cierre al acto. "Hoy, ¡mostramos lo que será la Noruega de mañana", arengó Eskil Pedersen, dirigente del movimiento de la juventud laborista, que perdió 86 miembros en el ataque de Breivik el campamento en la isla de Utoya.

"Vinimos por solidaridad, para estar todos juntos y compartir nuestra pena", explicó Tone Mari Steinmoen, de 36 años, y añadió: "Es un momento de comunión importante para nuestro país". Al cabo de unos minutos la circulación quedó cortada en las principales arterias de la ciudad y ante el tamaño de la concentración un organizador anunció que se anulaba el cortejo previsto y era preferible que todo el mundo se quedara donde estaba. Luego, de repente, se alzaron las rosas para un minuto de silencio en un ceremonial que se repitió varias veces a lo largo de la noche.

"Esta noche, las calles están llenas de amor", declaró el príncipe heredero Haakon, ovacionado por la muchedumbre a orillas del fiordo de la capital noruega. "Los que se encontraban en el barrio gubernamental y en Utoya eran blancos del terror. Pero nos alcanzó a todos", añadió bajo los aplausos.

"Estamos aquí para demostrar que somos una sociedad de mentalidad abierta y respetuosa", comentó Roy Kvatningen, de 37 años, que acudió con su hija de seis. Las palabras del primer ministro noruego Jens Stoltenberg también conmovieron a los asistentes: "El mal puede matar a una persona, pero no puede matar a un pueblo", dijo, pidiendo que no haya "nunca más un 22 de julio".

Esta emotiva manifestación coincidió con la comparecencia ante el juez del presunto autor de la matanza Anders Behring Breivik, de 32 años, contra el que se dictó prisión preventiva. Pero en la concentración no se palpaba odio ni ira. "No sentimos nada hacia él. Nos nos preocupa, estamos aquí por nuestro país, por las víctimas, por sus familiares, no por él", explicaba Bénédicte Larodd, de 26 años.

"Viniendo aquí quiero demostrar que no tenemos miedo. No dejaremos que este individuo nos atemorice", añadió Roy Kvatningen. Los mensajes de Eskil Pedersen, dirigente del movimiento de la juventud laborista diezmado en el tiroteo en una isla cercana a Oslo, y el alcalde de la capital Fabian Stang tampoco dejaron indiferentes a nadie.

"Vamos a castigar al culpable. El castigo será más generosidad, más tolerancia, más democracia", aseguró el alcalde. "Hoy, ¡mostramos lo que será la Noruega de mañana!", arengó Eskil Pedersen. Luego sonaron algunas melodías y se coreó el himno nacional. "Para la juventud", una canción noruega compuesta en vísperas de la Segunda Guerra Mundial y convertida en himno antinazi de la resistencia noruega cerró el acto.

Compartir: 

Twitter
 

"No sentimos nada hacia él. Nos nos preocupa, estamos aquí por nuestro país, por las víctimas, por sus familiares, no por él", sentenció una joven de 26 años.
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.