19:55 › SIN PAN Y SIN LAS TORTAS

España, en crisis y sin fútbol

Dos días después de que los jugadores agremiados en la Asociación de Futbolistas Españoles anunciara un paro de actividades que amenaza con las dos primeras fechas de la Liga Española, del 21 y 27 de agosto, la medida de fuerza recibió el respaldo de los entrenadores.

Mientras el presidente de Sevilla, José María Del Nido, disparó contra la huelga convocada por la AFE y consideró la medida "totalmente injustificada" porque "se adopta como una medida de presión intolerable", la población, acosada por una crisis económica sin precedentes en España, no termina de entender el entuerto que enfrenta a los jugadores con sus clubes. "Es una medida precipitada y poco meditada por los futbolistas, que serán los grandes perjudicados de ésta si finalmente se pone en práctica, pues son los futbolistas los grandes beneficiarios de este sector de actividad que es el fútbol profesional y los que más tienen que perder si todo esto se viene abajo", añadió.

"La Liga no es culpable de la aparente ruptura de las negociaciones", aseveró Del Nido. El presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), Luis Rubiales, por su parte, ratificó la convocatoria a la huelga tras no haber llegado a un acuerdo con la Liga de Fútbol Profesional (LFP) en las negociaciones del nuevo convenio colectivo. "Los futbolistas nos hemos unido y hemos dicho basta ya. AFE, los jugadores de Primera y Segunda División hemos tomado la decisión responsable, firme y unánime de convocar la huelga para las dos primeras jornadas del fútbol español. La liga no dará comienzo hasta que no se firme el nuevo convenio colectivo", ha asegurado Rubiales, quien ha estado respaldado por internacionales como Carlos Puyol, Xabi Alonso, Fernando Llorente y Santi Cazorl. Los futbolistas insisten en que desean tener garantías del pago de salarios en el futuro y también pretenden que se cancelen las deudas que ostentan muchos clubes con los deportistas desde hace demasiado tiempo.

La celebración de la Eurocopa de 2012 en Polonia y Ucrania condicionó el calendario hasta el punto de haberlo comprimido al máximo, por lo que si la huelga convocada por la AFE finalmente se lleva a cabo, la competición vería retrasado su comienzo en tres semanas, hasta el 10 de septiembre, cuando aparecerá otro un grave problema: cuándo reubicar las dos jornadas canceladas.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.