17:13 › REBOTES DE LA CRISIS

Tres de cada cuatro catalanes

El gobierno de Cataluña difundió una encuesta propia que indica que casi el 75 por ciento de los ciudadanos de la región está a favor de celebrar un referéndum para definir la independencia de la comunidad. El sondeo suma argumentos a la alternativa separatista abierta por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, en medio de la puja con el presidente español Mariano Rajoy, debido al peso que la deuda del gobierno central le transfiere a una de las regiones más ricas del país.

Según los datos del Centro de Estudios de Opinión (CEO) del gobierno catalán, el 74,1 por ciento de los catalanes se muestra a favor de celebrar una consulta en la que Cataluña decida si se independiza de España. El 19,9 por ciento se muestra en contra.

El sondeo no incluye la pregunta de qué votarían los encuestados en caso de que se celebrara ese referéndum. Desde Cataluña, la región económicamente más fuerte de España, pero también la más endeudada, se ha presentado un desafío independentista al gobierno español de Mariano Rajoy.

En ese camino, el jefe del gobierno regional anticipó en dos años, al próximo 25 de noviembre, las elecciones autonómicas y ha anunciado su intención de impulsar después de esos comicios un referéndum de autodeterminación en la región, cuente o no con la autorización del Estado.

Según la Constitución Española, el gobierno central es el único que puede convocar consultas populares. Y el gobierno de Rajoy ya ha mostrado su oposición a los planes de Artur Mas y ha advertido de que utilizará todos los instrumentos que estén a su alcance para frenar una consulta ilegal. Según el sondeo publicado hoy, el partido de Mas, Convergència i Unió (CiU), roza la mayoría absoluta en los comicios del 25 de noviembre.

Entretanto, la tensión entre el gobierno catalán y el de Rajoy sigue creciendo. Hoy escaló con unas polémicas palabras del ministro de Cultura sobre el interés del gobierno de Rajoy es "españolizar a los alumnos catalanes" con el fin de que "se sientan tan orgullosos de ser españoles como catalanes", manifestó José Ignacio Wert al explicar en el Congreso de los Diputados, en Madrid, que la reforma educativa que prepara reducirá el margen de las comunidades autónomas para decidir los contenidos educativos.

El término "españolizar" no gustó nada en círculos catalanes. Las palabras de Wert causaron indignación en el gobierno catalán, fuertes críticas desde varios partidos catalanes y revuelo en las redes sociales. Desde Francia, Rajoy salió en defensa de su ministro. "Quiero que todo el mundo se sienta orgulloso de ser catalán y español", dijo en París tras reunirse con el presidente François Hollande.

La semana pasada, el ministro Wert ligó el auge del independentismo con la educación escolar. "La deriva que ha tomado parte del sistema educativo en Cataluña facilita que se produzca un ocultamiento o una minimización de los elementos comunes, particularmente los históricos, que configuran la historia de Cataluña dentro de España", analizó.

Compartir: 

Twitter
 

La tensión entre el gobierno catalán y Rajoy escaló durante la jornada a raíz de la afirmación del ministro de Cultura acerca de la necesidad de "españolizar a los alumnos catalanes".
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.