00:00 › ERA SARGENTO EN NARCOCRIMINALIDAD DE LOMAS DE ZAMORA

Comienza juicio de policía por caso de gatillo fácil

El ex policía Horacio Pérez será sometido a juicio oral desde el lunes, acusado de haber matado de dos tiros a un joven de 24 años y de herir de cinco balazos a un amigo de la víctima, en un presunto caso de "gatillo fácil" ocurrido en 1999 en la localidad bonaerense de Florencio Varela.

El imputado es Horacio Pérez, quien al momento del hecho se desempeñaba como sargento en la Brigada de Narcocriminalidad de Lomas de Zamora y que fue echado de la fuerza en diciembre de 2004.

El ex policía llega al juicio en libertad, procesado por el "homicidio simple" de Emiliano Méndez, en concurso real con las "lesiones" en perjuicio de José Ponzio, amigo del joven asesinado.

El debate comenzará a las 9:30 en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Quilmes, integrado por los jueces Alberto Ojeda, Mario Caputo y José Nerguizián, quienes el lunes pasado debieron suspender la primera audiencia porque uno de los defensores sufrió un pico de estrés.

La fiscalía de juicio estará a cargo de María Oricchio, mientras que el abogado querellante será Alejandro Zimmerman, quien representará a la familia de Méndez.

El hecho que se ventilará en el debate ocurrió la tarde del 15 de diciembre de 1999 en la avenida 14 y Vieja Guardia del barrio La Sirena, en Florencio Varela, en el sur del conurbano.

Según la querella, a las 19:20 Méndez se movilizaba en su moto junto con Ponzio, con quien había ido a pagar un arreglo del rodado a un mecánico de la zona, y al llegar a esa esquina fueron interceptados por el imputado y otro policía, que estaban sin uniforme y en un automóvil civil.

De acuerdo con la declaración del ex sargento Pérez y su acompañante, ellos y un tercer policía estaban en el lugar porque investigaban a cuatro sospechosos del crimen de un compañero de la fuerza ocurrido días antes en la localidad de Temperley.

Los efectivos sostuvieron que contaban con el dato de que los sospechosos se movilizaban en dos motos y que andaban por la zona, por lo que al ver a Méndez y Ponzio en un rodado similar, le cruzaron su auto.

Los policías aseguraron que cuando los ocupantes de la moto pasaron por el costado del vehículo para escapar, les dispararon con un arma de fuego, por lo que Pérez repelió la agresión.

Según Zimmerman, abogado de la querella, Méndez recibió un tiro en la espalda, que le provocó la muerte, y luego otro en la frente, cuando, según él, ya estaba baleado en el suelo.

Por su parte, Ponzio recibió cinco impactos de bala que lo hirieron de gravedad en sus miembros superiores e inferiores y debió ser internado.

Cuando este joven se recuperó de sus heridas, declaró que él y Méndez transitaban por la avenida 14 cuando un hombre, presuntamente Pérez, se les abalanzó y como pensaron que les iba a robar la moto, su amigo -que conducía- aceleró.

En ese momento fue, según Ponzio, cuando le dispararon a Méndez por la espalda y el cayó al suelo donde, al parecer, Pérez le efectuó los cinco balazos.

En tanto, los pesquisas secuestraron en una riñonera que llevaba Méndez una pistola Colt calibre 45 que fue la que, según el imputado, utilizaron para dispararle.

Zimmerman indicó que el dermotest en ambas manos de Méndez dio positivo, pero aclaró que la pistola estaba guardada en la riñonera y con su cargador completo, por lo que se preguntó: "Si Méndez manejaba y la pistola estaba guardada, ¨cómo hizo para dispararla y con las dos manos?".

El letrado querellante agregó que la prueba de parafina nunca se realizó en las manos de Ponzio, por lo que la hipótesis del tiroteo para él no tiene asidero alguno.

Sin embargo, en base al hallazgo de la pistola, el fiscal que instruyó la causa, Rodolfo Maidana, inició actuaciones por "tenencia ilegal de arma de guerra y lesiones" contra el ex sargento Pérez, y pidió la detención de Ponzio, que tenía antecedentes por hurto y luego recuperó la libertad.

Luego, el fiscal pidió el sobreseimiento del ex sargento, pero la Cámara de Apelaciones de Quilmes rechazó la solicitud y dijo que, en base a las contradicciones en los dichos de Pérez y el resultado de la autopsia que demostraba que a Méndez le dispararon por al espalda, no había habido tiroteo y que se trataba de un homicidio simple.

Fuente: Télam

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.