UNIVERSIDAD › ELECCION DE AUTORIDADES EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE CORDOBA

Se renueva la más antigua

La asamblea universitaria para elegir rector se realizará mañana. Si bien se presentan tres candidatos, la disputa estará planteada entre el postulante del oficialismo, Francisco Tamarit, y el nombre impulsado por el radicalismo, Alfredo Blanco.

 Por Martín Notarfrancesco

Desde Córdoba

La Universidad Nacional de Córdoba elegirá mañana al rector que la gobierne en los próximos tres años. Tres también son los candidatos que se presentarán ante la asamblea universitaria que ungirá al sucesor de Carolina Scotto. Culmina así la gestión de la primera mujer en conducir la institución que este año celebra su 400º aniversario. Se prevé un triunfo del actual oficialismo.

A pocas horas del inicio de la asamblea, se modificó sensiblemente el panorama. Gustavo Irico, decano de Medicina, era hasta ayer uno de los candidatos en carrera. En horas de la tarde sorprendió anunciando que bajaba su postulación y su facultad apoyará mayoritariamente al candidato del oficialismo, Francisco Tamarit.

El espacio político Cambio Universitario llegó al rectorado en diciembre de 2006. La irrupción de Scotto marcó un quiebre en la política universitaria cordobesa. No sólo por su condición de mujer, sino por el fin del armado noventista, conocido como La Cooperativa, que venía gobernando la UNC con políticas afines al neoliberalismo. Para derrotar a La Cooperativa confluyeron expresiones diversas detrás de Scotto: durante sus dos mandatos convivieron peronistas, radicales, progresistas y sectores de izquierda.

Ante la imposibilidad de un nuevo mandato de Scotto, el radicalismo provocó una ruptura, confiado en volver a gobernar la institución. Son muchas las voces que indican que esa estrategia fue urdida por el gobernador José Manuel de la Sota y el intendente radical Ramón Mestre para sacar al kirchnerismo de la UNC. El candidato es Alfredo Blanco, un reconocido economista que fue decano de la Facultad de Ciencias Económicas y ocupó diversos cargos en los gobiernos radicales de la ciudad de Córdoba.

Por su parte, el scottismo contiene a buena parte del armado inicial que acompañó la gestión. A esto se agrega la construcción propia que fue adquiriendo un claro perfil kirchnerista. El candidato de este espacio es Francisco Tamarit, actual decano de la Facultad de Astronomía, Matemática y Física.

El panorama lo completa Pedro Yanzi Ferreyra, que gobernó la Facultad de Derecho en cinco períodos y dejó de heredera a su esposa. Yanzi Ferreyra es uno de los viejos caciques que perduran en la UNC. Su candidatura fue sorpresiva y se conoció esta semana. No hay posibilidades de que triunfe.

El sistema electoral de la UNC es indirecto. Votan los consejeros de todas las facultades, que juntos son 247 miembros (19 por facultad) y conforman la asamblea. Son 117 docentes, 78 estudiantes, 26 egresados, 13 decanos y 13 no docentes. Para ganar se requiere la mitad más uno de los votos (124). Si no se logra en primera vuelta, la elección se puede repetir tres veces más, quedando los dos candidatos con más apoyos y la imposibilidad de votar en blanco.

Al cierre de esta edición, ningún candidato alcanzaba el número mágico, pero Tamarit parecía estar más cerca, aunque no se sabía si llegaría en primera vuelta o en las sucesivas. “Más allá del resultado, ganará la universidad, que elegirá de manera democrática sus nuevas autoridades”, dijo Alfredo Blanco. Por su parte, Francisco Tamarit realizó su último acto el miércoles. Allí se mostró confiado en triunfar para continuar y profundizar la gestión de Scotto.

Esta elección pone en juego una importante estructura de poder. La UNC posee el tercer presupuesto de la provincia, unos 1500 millones de pesos. Solamente está por debajo del gobierno provincial y la municipalidad capitalina. Si se mide su población, supera a una ciudad como Villa María: entre docentes, estudiantes y no docentes, en la UNC conviven unas 120 mil personas. Se trata de una institución estratégica, con historia, recursos y capacidad de incidir en el debate público. Además, cuenta con los servicios de radio y televisión: dos radios, dos canales de TV y un portal web de noticias. Este multimedio ha sido la plataforma principal de discusión en torno de la nueva ley de medios y es discriminado publicitariamente por el gobierno provincial. Hace más de un año no recibe ni un sólo peso del millón diario que gasta De la Sota en difundir su gestión.

Scotto culmina un mandato de seis años y su gestión será recordada por varios motivos. No sólo fue la primera mujer en ocupar el rectorado. La UNC recuperó protagonismo en la escena local. Se involucró en problemáticas actuales, organizando debates de candidatos a gobernador e intendente; aportó estudios técnicos para el siempre problemático enterramiento de residuos urbanos; se posicionó en contra del desmonte de bosques nativos litigando judicialmente. Además, amplió las políticas de inclusión, eliminó el arancel estudiantil, desarrolló un plan de obras edilicias, se involucró en los juicios por delitos de lesa humanidad, regularizó por concurso al 70 por ciento de la planta docente y abrió nuevas facultades, entre otras cosas.

Posiblemente uno de los interrogantes que surjan poselección será el futuro de la rectora saliente. Scotto se retira de la gestión académica con alta ponderación. No son pocos quienes ven en su figura un perfil interesante para la política cordobesa.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.