UNIVERSIDAD › LA UNLP CREO UN PROGRAMA PARA PREVENIR LAS AGRESIONES DE GENERO

Vida académica sin violencia

El programa de la universidad plantea iniciativas para sensibilizar sobre la violencia y la discriminación de género.

La Universidad Nacional de La Plata (UNLP) aprobó un programa institucional contra la violencia de género elaborado conjuntamente por docentes investigadores, trabajadores y estudiantes de esa casa de estudios, que plantea iniciativas para sensibilizar sobre la violencia sexista y la discriminación basada en el género en el ámbito de la universidad e intervenir en aquellos casos donde la amenaza se haga efectiva. También se aprobó un protocolo de actuación ante situaciones de este tipo, que comenzará a regir a partir de abril próximo.

“Es un avance importante en el proceso de ampliación y reconocimiento de derechos, que tiende a generar relaciones más respetuosas en la vida universitaria y a poner a disposición de quienes eventualmente pudieran resultar afectados o afectadas por una situación de violencia de género un procedimiento administrativo que repare y reasegure los derechos vulnerados”, dijo a este diario Verónica Cruz, titular de la Dirección de Derechos Humanos de la UNLP, área que coordinó la iniciativa.

La mesa de trabajo que dio forma al programa estuvo conformada por representantes de seis facultades de la UNLP, los gremios Adulp y Atulp, y la federación estudiantil FULP. Los miembros de este equipo, que mantuvieron reuniones periódicas a lo largo de casi un año, destacaron como uno de los puntos de partida el “papel estratégico” que las instituciones educativas tienen en la reproducción o cuestionamiento de los valores y actitudes desplegados en los procesos de socialización.

El programa pone énfasis en la preocupación por la violencia sexista y la discriminación basada en el género, perpetrada principalmente contra mujeres en diferentes circunstancias y ámbitos de la universidad. De todos modos, se señala que las violencias de género también tienen como blanco a personas cuya identidad de género se aparta de la heterosexualidad normativa. “Los estereotipos que fijan roles en función del sexo y la resistencia social al cambio de estos últimos dificultan el ejercicio efectivo, por parte de hombres y mujeres en igualdad de condiciones, de los derechos fundamentales jurídicamente reconocidos. Son estos patrones socioculturales de conducta los que fomentan la persistencia y agravamiento de situaciones de violencia de género que socavan la democratización de las relaciones socio-laborales y educativas”, afirma el documento.

La implementación del programa se organiza en torno a dos ejes con acciones diferenciadas: uno de carácter promocional-preventivo y otro interventivo. El primero incluye, entre otras medidas, la realización de acciones permanentes de sensibilización, difusión y socialización del tema, la consolidación de un equipo ampliado de referentes del programa, la producción de documentos que orienten la implementación y evaluación permanente del programa y la promoción del uso de lenguajes no sexistas. El eje interventivo, por otro lado, se orienta a brindar, a través de un equipo de profesionales interdisciplinario, una protección integral a las personas afectadas por una situación de violencia de género producida en el marco de sus relaciones educativas o laborales en la universidad. Las estrategias interventivas deben encuadrarse en lo dispuesto por el protocolo de actuación aprobado conjuntamente con el programa, que insta a generar ámbitos de confianza para la denuncia de las situaciones de violencia, la realización de gestiones interinstitucionales, la no revictimización y la confidencialidad en el tratamiento de la información, entre otras cosas.

Desde la UNLP consideraron que resulta imprescindible visibilizar e intervenir sobre estas problemáticas en el ámbito universitario, no sólo porque su desconocimiento impacta en la perpetración e incluso reiteración de las violencias de género, sino también porque puede generar inestabilidad en la permanencia dentro del sistema educativo, afectando las trayectorias personales. Con esta iniciativa, la UNLP se convierte en la quinta universidad nacional en implementar un protocolo de actuación frente a casos de violencia de género.

Informe: Delfina Torres Cabreros.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.