UNIVERSIDAD

Toma y clases públicas contra el cierre de una sede de la UBA

Protesta de los alumnos que cursan en Tucumán al 3100. Las autoridades garantizan que todas las actividades serán reasignadas.

 Por Julián Bruschtein

Mientras continúan el conflicto y las negociaciones en la Escuela Carlos Pellegrini, ayer se hizo público otro reclamo en la Universidad de Buenos Aires: estudiantes de la sede Tucumán del Ciclo Básico Común (CBC) sacaron los bancos a la calle para dictar clases públicas, en rechazo al próximo cierre de la sede. El miércoles habían tomado la decisión de ocuparlo y pasaron la noche adentro. En respuesta al reclamo, las autoridades de la UBA garantizaron que las actividades académicas seguirán su curso normal “pero en otro edificio”.

“Llegamos a esta instancia después de intentar tocar todas las vías legales. Pedimos una reunión con el rectorado que nos la dio, pero después la canceló. Con el Consejo Superior sucedió lo mismo. Así que no nos dejaron otra alternativa que ocuparlo y sacar las clases a la calle”, contó Paloma Fernández Moore, aspirante a ingresar en la universidad. En la sede ubicada en la calle Tucumán 3177 se dictan clases del CBC –el ciclo de ingreso a todas las carreras de la UBA– y también de algunas facultades con necesidades de espacio (Ciencias Económicas, Ciencias Sociales y Psicología), además del Centro Cultural Rojas. El edificio era alquilado por la UBA, pero venció el contrato convenido con los dueños. Se sumó también la aparición de un comprador del inmueble que precipitó la idea de no renovar el alquiler.

La protesta estudiantil llegó a la calle entre las 9 y las 13 y de 15 a 17, cuando debían desarrollarse los turnos matutino y vespertino. El miércoles, alrededor de cincuenta estudiantes ya habían tomado la decisión de quedarse en el edificio a pasar la noche. Ayer, al llegar la tarde, la llovizna impidió que los estudiantes siguieran con las clases públicas. “No sabemos a dónde vamos a cursar el próximo cuatrimestre”, explicó Fernández Moore, y agregó: “En la asamblea decidimos tomar la sede con dictado de clases públicas. Tampoco queremos perder la cursada, porque está terminando el cuatrimestre”.

Desde el rectorado de la UBA se intentó bajar el nivel del conflicto. “Cuando asumió esta gestión –aseguraron las fuentes consultadas– se propuso terminar con los arrendamientos, porque le producen una erogación de dinero muy importante a la universidad que, además, cuenta con edificios propios.” Sumado a esto, afirmaron que “la negociación con los dueños fue compleja por el aumento del alquiler que pretendían y porque en el medio cambió de dueño. Pero conseguimos que nos prorroguen el contrato” hasta septiembre, para lograr una mudanza más organizada de la sede. A su vez, mediante un comunicado, el rectorado informó que cuando finalice el alquiler “se redistribuirán las actividades que allí se realizan, en edificios propios”, garantizando “la continuidad de las actividades y de los puestos de trabajo del personal”. Para los funcionarios de la universidad, la protesta es el intento de “hacer política” con “un hecho estrictamente administrativo que tiene como única consecuencia una mudanza. La Subsecretaría de Infraestructura del rectorado está trabajando en varios proyectos en los que está acondicionando inmuebles propios, para utilizarlos y no tener que alquilar más”. Pero los estudiantes insisten en que la mudanza generará “una distribución de los docentes que separará las cátedras”. Una asamblea de alumnos decidió ayer mantener la ocupación durante la noche.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.