DEPORTES › LA FIA AUTORIZó A DIEZ ESCUDERíAS, AUNQUE CON RESTRICCIONES

Arreglo, pero por un ratito

La ruptura de la Fórmula Uno está latente a pesar de que las autoridades habilitaron a todos los equipos, ya que a cinco les exigen que levanten las condiciones con las que se anotaron para el año que viene. La fecha tope para que las retiren es el próximo viernes.

 Por Pablo Vignone

Desde Londres

La posibilidad de una ruptura total en la Fórmula 1 no se disipó completamente cuando la Federación Internacional del Automóvil (FIA) incluyó a los diez equipos que compiten en el Mundial 2009 entre los trece autorizados a tomar parte del próximo Mundial 2010, ya que sugirió a la mitad de las escuadras que participan este año que levanten las condiciones con las cuales se anotaron para no marginarlas del próximo campeonato. Ellas son McLaren, Renault, Toyota, BMW-Sauber y los dominadores de esta temporada, Brawn GP. La participación de Ferrari, que para el presidente de la FIA, Max Mosley, no era necesaria para sostener el futuro de la Fórmula 1, tampoco está asegurada.

Además de los diez equipos actuales, la FIA nominó tres nuevas escuadras de entre un grupo de 15 aspirantes: Campos Grand Prix, con sede en Valencia, que usará chasis construidos por la firma italiana Dallara; el norteamericano USF1, con base en Charlotte (Carolina del Sur) y cuartel europeo en Bilbao; y el sorprendente Manor GP, un equipo de F-3 transformado en escuadra de F-1, cuyo director técnico es Nick Wirth, quien en los ’90 fuera socio de Mosley en una empresa de investigación tecnológica para competición. Manor dejó afuera a postulantes más notorios como Lola, Prodrive o Epsilon-Euzkadi.

Además de Ferrari, son Williams, Force-India, RedBull y Toro Rosso los participantes del 2009 aceptados por la FIA para el 2010. Todos ellos tienen firmados distintos tipos de contrato con Bernie Ecclestone, el dueño de los derechos comerciales de la F-1, que los obligan a permanecer en el Mundial.

Los otros cinco equipos fueron interpelados por la FIA para dejar sus condicionamientos de lado, con fecha tope el próximo viernes (cuando comienzan aquí los entrenamientos para el Grand Prix de Inglaterra), condiciones que incluían la abolición del presupuesto tope ideado por Mosley.

Después de una guerra de declaraciones que creó una tensión excesiva, la FIA dio señales de flexibilidad respecto de la determinación de un tope presupuestario, que permite el ingreso de nuevos equipos que no se ven obligados a gastar 300 millones dólares en una temporada para poder competir.

Sin embargo, el ultimátum del 19 de junio parece una manera de ganar algo más de tiempo para afinar los acuerdos entre la FIA y los equipos agrupados en la FOTA, los ocho que se inscribieron condicionalmente: los cinco cuestionados más Ferrari, RedBull y Toro Ro-sso. Estos tres aclararon que también sus inscripciones son condicionales, y el equipo Ferrari afirmó ayer que “no tomará parte del Mundial 2010 bajo las reglas adoptadas por la FIA”.

La FOTA, cuyo presidente es el titular de Ferrari, Luca Di Montezemolo, criticó “las propuestas de la FIA (que son) malas para el futuro de la F-1, los empleos de quienes trabajan en ella y especialmente para los millones de fanáticos confundidos” por las discusiones.

Esta carrera tendrá una semana más de duración. Según la FIA, “el enorme interés (de los nuevos equipos) por sumarse a la Fórmula 1” justifica presionar por la baja de costos.

Compartir: 

Twitter
 

La participación de Ferrari también está en duda.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.