DEPORTES › EL POLéMICO FLAVIO BRIATORE DEJó RENAULT POR EL ESCáNDALO DE SINGAPUR

Se fue de pista por tramposo

La casa francesa admitió que no rechazará las acusaciones sobre el arreglo del GP de Singapur del 2008 en la próxima audiencia de la FIA, pero anunció la salida de Briatore y el director técnico, implicados en la maniobra.

 Por Pablo Vignone

Renault, el fabricante francés de automóviles, reconoció tácitamente que su equipo de Fórmula 1 hizo trampa durante el Grand Prix de Singapur de 2008, al comunicar ayer que el director deportivo de la escudería, el italiano Flavio Briatore, y el director técnico, Pat Symonds, abandonaron de manera imprevista el equipo, y al señalar que “no rechazará las recientes acusaciones de la FIA relativas” a la carrera, en la que se presume que Briatore y Symonds se confabularon con el segundo piloto de la escudería, el brasileño Nelson Piquet Jr., para que éste chocara a propósito contra un muro de contención de manera de favorecer al otro piloto del equipo, el español Fernando Alonso, que logró ganar el Grand Prix gracias a los acontecimientos desatados tras el choque de Piquet. El comunicado de Renault no precisa si Briatore y Symonds renunciaron o fueron despedidos.

“Estoy sorprendido por lo que ha pasado. Y completamente consternado porque hayan decidido irse”, dijo el Zar de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, que además es socio de Briatore en la propiedad del Queen’s Park Rangers, un equipo de fútbol de segunda división en Inglaterra.

Director general de Renault F1 desde 2002, presente en Fórmula 1 desde 1989, primero con Benetton, Briatore perdió su batalla contra los Piquet, Nelson Jr. y su padre Nelson, el ex tricampeón del mundo de F-1 que fuera su piloto en Benetton durante 1990 y 1991.

En el GP de Singapur, la primera carrera nocturna de la historia de la F-1, Piquet estrelló su auto contra el muro de contención de la curva 17, en la que no había grúas para retirar los restos. Esto obligó a la salida del auto de seguridad, antes de que la mayoría de los pilotos hubieran realizado su primera detención para reabastecerse.

Sólo uno lo había hecho: el primer piloto de la escuadra, Fernando Alonso, que se había detenido al menos cuatro vueltas antes de lo que la carga de combustible inicial permitía presumir. Cuando los boxes fueron habilitados tras el accidente, uno a uno el resto de los volantes fueron deteniéndose y Alonso, que había largado en la 15ª posición, quedó en la vanguardia. Más tarde, logró la victoria. La semana pasada clamó que no estaba al tanto de lo que sucedía; Piquet Sr. lo acusa de lo contrario.

Además de patrón en la escudería, Briatore era manager de Piquet Jr. Lo contrató en 2008 por 1,5 millón de dólares; le renovó el contrato para el 2009, pero por solo un millón, y lo echó de la escuadra antes del último GP de Hungría, en julio.

Para entonces, Piquet Sr. reveló los entretelones de lo que había sucedido en Singapur a la FIA, que le concedió inmunidad al joven piloto a cambio de su testimonio. “Le dijimos que si nos decía la verdad, no habría consecuencias para él individualmente”, explicó Max Mosley, presidente de la FIA.

En su declaración, afirmó que Briatore y Symonds le pidieron “provocar a propósito un accidente para favorecer el rendimiento del equipo”. El italiano, en cambio, sugirió que había sido el mismo Piquet el que había llevado la idea, buscando congraciarse y, de paso, para asegurar su continuidad en la escuadra.

El pasado 4 de septiembre, la FIA conminó a Renault a presentarse en una audiencia extraordinaria ante el Consejo Mundial para discutir el caso, el próximo 21. Allí podría decidir aplicarle una fuerte sanción, aunque se presume que la salida de Briatore y Symonds evitará el peligro de que Renault pueda ser expulsado del Mundial, lo que temía Ecclestone.

La FIA utilizó el pasado Grand Prix de Bélgica, hace poco más de dos semanas, para completar las investigaciones, en las que utilizó a la agencia británica Quest, la misma que contrató Mosley cuando el sonado escándalo sexual en marzo del año pasado. En Bélgica, Symonds se negó a contestar la mayoría de las preguntas que se le hicieron.

La semana pasada, Briatore afirmó en Monza que había iniciado una demanda criminal contra los Piquet acusándolos de extorsión. Pero el director técnico de Williams, Patrick Head, hizo una afirmación sorprendente: “Un periodista me contó que Nelson Piquet le había contado lo que había pasado realmente 15 minutos después de la carrera” en Singapur.

Compartir: 

Twitter
 

Briatore no lo puede creer: después de veinte años, quedó afuera de la F-1.
Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.