EL MUNDO › OPINIóN

Nunca más en Gaza

 Por Fayez Saqqa *

El reciente informe de la comisión de Naciones Unidas presidida por el jurista Richard Goldstone sobre lo sucedido en la Franja de Gaza a comienzos de este año nos muestra una realidad que muchos han querido evitar: el hecho de que Israel ha sido capaz de actuar por encima de la ley por más de sesenta años.

La comunidad internacional entera fue testigo de cómo miles de palestinos murieron bajo el fuego de la artillería, la marina y la fuerza aérea israelíes, la gran mayoría de ellos civiles; ello no es sólo una reacción desproporcionada que intenta sacar de contexto 42 años de ocupación por parte de Israel en la Franja de Gaza a cambio de las excusas que algunos milicianos de Hamas han entregado a las fuerzas de ocupación, sino que representa simplemente parte del repertorio habitual de la brutalidad con que las fuerzas de ocupación Israelíes han actuado.

La Franja de Gaza bajo el derecho internacional continúa siendo ocupada por Israel, ya que Tel Aviv aún mantiene control sobre todos sus accesos; por tanto es aún responsable de la seguridad de los civiles que viven en Gaza y que han sido sometidos a un bloqueo que más que debilitar a Hamas ha debilitado a la población civil palestina.

Beirut, Qana, Deyr Yassin, Tantoura, Ramalá, Nablús, Jenin, Gaza y la sagrada Belén son todos lugares que han sido testigos de crímenes y atrocidades que nunca han podido ser castigados; la falta de justicia llega a tal grado que el mismo día en que Richard Goldstone exponía su informe, conmemorábamos 27 años de impunidad por las masacres de los campos de refugiados de Sabra y Shatila.

Sin embargo, el informe del equipo presidido por Richard Goldstone nos muestra una luz de esperanza. La posibilidad de que el informe (que condena tanto la agresión israelí como la respuesta de ciertos grupos palestinos) sea presentado frente a la Corte Internacional de Justicia podría ser la puerta de entrada para que en Israel de una vez por todas se den cuenta de que el mundo ha evolucionado y que hoy un supuesto derecho de soberanía no puede justificar la violación sistemática a los derechos humanos, ni particularmente asesinatos a civiles cargando banderas blancas, bombardeos a zonas densamente pobladas, bloqueos de alimentos, medicinas o materiales de construcción, así como el uso de armas prohibidas tal como el fósforo blanco.

La concepción de seguridad que Israel impone hoy en día puede ser simplemente sacada de los libros de historia del siglo XIX o comienzos del siglo XX. Mientras el mundo avanza hacia una dirección donde la justicia se pone por delante de la soberanía, Israel insiste en que para detener a Hamas debe llevar a cabo “operaciones de gran escala” donde “por coincidencia” más de dos tercios de las victimas fatales son civiles (o “daños colaterales”).

Mientras el gobierno palestino liderado por Mahmud Abbas continúa esforzándose por lograr la paz, Israel continúa expandiendo asentamientos, puestos de control y demoliendo casas particularmente en Jerusalén Oriental ocupada, el corazón de los palestinos y árabes, de cristianos y musulmanes; mientras Israel, bajo la permisiva mirada de la comunidad internacional, continúe violando el derecho internacional, los extremistas van a continuar ganando terreno.

Los esfuerzos puestos por la administración palestina para ejecutar la Hoja de Ruta se ven truncados por las acciones del gobierno israelí, algo que puede verse claramente en los informes que emanan tanto de Naciones Unidas como de la mayoría de las representaciones diplomáticas en la zona; Israel ha podido continuar sus brutales acciones sin temor a perder la oportunidad de lograr un TLC, firmar acuerdos de cooperación o participar de cualquier foro internacional como participan el resto de los países amantes de la paz.

Sin embargo, hoy las cosas parece que van cambiando y los generales y políticos israelíes involucrados en la masacre de Gaza van a tener que tener cuidado si quieren ir de vacaciones fuera del país porque algún tribunal podría llamarlos a declarar... eso es lo que se logra cuando se decide cerrar filas frente al militarismo en vez de seguir el sentido común que nos entrega el derecho internacional.

* Diputado del Consejo Legislativo Palestino.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Nunca más en Gaza
    Por Fayez Saqqa *
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.