DEPORTES › LA SELECCIóN ARGENTINA JUEGA CONTRA LITUANIA POR UN LUGAR EN LA SEMIFINAL DEL MUNDIAL

Para volver a ofrendarle el corazón

Es el mínimo objetivo que se planteó el plantel nacional antes del torneo: meterse entre los cuatro primeros. La actuación contra Brasil reavivó las ilusiones, aunque los lituanos son uno de los tres invictos que le quedan al certamen.

La Selección Argentina va en busca de cumplir el objetivo de mínima que se planteó antes de partir desde Buenos Aires: acceder a las semifinales del Mundial de Turquía. Desde las 15, en Estambul, el equipo de Sergio Hernández buscará aprovechar el envión anímico de su victoria ante Brasil cuando se enfrente con Lituania en los cuartos de final (televisan Canal 7, TyC Sports y DirecTV). El ganador de este enfrentamiento se cruzará el jueves con el vencedor de Estados Unidos-Rusia, que se medirán desde las 12 en el otro compromiso de cuartos.

Argentina está a un paso de alcanzar el objetivo que se propuso inicialmente de llegar a las semifinales, pero para eso deberá superar a los lituanos, uno de los tres invictos del torneo, junto a Estados Unidos y el local, en un choque que se anuncia muy parejo. El equipo de Hernández creció con el correr del torneo y en los dos últimos partidos, ante Serbia y Brasil, llevó a cabo sus mejores producciones. Argentina se sigue sosteniendo en el inmejorable aporte del ala pivote Luis Scola (máximo goleador del certamen, con 30,3 puntos, más 8,3 rebotes de promedio), quien se encamina a ser considerado el mejor jugador del torneo.

Pero más allá de la figura estelar del jugador de Houston, el conjunto argentino está comenzando a encontrar otras variantes. El escolta Carlos Delfino (17,8 puntos) se mostró como una confiable opción ofensiva, mientras que el base Pablo Prigioni (líder en asistencias del torneo con 6,7 de media) recuperó su nivel, manejando los ritmos del equipo.

A ellos se sumó el regreso del pivote Fabricio Oberto para consolidar defensivamente al equipo. Y, además, apareció el alero Hernán Jasen (15 puntos ante Brasil) aportando goleo desde afuera. Todavía faltaría que los suplentes consiguieran mayor protagonismo. “Nos movemos mejor en la presión que en la tranquilidad y buscamos que el equipo se ponga un nuevo objetivo, llegar a la semifinal y que sintamos que si no logramos eso nos iremos con las manos vacías. Debemos estar entre los cuatro primeros”, remarcó Hernández.

Del otro lado aparece Lituania, que se transformó en una grata sorpresa, pese a su enorme tradición en el deporte. El equipo lituano presenta muchas ausencias de jugadores importantes por renuncias, como el alero Siskauskas, el tirador Kaukenas y los hermanos Lavrinovic. Por eso, en plena reconstrucción, fracasó el año pasado en el Europeo al terminar en la novena colocación y, por ese motivo, recién pudo asegurarse su participación en el Mundial a través de una invitación de la FIBA. Sin embargo, hasta aquí su producción fue incuestionable, al adjudicarse su grupo clasificatorio con un gran triunfo sobre España, y luego superó en los octavos de final a China.

Dentro de ese plantel renovado se destaca el NBA Linas Kleiza (25 años y 2,03), quinto anotador del Mundial con 19,5 puntos, más 7,2 rebotes. Para los argentinos, el mayor recuerdo pasa por la fase de grupos de los Juegos Olímpicos de Beijing, cuando el actual alero de Toronto convirtió un triple sobre la chicharra para la victoria lituana. Los europeos forman un conjunto que no brilla, pero muestran una consistencia destacable en su juego, que, a excepción de Kleiza, no tiene individualidades que desnivelen en el uno contra uno. Los otros valores de cuidado son el alero Jonas Maciulis y el escolta Mantas Kalnietis, además del rocoso pivote Javtokas. “Que sean jóvenes no juega a favor de Argentina. Eso pensaron varios como España y Francia, y no funcionó. Son jóvenes, pero son liderados por Kleiza. Su entrenador es novato, pero están haciendo un gran torneo y de hecho van invictos. Lituania siempre es candidato y por tanto tiene presión, venga con el equipo que venga. Tienen un equipo joven pero serio”, señaló Hernández sobre los lituanos, que no tienen un buen recuerdo del último partido ante los argentinos: tras aquella caída en la fase inicial de Beijing, la Selección, sin Emanuel Ginóbili y con Andrés Nocioni con una molestia en la rodilla, se impuso para ganar la medalla de bronce.

Compartir: 

Twitter
 

Fabricio Oberto, que volvió al equipo contra Brasil, consolidó al grupo argentino.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.