DEPORTES › FUTBOL LA SELECCIóN ARGENTINA DERROTó A CHILE EN SANTIAGO CON UNA RáFAGA DE CONTUNDENCIA

Fueron tres minutos extraordinarios

Pase de Gago, pisada de Messi. Pase largo de Di María, quiebre y bombazo de Higuaín. Dos tantos de nocaut para comandar con más autoridad las Eliminatorias y quedar a un paso de la clasificación para el Mundial de Brasil.

Fueron tres minutos mágicos los que transformaron un resultado incierto en un triunfo inapelable. Poco antes de la media hora, dos jugadas nacidas en dos pases largos pero brillantemente precisos, uno de Gago, otro de Di María, resueltas con exquisitez por Messi y con potencia por Higuaín. Un panorama poco propicio se transformó, de repente, en un 2-0 inapelable contra Chile, que en ese instante pareció exagerado, pero que el desarrollo del encuentro se encargó de justificar. Con esta victoria, la Selección Argentina se cortó en la tabla de posiciones de las Eliminatorias, sacándoles tres puntos de ventaja a Ecuador y cuatro a Colombia (con un partido menos) y, como decían los mismos jugadores una semana atrás, poco menos que representa el pasaje al Mundial de Brasil.

El ataque superó a la defensa y esa verdad perogrullesca fundó la razón del resultado. Chile, obligado al triunfo por sus propias urgencias, tuvo un buen puñado de situaciones para convertir y expuso debilidades del fondo argentino, con Campagnaro en un puesto que no le es habitual y Zabaleta, trasladado a la izquierda, sufriendo el 2-1 que le hacían el lateral Isla más Alexis Sánchez o Medel, sin contar con el achique de Di María. Pero el equipo de Borghi falló invariablemente en la definición –y Romero se lució en un par de ocasiones– y no puede achacarle el resultado a la mala fortuna.

La Argentina sufrió 20 minutos, pero disfrutó del resto, salvo en el último instante de descuento. Fue negocio. Tiene que sufrir porque su defensa todavía es endeble, pero hace diferencia con lo que produce del medio hacia adelante. Lo demostró en esos tres minutos mágicos, y en los últimos tres minutos del período inicial, cuando dispuso de otras tres chances netas para aumentar, cuando Agüero peleó una pelota perdida y la estrelló en un palo, antes de que se perdieran el tercer tanto Higuaín y Di María, sucesivamente.

Más contundencia que elaboración. ¿Se le puede reprochar? En el arranque, la Argentina fue un equipo demasiado largo y esa distancia entre líneas favoreció el trabajo de los volantes chilenos en la recuperación, y de Matías Fernández y de Sánchez en la creación. Cuando equilibró el partido con más posesión y adelantamiento, la Argentina lo resolvió con dos pases verticales. Le sobraron recursos para imponer dos manos de nocaut cuando el pronóstico no era tan favorable. Pero no puede dejar de subrayarse que acaso precise de alguna variante para imponer juego cuando otras circunstancias de partido así lo exijan.

La patada de Jara sobre Higuaín terminó con el partido, cuando le quedaba media hora. Para preservarlo, Sabella eligió cambiarlo por Guiñazú y adoptar un dibujo más conservador, un 4-4-2 que lo reconcilió con su conciencia, para cuidar la diferencia. A su favor, hay que remarcar que los chilenos abusaron del golpe fuerte y la sacaron barata terminando con los once jugadores en el campo.

El equipo local siguió desperdiciando las ocasiones que lograba generar (como el cabezazo forzado de Mark González que se fue por arriba del travesaño) y la Argentina se replegó más, apretando sus líneas, dándole de paso más espacio a Agüero para que intentara ampliar la cuenta, hasta que sobre el cierre lo cambiaron por Barcos, que hasta dispuso de una chance para anotar el tercer tanto. Paradójico: en la réplica Gutiérrez anotó el descuento chileno. En el primer tiempo había sucedido exactamente al revés...

1- CHILE

M. Pinto; Isla, Jara, M. González, Beausejour; Medel, M. Díaz, Mark González; Pinto, M. Fernández, Sánchez.

DT: Claudio Borghi.

2- ARGENTINA

Romero; Campagnaro, F. Fernández, Garay, Zabaleta; Gago, Mascherano, Di María; Agüero, Messi, Higuaín.

DT: Alejandro Sabella.

Estadio: Nacional (Santiago).

Arbitro: Antonio Arias (Paraguay).

Goles: 28m, Messi (A); 30m, Higuaín (A); 90m, Gutiérrez (C).

Cambios: 55m, Vargas por Pinto (C); 60m, Guiñazú por Higuaín (A); 74m, Gutiérrez por Mark González (C); 77m, Sosa por Di María (A); 86m, Barcos por Agüero (A).

Compartir: 

Twitter
 

Higuaín celebra su gol, el segundo de la Selección Argentina en Santiago de Chile. Junto a Messi y Luis Suárez son goleadores de las Eliminatorias.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.