DEPORTES › EL TéCNICO DE RIVER ASEGURó QUE NO TIENE PENSADO DEJAR SU CARGO

Almeyda no piensa renunciar

“Para que me vaya, que me digan que me tengo que ir”, fue el mensaje del entrenador, que deslizó que hay una campaña en su contra. “Cuando se buscan tantas cosas es porque algo raro está pasando”, indicó el DT. Ante Independiente volverían Barovero y Trezeguet.

La evidente y preocupante falta de generación de fútbol que demostró River en el reciente tramo del campeonato, en el que cosechó tres 0-0 en los últimos cuatro encuentros, que lo alejaron del objetivo de los 30 puntos, generó un clima de críticas, enojos y acusaciones en el seno de la entidad de Núñez. Gran parte de sus hinchas, cansados por el mediocre rendimiento del equipo, cargaron contra el técnico y hasta pidieron por su renuncia. Fastidiado, Matías Almeyda, que ayer tuvo un entredicho con un socio a la salida del vestuario, salió al cruce de las críticas y se defendió.

Enojado con las constantes reprobaciones, Almeyda denunció que detrás de esas críticas que recibe hay “algo raro” y aseguró que no tiene en mente irse del club salvo que lo echen. “Para que me vaya, que me digan que me tengo que ir”, resaltó, en diálogo con Radio La Red, el entrenador que tiene contrato hasta junio de 2013.

El conductor de River se mantuvo lejos de cualquier autocrítica futbolística, el principal aspecto que se les recrimina a sus dirigidos, y sólo se limitó a reiterar que su equipo “debería tener al menos cinco puntos más” porque Vélez fue “el único” que lo superó en el juego. Asimismo, minimizó los reclamos que insisten en que debe dar más indicaciones durante los partidos. “Me paro sólo cuando sé que puedo transmitir algo que sirve. El análisis es tan profundo hacia mí, que ahora van a analizar cómo estoy vestido”, ironizó. En ese sentido, también sostuvo que “cuando se buscan tantas cosas, es porque algo raro está pasando”.

Además, le bajó el tono a la discusión que tuvo con un socio de 17 años que le reprochó el flojo nivel del equipo y que le pidió la dimisión a su cargo, el martes por la tarde a la salida del entrenamiento. “Es habitual que haya gente en la puerta del vestuario y me arrimé porque pensé que era para sacarme una foto. Pero me dijo que me vaya, que hacía un año y medio que River no jugaba a nada”, relató. Según testigos, Almeyda se enfureció y tomó del brazo al joven, quien luego realizó un informe sobre lo sucedido. “Le dije que fuéramos a hablar al vestuario”, continuó Almeyda, que además agregó que “el dirigente (Daniel) Mancusi lo mandó a que después hiciera un reclamo en la parte médica”.

Ahora River deberá dejar atrás todos los condimentos extrafutbolísticos para pensar en Independiente, al que visitará el sábado. De cara a ese clásico, ayer el delantero David Trezeguet y el arquero Marcelo Barovero se entrenaron a la par del resto del plantel. Si bien se presume que ambos futbolistas irían de arranque en Avellaneda, recién en los ensayos de hoy el cuerpo técnico parará un equipo tentativo. Trezeguet, quien dejó atrás una ruptura tendinosa en el tobillo derecho, entrará por Carlos Luna o Rogelio Funes Mori. A su vez, Leonardo Ponzio, afectado con la Selección nacional, se reincorporará hoy al trabajo y el sábado será titular. Por otro lado, Germán Pezzella fue operado exitosamente de la rotura de ligamentos de su rodilla derecha por el médico del plantel, Gustavo Ríos, en el Sanatorio de Los Arcos.

Compartir: 

Twitter
 

Almeyda vive una semana difícil. Hasta un socio del club lo denunció por un golpe.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.