DEPORTES › INDEPENDIENTE GANABA, PERO SE DURMIO Y ALDOSIVI SE LO EMPATO

Al Rojo lo mordió un tiburón

El equipo de Brindisi tuvo una ventaja de dos goles y parecía que se encaminaba al triunfo, pero los dirigidos por Rambert le encontraron la vuelta y, tras el descuento, que hizo tambalear a los de Avellaneda, logró el 2-2 final que desató la bronca.

 Por Daniel Guiñazú

A Independiente se le evaporó el alivio. Al cierre del primer tiempo derrotaba por 2-0 a Aldosivi y la multitud de hinchas rojos supuso que por fin podía empezarse a ganar en la B Nacional. Pero el escenario dio un giro drástico en la segunda etapa. Un gol del Tiburón marplatense a los 53 minutos transformó la seguridad en una sensación contraria. Porque el equipo de Miguel Brindisi se bloqueó y se predispuso a un empate que estaba al caer y que cayó a los 66 minutos para convertir el estadio Libertadores de América en una reiterada furia de gritos, insultos y malas energías.

Es cierto: el campeonato es largo y faltan todavía 39 fechas y ¡117! puntos por jugar. Pero los hinchas (y no pocos dirigentes) piensan que sigue intacta la inercia perdedora que llevó al equipo al descenso. Y que algo hay que hacer antes de que la punta quede demasiado lejos. Los dos puntos ganados sobre nueve jugados han disparado demasiadas ansiedades. Por eso, en los miles que volvían a sus casas arrastrando los pies sobre el pavimento frío, eran mayoría quienes pensaban que Brindisi debía hacerse cargo del mal momento y dar el famoso “paso al costado”.

Posiblemente, en las decisiones de los técnicos en el entretiempo pueda encontrarse la clave de por qué pasó lo que pasó. En el arranque de la etapa inicial, Independiente se había puesto 2-0 arriba, con goles de Federico Mancuello a los 7 minutos y Rolfi Montenegro de penal a los 13 (no hubo falta de Brian Flores a Menéndez). Y luego, Franco Razzotti y Martín Zapata tuvieron en sus pies el tercer gol rojo. Aldosivi, blando e impotente, no parecía en condiciones siquiera de arrimarse en el juego o en el marcador, tal era la mediocridad que evidenciaba.

Pero en los vestuarios, Sebastián Rambert, el DT de Aldosivi, movió sus fichas mejor que Brindisi. Mientras la entrada de Ignacio Malcorra revitalizó a su equipo (también repuntó mucho el ex delantero de Boca Juan Manuel Imbert), el cambio del lateral uruguayo debutante Cristian Núñez por Lucas Villalba (presuntamente lesionado) y el cruce de la derecha a la izquierda de Gabriel Valles desarticuló a la defensa y no sólo eso: tampoco rindieron dividendos los ingresos posteriores de los juveniles Pizzini y Vidal por Parra y Mancuello.

El gol de Damián Martínez a los 53 minutos agrandó a los marplatenses en la misma proporción que empequeñeció a Independiente. Y el de Angel Vildozo, a los 66, puso a Aldosivi al borde de un triunfo que pudo haberse concretado con una pizca más de atrevimiento. Cuando la multitud iba del silencio por la igualdad increíble a la bronca a voz en cuello, el árbitro Mauro Giannini no cobró un agarrón en el área de Brian Flores a Menéndez y, en la última pelota de la tarde, Montenegro estrelló un tiro libre en el poste izquierdo que hizo más amargo aún el sabor de un empate indigerible.

Compartir: 

Twitter
 

Menéndez, de flojo partido, intenta pasar ante la marca de Martínez.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.