DEPORTES

A un mes del Mundial, el negocio todavía no cierra

Las entradas para los 64 partidos aún no están agotadas y se devolvió la mitad de las reservas de hotel.

 Por Esteban Bayer

Falta apenas un mes para que a las 13 en punto del 9 de junio, en el círculo central del campo de juego de Munich, un futbolista de Costa Rica o uno de Alemania tenga en sus pies la oportunidad de hacer algo histórico y que ya nadie podrá repetir: inaugurar el Mundial de Fútbol de Alemania 2006. Desde hace meses, el comité organizador del torneo subraya que “está todo listo y que el Mundial puede empezar ya”. No es tan así porque, por ejemplo, aun en estos días se empieza a colocar el césped mundialista en las doce sedes, ahora que está terminando la Liga alemana y los estadios se están quedando vacíos.

Pero todo marcha según los planes establecidos y no hay nada que improvisar, confirmando lo que siempre se creyó: que los organizadores de un Mundial en Alemania no iban a dejar nada librado al azar. Esto no significa que no haya preocupaciones o sorpresas por cosas que pasan que no habían sido previstas. Por ejemplo, al contrario de lo que se había pensado, las entradas aún no están agotadas.

Para los 64 partidos en los 12 estadios hay en total 3,07 millones de entradas. Sólo la tercera parte de ellas, 1,112 millones de boletos, se colocaron a la venta abierta al público. El resto fue para patrocinantes, paquetes VIP, prensa, funcionarios de la FIFA y las 32 federaciones de las selecciones participantes.

El desafío de los organizadores alemanes fue desde un principio no “permitir tribunas vacías”. Parece que va a ser difícil cumplirlo. Por supuesto, la mayoría de los partidos están agotados desde hace meses. Pero aún quedan entradas individuales, y muchas para tres partidos que se convirtieron en las verdaderas cenicientas del torneo: Túnez-Arabia Saudita, Togo-Suiza y Ucrania-Túnez.

No son los únicos que preocupan: hay 21 partidos, de los 64, para los que el comité organizador sigue ofreciendo las llamadas “entradas condicionadas”, que son boletos devueltos, por los que un interesado puede inscribirse para su adjudicación y son distribuidos por sorteo.

En esta categoría aparecen choques interesantes, como los de España-Ucrania y España-Arabia Saudita, Costa Rica-Ecuador, Italia-Ghana o, por ejemplo, Estados Unidos contra República Checa.

Tampoco se agotaron los paquetes especiales para VIP y para los palcos de lujo. Así siguen esperando comprador paquetes especiales para ver los seis partidos que se disputarán en Berlín, entre ellos el Brasil-Croacia e incluso la final, al precio de 156 mil euros (200 mil dólares).

Más barato se puede conseguir un palco para seguir los seis partidos en Munich, que incluyen el inaugural Alemania-Costa Rica, por el que se debe abonar 115 mil euros (150 mil dólares).

Hasta los partidos del equipo anfitrión, Alemania, siguen ofreciendo boletos a la venta: puede adquirirse una entrada para ver los tres encuentros de primera ronda, contra Costa Rica, Polonia y Ecuador, al precio de 6779 euros (8600 dólares).

El problema con las entradas no se limita a que no se han agotado. Hay otro aspecto que ha sido derivado a la Justicia alemana. Se trata de entradas de favor que diversas empresas patrocinantes del torneo han querido entregar a políticos o funcionarios públicos, como alcaldes, diputados o ministros. La fiscalía alemana investiga diversos casos que afectan tanto a empresas como a políticos por el posible delito de soborno, por entregar o haber recibido entradas para el Mundial.

El vicepresidente del comité organizador, Theo Zwanziger, admitió que la situación generó inseguridad. “Notamos un marcado descenso en el interés por recibir entradas de favor”, dijo, calificando las investigaciones de la fiscalía de “absurdas y grotescas”.

Que no todos los negocios marchan tal como habían sido imaginados lo sufren también las cadenas de televisión alemanas, que siguen lejos de poder poner el cartel de “agotados” en los espacios publicitarios que ofrecen para acompañar las transmisiones en vivo de los partidos. El canal público ARD ofrece sus espacios a un precio máximo de 320.400 euros (408 mil dólares) por 30 segundos, y el canal pago Premiere fijó un tope de 33 mil euros (42 mil dólares).

El mismo lamento lo alzan numerosos hoteles, que en estos días están recibiendo múltiples devoluciones de las reservas realizadas en su momento por la FIFA. En total, dice la sociedad de reservas hoteleras WCAS, creada a tal efecto, se han devuelto hasta principios de mayo la mitad de los 45 mil cuartos que habían sido reservados.

Son algunas de las pocas noticias preocupantes en la organización del Mundial. El resto del país espera con impaciencia que empiece la fiesta.

Compartir: 

Twitter
 

En los estadios del Mundial, como el Olímpico de Berlín, comenzaron a colocar el césped.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.