EL PAíS

En la Rosada se macera el nombre de un ambientalista

 Por Diego Schurman

No dejará que le quiten el efecto sorpresa. Pero en este caso se limitará al nombre y no al cargo: es que Néstor Kirchner ya anunció su decisión de jerarquizar el área de medio ambiente y la próxima semana, al regreso de su viaje a Viena, dará a conocer el responsable de lo que se convertirá en una secretaría dependiente de la Presidencia. Para crear clima, anoche, en la Casa Rosada, se limitaron a decir, enigmáticos, que “será un nombre con mucho consenso en la sociedad y que sorprenderá a más de uno”.

La decisión de traspasar la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable –tal es su nombre completo– desde la órbita del Ministerio de Salud y Ambiente a la de la Presidencia de la Nación es un gesto político que tiene relación directa con el interminable conflicto de las papeleras.

Así, Kirchner podrá realizar un trabajo de monitoreo tanto de las actividades del área como del presupuesto sin ningún tipo de intermediario. En la actualidad esa tarea es mediatizada por el actual ministro de Salud, Ginés González García, con quien comparte apasionadamente el amor por Racing Club pero con menos pasión la estrategia política.

En este punto, las lecturas conspirativas son inevitables, sobre todo por algunos ingenieros de la política oficial que hace rato vienen hablando del desmantelamiento de la cartera de salud, con el declarado propósito de subsumir sus distintas áreas en otros ministerios.

Una de las alternativas más difundidas es la posibilidad de que Salud se anexe a Desarrollo Social, replicando un organigrama que Kirchner supo poner en marcha en Santa Cruz. En rigor, esa idea venía de la mano del retorno de Alicia Kirchner al ministerio que con bajo perfil hoy administra Juan Carlos Nadalich. La movida supone la eyección de González García de su cargo.

Por ahora, amén de las especulaciones, la única modificación es la partida del actual secretario de Ambiente, Atilio Armando Savino. De todos modos, esa salida no podrá leerse únicamente como un castigo al todavía funcionario. Será, sobre todo, una reacción frente a la coyuntura internacional, que está dejando a Kirchner expuesto a un tire y afloje con su par uruguayo, el –según textuales de la Rosada– “ex amigo” Tabaré Vázquez.

“Acá no hay nada contra Savino. Los cambios que pondrá en marcha el gobierno nacional tienen que ver con la necesidad de mostrar un Estado activo en el cumplimiento de normas de medio ambiente”, señaló anoche a Página/12 una fuente oficial.

Para el Presidente, viajar a Viena poniendo al medio ambiente como un tema prioritario en su gobierno sería, al entender de varios funcionarios, la mejor carta de presentación ante foros internacionales, incluso los interlocutores europeos que lo aguardarán en Austria.

No hay mejor muestra de que la arenga proteccionista del medio ambiente es una orden que Kirchner bajó como una flecha hacia los distintos estamentos del poder. Hasta el vicepresidente Daniel Scioli se abocó gran parte de la jornada a explicar la nueva política oficial sobre la materia que hasta el conflicto con las fábricas pasteras parecía reservado para los especialistas.

Lo de Scioli merece un capítulo aparte. Fogoneado por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, para convertirse en candidato a jefe de Gobierno porteño en el 2007, el vicepresidente ha recobrado presencia y es una figurita puesta en cada acto oficial. Desde mañana estará a cargo del gobierno por una semana.

El Tango 01 partirá cargado de funcionarios que han hecho del tema ambientalista una cruzada. Sucede, por razones obvias, con Cristina Kirchner y el canciller Jorge Taiana. Pero también el gobernador de Mendoza, Julio Cobos, quien ha predicado en Gualeguaychú por un crecimiento sustentable.

En el contingente también estará Carlos “Chacho” Alvarez, forzosamente corrido de una discusión que la Argentina considera “bilateral” para no comprometer al resto de los socios regionales. En otras palabras: como Chacho es presidente de la Comisión del Mercosur, por ahora es mejor que del conflicto de las papeleras no hable.

Compartir: 

Twitter
 

El vicepresidente Daniel Scioli, el gobernador Julio Cobos y el presidente Néstor Kirchner.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.