EL PAíS › SE POSTERGA LA CREACION DE LA NUEVA EMPRESA

Las aguas están divididas

Oficialismo y oposición se enfrentaron nuevamente en el Congreso, en este caso por la creación de la empresa estatal responsable del saneamiento del servicio de agua potable, AYSA. Mientras que en la Cámara baja, los bloques del radicalismo, del socialismo y del ARI impulsaron una sesión especial en la que esta mañana intentarán analizar una propuesta propia de empresa estatal, en el Senado; debido a que el oficialismo tiene muchas ausencias, es casi seguro que el tema no formará parte de la sesión que ese mismo día tenía previsto convertir en ley la propuesta del kirchnerismo.

La sesión especial, convocada para las diez de la mañana del miércoles, no contará con la presencia del bloque del oficialismo. En los pasillos de la Cámara baja, allegados al titular del bloque del Frente para la Victoria, el santafesino Agustín Rossi, aseguraban que no se harían presentes en el recinto. Esto convierte a la sesión en un encuentro testimonial. No podría ser de otro modo ya que el kirchnerismo logró en Diputados la media sanción del proyecto remitido por La Rosada, para la creación de AYSA. Proyecto que tendría que haberse convertido en ley este miércoles en el Senado.

A pesar de los números holgados del kirchnerismo en la Cámara alta, lo cierto es que esta semana contará con la ausencia del bonaerense José Pampuro y de la primera dama, Cristina Fernández de Kirchner, acompañantes del Presidente a la cumbre que en Viena mantendrán los bloques de la Unión Europea y de América latina. A estas ausencias se les suman algunos senadores del kirchnerismo con parte de enfermo. Como para la creación de la empresa estatal el oficialismo necesita de una mayoría especial, no quiere poner en riesgo el tratamiento del proyecto.

El diputado radical Miguel Giubergia, uno de los autores del proyecto que la oposición llevará a la sesión especial, aseguró que con su iniciativa “impulsa una solución seria al tema de aguas”. La propuesta de los bloques opositores contempla la creación de una empresa del Estado en reemplazo de AYSA. De acuerdo con ese proyecto, en la futura empresa participarían el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el de la Ciudad de Buenos Aires y el gobierno nacional. También se contempla que la empresa estatal tenga “todos los controles previstos en la ley de sociedades del Estado y de la Administración Financiera”. Especialmente se establece que no podrán ser miembros del directorio “quienes hayan desempeñado cargos directivos en AYSA”, una mención destinada especialmente a Carlos Ben, principal autoridad de la empresa creada por el kirchnerismo y que formó parte del directorio del consorcio francés Aguas Argentinas.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.