DEPORTES › OTRO DUELO NADAL-FEDERER

No por ser repetida deja de ser soñada

Los dos mejores del mundo volverán a cruzarse en la final de Roland Garros.

 Por Sebastián Fest
desde París

Rafael Nadal buscará mañana el tricampeonato en Roland Garros cuando se enfrente a Roger Federer en una final soñada. El español derrotó 7-5, 6-4, 6-2 al serbio Novak Djokovic, en tanto que el suizo, que cayó hace un año en la final ante Nadal, se impuso 7-5, 7-6 (7-5) y 7-6 (9-7) al ruso Nikolai Davydenko e intentará ganar el único Grand Slam que le falta conquistar.

Con buena parte de los 15.109 espectadores en la cancha central a favor de Djokovic, Nadal demostró una vez más que crece como jugador cuando las circunstancias le son adversas. “¡Sí!”, gritó el español al cerrar el partido con una derecha invertida. Apretó los dientes, alzó los brazos con los puños cerrados y celebró un éxito remarcable arrojando una muñequera. Con su claro triunfo ante Djokovic, Nadal se convirtió en el primer jugador que llega a la final sin perder un set desde que el español Alberto Berasategui lo lograra en 1994. El sueco Bjorn Borg, en 1980, fue el último en ganar el torneo sin ceder un set. Además, Borg es también el único jugador en la era abierta en ganar tres títulos en forma consecutiva –logró cuatro entre 1978 y 1981– y Nadal tiene la posibilidad de acercarse al sueco.

“Mi casa es en Mallorca, pero en la central de Roland Garros es una sensación especial siempre que vengo”, aseguró Nadal tras la batalla de dos horas y 28 minutos. “Jugué bien, pero Nadal es el tenista de mejor físico en el circuito. Tengo tiempo para mejorar eso, pero nunca olvidaré mi primera semifinal de Grand Slam”, señaló el serbio. Nadal hizo un preciso análisis del partido. “Estoy muy contento por la victoria. Salvo el despiste del 5-2 en el primer set, todo fue muy bien. Jugué muy bien con la derecha, moviendo mucho a Djokovic. Soy consciente de que si gano el primer set tengo avanzado bastante del partido, porque para el rival siempre es duro volver y ganar tres más.”

Federer, que disputará mañana su octava final de Grand Slam consecutiva, necesitó tres horas para sellar su luchado triunfo sobre Davydenko. “Estoy contento porque gané el partido, pero también por la manera en que lo gané. Jugué un tenis excelente cuando necesité hacerlo. Fue muy duro, la batalla que esperaba”, comentó el suizo. No le fue nada sencillo a Federer ganarse el pase a la final. Davydenko impresionó en el inicio con un juego agresivo y profundo. Pero en los momentos decisivos fue el número uno el que se impuso, con lo que logró así su noveno éxito en nueve choques ante el ruso, cuarto del ranking mundial. Con el triunfo, Federer está a un partido de conquistar el único torneo de Grand Slam que no figura en su colección. Si lo logra, habrá dado un gran paso hacia la conquista de los cuatro grandes en una misma temporada, hazaña que no se repite desde que el australiano Rod Laver la alcanzara por última vez en 1969.

La final ya tiene cartel: Federer-Nadal, Nadal-Federer. Y el español comenzó a jugarla quitándose presión y trasladándosela a su rival. “La presión es más para él que para mí, porque busca algo muy difícil de conseguir, el Grand Slam”, señaló Nadal, que cayó hace tres semanas en la final de Hamburgo ante el suizo. “Me ganó esa vez, así que por esa razón quizás él es el favorito”, comentó el español, que aclaró que eso no significa que no sienta presión: “La siento, claro, pero es una presión diferente a la de los primeros días. ¡Cómo no voy a estar presionado! No juego finales de Grand Slam todos los días”. Nadal entiende los deseos de Federer de cara a la final. Pero primero están los suyos. “Obviamente es un partido muy importante en su carrera, pero también es mi carrera”, señaló con una sonrisa.

Federer, que sueña desde hace tiempo con alzar el trofeo en el Bois de Boulogne, puso en marcha toda su artillería de cara a la final, a la que asistirán invitados 50 de sus mejores amigos. Además de un sitio más destacado en la historia del tenis, la cuenta del campeón se incrementará en un millón de euros. El que pierda la final cobrará la mitad, aunque tenísticamente perderá bastante más que medio millón de euros.

Compartir: 

Twitter
 

Nadal venció en tres sets a Djokovic. Federer superó a Davydenko.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.