DEPORTES › EL EQUIPO DE LA VOLPE EMPATO 0-0 CON ARSENAL

Vélez sigue en baja y ahora ni siquiera gana en su casa

Los de Liniers fueron más y tuvieron un penal que desperdició Balvorín, pero no pudieron vencer y despertaron los insultos de sus hinchas.

En Liniers, Vélez y Arsenal igualaron 0-0 en un partido muy flojo. Los de La Volpe fueron un poco más en la primera parte pero se cayeron tras el penal que erró Balvorín. Los de Alfaro salieron con la premisa de buscar el empate y lo consiguieron.

Con dos esquemas casi calcados, cada equipo mostró desde el arranque intenciones bastante distintas. Vélez fue a buscarlo. Con Ocampo moviéndose libre a las espaldas de los mediocampistas rivales y con Escudero y Sena bien abiertos por las bandas, tratando de llegar al fondo y buscar a Balvorín, el faro en el área.

Arsenal fue a esperarlo. Con la seguidilla de partidos a cuesta, se paró cerca de Cuenca, con Casteglione y San Martín firmes patrullando en el centro y cubriendo los huecos que a veces dejaban Garnier y Villar en su intento de no quedar tan lejos de Raymonda y Ulloa.

Lo tuvo dos veces el equipo de La Volpe, las dos con el tucumano Balvorín como protagonista. Primero en una corrida por izquierda en la que Espínola lo barrió y Baldassi no cobró penal y después con un cabezazo exigido, casi sobre la línea de fondo, que logró despejar Cuenca. También pudo haber marcado Bustamante con un cabezazo que sacó el arquero.

Vélez era mucho más. Pero no podía concretar. Ni con un penal, que esta vez sí cobró Baldassi, pero que Balvorín tiró afuera cuando se iba el primer tiempo.

Al segundo tiempo Arsenal salió con un cambio de piezas –Damonte por San Martín– que incluía el claro mensaje de una modificación de idea, la intención de salir un poco más. Y lo hizo, entonces el partido se abrió.

Allí comenzó otro encuentro, en el que ambos demostraron pocas ideas para filtrar las defensas rivales. Jugaron a nada.

Porque Vélez abusó de los centros a Balvorín y porque Arsenal no era ni una cosa ni la otra: no se tiró tan atrás como al principio ni fue decidido, con convicción a buscar los tres puntos. Si a esto se le suma la gran cantidad de veces en las que se detuvo el juego por jugadores lesionados, el trámite se hizo pesado y sin acciones que siquiera preocuparan a los arqueros. El cero calificó a dos equipos que, por lo menos ayer, jugaron muy mal.


“La renuncia siempre está ahí. Pero yo no me iría porque sería como abandonar un barco que está mal para salvarme solo.”

(Ricardo La Volpe.)

Compartir: 

Twitter
 

Duelo de Matellán y Balvorín. El ex Boca le hizo un penal que el tucumano dilapidó.
Imagen: DYN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.