DEPORTES › BUSCAN ALEJARSE DE LA POLEMICA

Se quieren olvidar de la cancha rayada

Los jugadores de River ya no se quejan y están pensando en el juego ante el Rojo.

Los jugadores de River intentaron ayer alejar la polémica que se generó con los dirigentes por el mal estado del campo de juego en el reciente partido ante Defensor Sporting, y se enfocaron hacia el duelo con Independiente, cuyo resultado, dijeron, “será fundamental” para las aspiraciones de lograr el título local. El punto de inflexión fue el encuentro que el capitán del equipo, Paulo Ferrari, y su compañero Eduardo Tuzzio tuvieron el miércoles por la noche con el presidente del club, José María Aguilar, quien también repartió respuestas duras por las críticas que había realizado Ariel Ortega.

Además, también el entrenador Daniel Passarella buscó asegurarse un clima de tranquilidad y concentración, con la mira puesta en el encuentro con el conjunto de Avellaneda. “Por supuesto que pasan cosas, pero no es el momento para hablar, es momento de estar unidos entre los jugadores y darle a la gente esa alegría que tanto necesita”, remarcó Passarella luego de la práctica en el predio de Ezeiza.

Por su parte, Ferrari comentó que el tema de la cancha “está cerrado”. “Hay que ver las cosas positivas. Son calenturas de momento”, señaló el capitán, partícipe de la reunión.

Tuzzio, delegado del plantel en el encuentro con Aguilar, destacó que el diálogo con el máximo dirigente del club fue “en buenos términos” y remarcó que el cruce de declaraciones “no va a influir en el futuro”. “Nos preocupa jugar bien y ganarle a Independiente”, indicó el defensor, tratando de dejar atrás la discordia, para luego evaluar que el equipo dirigido por Pedro Troglio “va a jugar en el mismo campo que nosotros”.

Para cerrar este punto, Tuzzio aseguró que jugadores y dirigentes están “con el mismo objetivo”, y que junto con Ferrari “se pudo entender el mensaje que nos dieron”, en relación con hacer lo posible para arreglar la cancha. A su vez, el colombiano Radamel Falcao fue el único que se apartó un poco de la línea común, al insistir que “fue evidente que influyó en el trámite del partido las condiciones del campo”. Igualmente aclaró que “no hubo cortocircuito” con la dirigencia.

Para el delantero Mauro Rosales, “no hay que volver atrás y lo que se dijo ya está. Hay que dejar de pensar tanto en la cancha y sí en el funcionamiento nuestro”. En el entrenamiento de ayer los titulares no hicieron fútbol y sólo llevaron a cabo tareas físicas de gimnasio. Luego se dirigieron a ver el partido que jugaron los suplentes y el conjunto de reserva.

Compartir: 

Twitter
 

Passarella tuvo un cruce con un dirigente por el mal estado del césped del Monumental.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.