DEPORTES

Una espina clavada

 Por Gustavo Veiga

¿Ya digirió el mal trago del campeonato que perdió Huracán con Vélez?

–No, la verdad que no. Aunque tengo la responsabilidad de mirar hacia adelante, cada día que pasa es peor para mí. Si pensara en cuando arrancamos con Cappa y teníamos dieciséis puntos, deberíamos estar contentos. Pero ante una posibilidad concreta de ganar el título uno se quiere matar.

–¿Sigue molesto con el árbitro Claudio Brazenas?

–Me parece un tipo honesto. Pero cometió un error grave. Y encima lo reconoció sentado cómodamente en el hall de su casa por televisión. Eso generó más locura en la gente. A veces, en un fallo como ése, nadie dimensiona el daño que se hace. Esto era un velatorio, la gente lloraba, el pibe que maneja La Quemita estuvo una semana en cama.

–¿Descarta entonces cualquier sospecha que supere la hipótesis de un error arbitral?

–En el fútbol argentino se multiplica todo por mil. Se dice que los partidos están arreglados, que los referís están arreglados, que las finales también, pero yo, que tengo muchos años en esto, le digo que ocurre desde mi época de jugador.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.