ECONOMíA › EL JEFE DE GABINETE, DURO CONTRA LOS RUMORES

“No hay motivos”

Alberto Fernández contestó ayer a los que “quieren que todo fracase”. Desmintió su renuncia y dijo que las “condiciones macroeconómicas son las mejores en diez años”.

 Por David Cufré

La ola de rumores que se instaló en la city la última semana, con versiones de lo más disparatadas, mereció una respuesta por parte del Gobierno. Alberto Fernández sostuvo ayer que alguien quiere “que todo fracase”, y aunque no mencionó a nadie por su nombre, sugirió que las corporaciones agropecuarias no serían ajenas al intento de instalar un clima de tensión financiera. “Las condiciones macroeconómicas en el país son las mejores de los últimos diez años”, remarcó. Analistas de distintas orientaciones coincidieron en que no existen elementos reales desde lo económico ni lo financiero para explicar delirios como una supuesta vuelta del corralito. Lo atribuyeron más bien a campañas de acción psicológica. Aun así, advirtieron que ahorristas e inversores mantienen una actitud defensiva por la indefinición política en el conflicto entre el Gobierno y los ruralistas.

“Hablemos con seriedad: el país tiene las mejores condiciones macroeconómicas de los últimos diez años, con 50 mil millones de dólares de reservas y continuidad en el crecimiento”, remarcó el jefe de Gabinete.

El funcionario aseguró que la inquietud que se vio en los últimos días en la plaza financiera –mayor demanda de dólares y demora en la renovación de plazos fijos– es infundada y dio como ejemplo las versiones sobre su propia renuncia que debió enfrentar tras el alejamiento de Martín Lousteau. “El día que yo me reunía con los ruralistas para resolver el tema del trigo, en el edificio de Diagonal Sur, a la mañana alguien instaló el rumor de que yo había renunciado porque (Néstor) Kirchner estaba en contra de mi propuesta”, relató.

Fernández abundó sobre ese episodio: “Yo estaba trabajando en mi oficina y no le presté mucha atención al tema, pero cuando salí y vi la cantidad de fotógrafos que me estaban esperando dije: ‘¿Qué pasó?’”. “¿Sabe qué fue lo que pasó? Que alguien quería que todo fracase” con el Gobierno, completó el funcionario en declaraciones radiales.

“No existe ningún motivo real para la ola de rumores o la ansiedad que se está fabricando. Estamos con sobrante estructural de dólares, con una altísima liquidez en el sistema financiero, que además tiene una baja exposición en deuda pública, con un tipo de cambio alto y con más de 50 mil millones de dólares de reservas. Esto no tiene nada que ver con 2001. No está dada ninguna de las condiciones para que prospere un ataque especulativo, ni sobre el tipo de cambio ni sobre el sistema financiero”, descartó el economista Miguel Bein ante Página/12.

Sin embargo, el consultor incorporó otros dos aspectos a su evaluación. En primer lugar, que el temor que pueden experimentar ahorristas o inversores se debe a la indefinición de la crisis política por la pelea entre el Ejecutivo y las entidades que lanzaron el lockout rural. En segundo término, evaluó que ese temor crece ante la falta de un vocero calificado del Gobierno en materia económica que pare la pelota. “La acción psicológica que puede estar llevando adelante algún grupo, que no la descarto, y las versiones que tira cualquier chiflado ganan terreno porque el Gobierno no pone un dique de contención”, recalcó.

“Los rumores son absurdos. Vi que anda dando vueltas un mail que habla de la vuelta del corralito. No hay ninguna condición para una medida de esa naturaleza. Con la liquidez del sistema financiero y las reservas del Banco Central, el que dice eso está haciendo terrorismo sin contenido”, sentenció Martín Hourest, economista de la CTA y diputado de la Ciudad de Buenos Aires. “Eso no implica que la economía argentina no merezca modificaciones profundas. Haber roto el índice de inflación y el sistema estadístico alimenta expectativas inflacionarias”, ejemplificó.

El economista Marcelo Lascano fue más escéptico. “La gente asume una actitud defensiva por los antecedentes argentinos y por la tensión política. Con 50 mil millones de dólares de reservas no hay fundamentos para una corrida. Pero si el paro rural se extiende, habrá un problema momentáneo en el campo fiscal y mayor tensión cambiaria. Existe un escenario de zozobra, que crece por el deterioro de las expectativas de los agentes económicos”, advirtió.

Compartir: 

Twitter
 

“No existe ningún motivo real para la ola de rumores o la ansiedad que se está fabricando.”
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.