ECONOMíA › LOS INDUSTRIALES RECLAMAN UN MAYOR TIPO DE CAMBIO Y UN TOPE EN LOS INCREMENTOS SALARIALES

Freno a la industria en el piquete chacarero

La actividad industrial creció en junio apenas 1,8 respecto de igual mes del año pasado. El rubro más castigado fue el alimentario, que cayó 9,9 por ciento debido al boicot comercial y los cortes de rutas de los ruralistas.

 Por Cristian Carrillo

La cifra no sorprendió. La actividad industrial creció en junio apenas 1,8 respecto de igual mes del año pasado y se retrajo 4 por ciento frente a mayo. El boicot comercial y los cortes de rutas implementados por los ruralistas en rechazo a la suba de retenciones se hicieron sentir en la estimación del mes pasado. El rubro más castigado, como era previsible, fue el alimentario, que cayó 9,9 por ciento con relación a junio de 2007, mientras que la rama de minerales y metales básicos retrocedió un 1,2 por ciento debido a la merma en la actividad de la construcción y en la venta de maquinaria agrícola. Los empresarios siguen alertando sobre una pérdida de competitividad y reclaman un mayor tipo de cambio y un tope en los incrementos salariales. No obstante, en los últimos años el sector productivo no parece haber aprovechado la política de peso devaluado para posicionarse internacionalmente. La capacidad instalada del primer semestre finalizó en 74,4 por ciento, aunque en metálicas básicas y refinerías se acerca al cien.

La producción manufacturera finalizó el primer semestre del año con un crecimiento desestacionalizado de 6,2 por ciento, según informó ayer el Indec. Desde el punto de vista sectorial, los bloques industriales que presentaron en junio mayores tasas de incremento interanual fueron las metálicas básicas y los automotores. Las mayores caídas se presentaron en productos alimenticios y bebidas y en la refinación del petróleo.

El lockout agropecuario se replicó principalmente en aquellos productos en los que recayó el desabastecimiento impulsado en contra del esquema de retenciones móviles. La producción de carnes rojas se redujo un 18 por ciento contra igual mes del año pasado, mientras que la molienda de cereales y oleaginosas, sin materia primas en sus silos, cayó 25,6. No obstante, lejos de afectar sólo a los rubros en conflicto, el paro del campo perjudicó a la industria de carnes blancas, lácteos, azúcar, yerba mate y bebidas. “Era lo esperado y forma parte del resfrío que se pegó la economía con el conflicto del campo”, resumió a PáginaI12 el titular de la consultora homónima, Miguel Bein.

Entre los especialistas, lo que llamó la atención es que el resto de los sectores no pudo “hacerle el aguante” a la caída en los alimentos. De esta manera, el parate en la construcción y la baja en las ventas de maquinaria agrícola llevaron a una caída más pronunciada en el conjunto. El rubro más afectado por la menor cantidad de obras y proyectos en junio fue la producción de cemento, que perdió 15,2 por ciento de terreno frente al mes previo y 8,7 contra igual lapso de 2007. El aluminio primario y el acero siguieron siendo los sostenes de todo el sector, con un avance de 47,6 y de 9,2 por ciento, respectivamente. “Se nota una desaceleración respecto de igual período del año anterior y, si desagregamos el bloque, existen rubros como maquinaria e instrumentos agrícolas, electrónica y eléctrica, que tienen caídas importantes”, dijo a PáginaI12 Sergio Vacca, titular en ejercicio de Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra).

Dentro del universo de las metalmecánicas, la industria de mayor peso es la automotriz. Afectados en buena medida por los cortes de ruta, las terminales tuvieron serios inconvenientes a la hora de abastecerse de componentes, lo que se tradujo en una caída mensual de 8,3 por ciento. “El principal problema fue junio; hubo empresas que adelantaron vacaciones y el resto con problemas, por el paro de transporte”, explicó a este diario el director ejecutivo de la Asociación de Fabricas de Automotores, Fernando Rodríguez Canedo. El directivo responsabilizó del mal desempeño de junio también al paro de la aduana brasileña, que evitó la importación de autopartes, y desestimó las versiones sobre problemas en el suministro energético para la actividad, ya que “las terminales hicieron las inversiones necesarias para evitar esos problemas”.

El tema de las inversiones fue una constante entre los consultados sobre el desempeño futuro de la industria. Al respecto los empresarios advierten una pérdida constante en la competitividad, basándose en dos pilares, para ellos insalvables: elevar el tipo de cambio y bajar los costos, especialmente los referidos a la mano de obra. “Por culpa de estos dos factores, el ritmo al que decrece nuestra industria crece la importación”, afirmó Vacca. El titular de Adimra se refirió también a cuestiones impositivas y de financiamiento que desestimulan las decisiones de inversión.

“En realidad el tema del campo, teniendo en cuenta la situación del sector, es menor, porque se termina lo puntual y listo. Sin embargo, acá hay cosas más complicadas”, dijo a PáginaI12 el gerente general de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes, Juan Cantarella. El directivo también apuntó contra la competitividad que, a su criterio, se encuentra endeble a causa de la apreciación del dólar y los mayores costos operativos. “No estamos hablando sólo de salarios, sino además de insumos importados, fletes y aranceles”, agregó, tras lo cual insistió en la necesidad de que “se les asegure la rentabilidad”. El economista Bein criticó este tipo de definiciones al manifestar que “lo usan para que les suban el dólar”. “Quieren trabajar en contra del salario. Siempre aparecen desvergonzados que dicen llegar tarde a todo”, manifestó en diálogo con este diario.

Las expectativas para lo que resta del año suenan más prometedoras. La consultora de Bein estima una normalización en julio y un agosto record. Mariano Lamothe, de la Abeceb.com, previó un “pequeño rebote” en julio y aseguró que “todavía hay paño para seguir creciendo”. Mientras que, respecto de la inversión, la encuesta cualitativa del Indec para el tercer trimestre da cuenta de que sólo el 13 por ciento de las firmas prevé una caída en la capacidad instalada (menor producción o mayor inversión).

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice
  • LOS INDUSTRIALES RECLAMAN UN MAYOR TIPO DE CAMBIO Y UN TOPE EN LOS INCREMENTOS SALARIALES
    Freno a la industria en el piquete chacarero
    Por Cristian Carrillo
  • CARLOS CHEPPI ES EL NUEVO TITULAR DE AGRICULTURA Y GANADERíA
    El que llegó con la crisis
  • Preocupados por el crudo

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.