ECONOMIA › SUBIO PESE AL LOCKOUT

El empleo, sin crisis

 Por David Cufré

“Estaba tan instalada la idea de que el empleo había caído que los resultados me sorprendieron”, aseguró ayer el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, al dar a conocer las cifras de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que efectúa esa cartera. En el segundo trimestre del año no sólo no hubo reducción en la cantidad de puestos de trabajo, sino que el crecimiento fue el mayor para el período de los últimos tres años, destacó el funcionario. Ya van 23 trimestres consecutivos de aumento. La suba promedio de los cuatro aglomerados relevados –Gran Buenos Aires, Gran Córdoba, Gran Rosario y Gran Mendoza– fue del 5,3 por ciento respecto de igual trimestre de 2007 y del 1,6 contra el período previo, de enero a marzo pasados.

La presidenta Cristina Fernández adelantó que la desocupación en el segundo trimestre bajó a 8,0 por ciento, contra 8,5 del mismo lapso de 2007 y 8,4 del primer trimestre de este año. El Indec publicará hoy esos datos, que surgen de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). La EIL que elabora el Ministerio de Trabajo es una medición distinta, que registra sólo lo que ocurre con el empleo formal en empresas de más de 10 ocupados. Los datos, de todos modos, suelen reflejar la misma tendencia.

Tomada consideró que la baja de la desocupación seguirá este año y estimó que el último trimestre podría arrojar una tasa de entre 6,8 y 7,0 por ciento. “Estamos viendo lo mismo que los años anteriores, sólo que las variaciones ahora son menos marcadas”, sostuvo. Eso se debe, interpretó, a que la cantidad de desocupados es cada vez menor. “Cuando el desempleo estaba en 24 por ciento la recuperación era de 2 o 3 puntos porcentuales por semestre. Ahora es de 0,4 o 0,5 por ciento”, apuntó. “Lo importante en esta etapa es mejorar la calidad del trabajo”, diagnosticó.

Ese mismo comportamiento del mercado laboral explica que la elasticidad empleo-producto (cuántos puestos de trabajo se generan por cada punto de suba del PIB) ya no sea de 0,9 punto como en 2005, sino de “0,3 o 0,4 punto”. Desde 2002 a 2008 se crearon 2,1 millones de puestos formales, más del doble de lo que ocurrió entre 1991 y 2001. “Durante la convertibilidad se llegaron a crear un millón de empleos formales, pero el resultado neto del período fue cercano a cero, porque los puestos que se ganaron en un momento se perdieron en otro”, indicaron Emilia Roca, a cargo de la Dirección de Estudios y Estadísticas Laborales, y Diego Schleser, de la misma dependencia.

La comparación intentó desterrar el mito que algunos medios y economistas instalaron durante años, referido a que la desregulación y la generación de un buen “clima de negocios” promovería el empleo registrado. Lo que ocurrió fue exactamente lo contrario, insistió Roca. Tomada también cuestionó algunas ideas que se repiten por estos días, como que la economía está cayendo y va camino a una crisis. “El lockout del sector agropecuario no afectó la creación de puestos de trabajo formales como se había temido”, aclaró.

Un dato que llama la atención es que 40,5 por ciento de las empresas consultadas dijeron que buscaron personal en el segundo trimestre. Esa cifra supera al 36,8 por ciento de igual período del año pasado. Esa demanda demuestra que la economía está lejos de haberse estancado. El ministro también advirtió que del total de empresas que necesitaron incorporar personal, el 91,3 por ciento cubrió las posiciones buscadas, 5,9 lo hizo parcialmente y sólo 2,8 no lo logró. Ese resultado desmiente que la cuestión de la capacitación de la mano de obra sea un problema significativo del mercado laboral.

El 50,5 por ciento de los puestos ofrecidos fueron de baja calificación operativa, 28,3 para tareas no calificadas, 15,9 para tareas técnicas y 5,3 para profesionales. El sector comercio y servicios aumentó la cantidad de empleos 5,9 por ciento contra el segundo trimestre de 2007, en tanto que la industria lo hizo en 5,1 por ciento y la construcción en sólo 1,6.

Otro hecho significativo fue que del total de bajas, el 55 por ciento correspondió a trabajadores que renunciaron, lo que indicaría que tienen posibilidad de conseguir una mejor posición.

Por aglomerados, Buenos Aires tuvo un crecimiento del empleo interanual de 5,7 por ciento, seguido por Córdoba con 4,4, Rosario con 3,8 y Mendoza con 1,6. Contra el trimestre anterior, Mendoza anotó una caída de 1,5 por ciento (estacional) y Córdoba quedó en cero, en parte por el lockout agrario.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Rafael Yohai
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.