ECONOMíA › DERRAPE DE WALL STREET Y EUROPA POR DATOS ECONóMICOS NEGATIVOS

Los mercados ya dan pena

Además de recesión, en Estados Unidos apareció la deflación. Los índices bursátiles retrocedieron a sus mínimos en cinco años. La Reserva Federal redujo sus proyecciones para 2008 y 2009. Europa planea medidas para rescatar la economía.

El índice de precios al consumidor de Estados Unidos cayó uno por ciento con relación a septiembre pasado, el mayor retroceso desde que se comenzó a registrar su evolución en 1947. Además, la inflación núcleo, que excluye energía y alimentos, entró por primera vez en 26 años en terreno negativo al retroceder 0,1 por ciento. La Reserva Federal revisó a la baja sus proyecciones para la economía norteamericana y estimó que la contracción del producto se extenderá hasta mediados de 2009. Tras conocerse los cálculos de la Fed, los principales indicadores de la Bolsa de Nueva York profundizaron sus caídas y llegaron a su nivel más bajo en 5 años. El índice industrial Dow Jones perdió 5 por ciento y el Nasdaq cedió 6,53 por ciento.

Las Bolsas no consiguen tocar fondo y la crisis en el sector financiero se retroalimenta a medida que se expanden los problemas al sector real de la economía. Las bajas en la Bolsa de Nueva York estuvieron lideradas por las acciones de las entidades financieras que retrocedieron 11,2 por ciento en conjunto. Las acciones del Citigroup fueron las que más cayeron, 22,8 por ciento. Los títulos del Bank of America y el JPMorgan Chase también bajaron con fuerza. Los inversores se desprendieron de sus acciones de Citigroup después de que el grupo financiero anunciara el rescate de cerca de 17 mil millones de dólares en vehículos de inversión estructurada (SIV, por su sigla en inglés) para fondear sus obligaciones de deuda a largo plazo.

Para el 2008, la Fed anunció que espera un crecimiento económico de entre 0 y 0,3 por ciento, una fuerte disminución en comparación con los guarismos divulgados en junio pasado cuando la proyección era de entre uno y 1,6 por ciento. En 2009, la banda de expectativas abarca desde una contracción de 0,2 por ciento a un crecimiento económico de 1,1; también una fuerte baja en comparación con la banda de 2,0 a 2,8 por ciento que se predijo en junio.

Respecto de la situación de los precios, varios analistas interpretaron que la caída del IPC difundida ayer es el comienzo de un período deflacionario. El rubro energía cedió 8,6 por ciento seguido de transportes que bajó 5,4 por ciento. Una economía deflacionaria es uno de los peores escenarios que pueden enfrentar los hacedores de política económica. “Tenemos que preocuparnos por la deflación, en Estados Unidos, Europa, Japón, en el mundo entero. Una vez que caes en una trampa deflacionista, la política monetaria deja de ser efectiva”, advirtió el economista Nouriel Roubini.

Por su parte, el sector inmobiliario continúa en picada. La construcción de nuevas casas cayó 4,5 por ciento en octubre a un ritmo anual de 791 mil unidades. Así, alcanzó el nivel más bajo desde 1959 cuando el Departamento de Comercio comenzó a recolectar la información.

Un mes atrás, el director del Fondo Monetario, Dominique Strauss-Kahn, anunció que lo peor de la crisis ya había pasado. Ayer, el funcionario del organismo consideró que “aunque la crisis financiera está lejos de terminar, la crisis de la economía real tomó la posta”.

La Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE, está preparando un nuevo plan de 130 mil millones de dólares para reactivar la economía. El monto representa el uno por ciento del PIB de cada Estado miembro. El paquete de ayuda se presentará el próximo miércoles pero todavía no se conoce a qué sectores estará destinado ni cómo se repartirá el dinero. El anuncio llega 5 días después de la confirmación de que la economía de la zona euro, compuesta por los 15 países que cambiaron su moneda al euro, entró en recesión por primera vez desde la aparición de la moneda en 1999. El producto de la región retrocedió 0,2 por ciento de manera consecutiva los últimos 2 trimestres.

Para el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ésta es la peor crisis financiera desde la Segunda Guerra Mundial y afirmó que sólo se resolverá “con los esfuerzos conjuntos de las autoridades”. Algunos países del continente como Alemania o Inglaterra ya anunciaron sus propios planes de rescate. El gobierno de Angela Merkel puso a disposición del sector financiero un fondo de garantías de 400 mil millones de euros y créditos directos de 80 mil millones de euros. Ayer el mayor banco público alemán del estado de Baden-Württemberg, el LBBW, se sumó a la lista de entidades que solicitarían la ayuda estatal. Hasta ahora eran tres los bancos que habían admitido que recurrirían a ese fondeo. Los privados Commerzbank y el hipotecario Hypo Real Estate anunciaron que también aplicarán al rescate.

En las principales plazas bursátiles del continente las acciones de las terminales automotrices y los papeles bancarios arrastraron a los mercados. La Bolsa de Londres cedió 4,8 por ciento, París perdió 4 por ciento, Frankfurt cayó 4,9, Madrid, 3,7, y Milán, 2,9 por ciento. Por su parte, Rusia ya gastó 97.600 millones de dólares de sus reservas para controlar los efectos de la masiva fuga de divisas de su economía por la crisis internacional en el tipo de cambio. La mayor parte de los dólares utilizados, 57 mil millones, se destinaron a sostener el rublo, la moneda local. El stock de reservas ruso estimado para octubre rondaba los 530 mil millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

En Wall Street hubo bajas de hasta 6,5 por ciento y Europa retrocedió entre 2 y 5 puntos.
Imagen: EFE
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.