ECONOMíA › KIRCHNER ANTICIPó UN PROBABLE SALVATAJE DEL GOBIERNO PARA LA SERENíSIMA

Una mano de Néstor para don Pascual

En un acto en General Rodríguez, el ex presidente y actual candidato a diputado le aseguró en público a Pascual Mastellone que el Gobierno acudiría en su ayuda, en referencia al grave cuadro de endeudamiento de la empresa láctea.

 Por Sebastián Premici

En plena campaña electoral, el titular del PJ y candidato a diputado por el FpV en la provincia de Buenos Aires, Néstor Kirchner, prometió “ayudar” a La Serenísima en caso de ser necesario. Según indicó el ex mandatario durante un acto en General Rodríguez, una de las sedes de la empresa láctea, la asistencia –que no definió– tendría el aval político de Cristina Fernández de Kirchner. La compañía perteneciente a Pascual Mastellone tiene una deuda de 230 millones de dólares y en los balances de 2008 tuvo pérdidas por tercer año consecutivo. Mastellone dejó trascender sus intenciones de vender su parte de La Serenísima –que necesita un fuerte financiamiento para enfrentar vencimientos de deuda entre este año y 2012– a manos de la francesa Danone, con la que mantiene una alianza desde 1996. El Gobierno quiere que la compañía siga siendo nacional, de ahí las palabras de Kirchner. Por otro lado, desde el sector privado indicaron a este diario que otro posible comprador de la láctea sería Arcor.

“Quédese tranquilo, don Pascual, que la Presidenta me comentó que ante la posibilidad de necesitar financiamiento para mantener esta empresa tradicional y emprendedora del país, el Gobierno va a salir en su ayuda si es necesario”, señaló durante el acto en General Rodríguez Néstor Kirchner. Desde la Casa Rosada aseveraron a Página/12 que las palabras de Kirchner no tuvieron un tinte electoral. “Si dijo eso es porque algo hay”, indicaron a este diario cerca de Cristina Fernández de Kirchner.

La versión oficial fue que ante la falta de un sucesor de Pascual Mastellone con intenciones de continuar con el legado de la láctea, el empresario habría tomado la decisión de desprenderse de la compañía. Sin embargo, la necesidad de adquirir una línea de financiamiento para afrontar fuertes vencimientos de deuda hasta 2012 fue tomando cada vez más fuerza. La deuda de la láctea se disparó en 2008, a más de 230 millones de dólares.

Si bien todavía no hubo ningún pedido formal de ayuda al Gobierno, desde el Banco Nación señalaron a este diario que se estuvo conversando sobre la situación de la compañía. “Nación Fideicomisos va a responder ante cualquier pedido de la Anses”, señalaron a este diario desde la entidad financiera.

La mención al organismo que conduce Amado Boudou no fue arbitraria, ya que ese organismo junto al Banco Nación viene desarrollando una serie de fideicomisos productivos para el rescate de empresas. Tal fue el caso de General Motors, con un préstamo de 70 millones de dólares, y la papelera Massuh. Más allá de la posibilidad de rescate, al cierre de esta edición Boudou no había recibido ningún pedido concreto por La Serenísima.

La empresa láctea posee un negocio anual por 605 millones de dólares en Argentina, donde controla el 70 por ciento del mercado de leche fluida en Buenos Aires y su periferia. La firma cuenta con aproximadamente 5000 empleados que trabajan en el complejo de General Rodríguez y otras seis plantas, donde se procesan a diario 4,8 millones de litros de leche. Néstor Kirchner señaló ayer que la presidenta, Cristina Fernández, “está detrás de un trabajador como Pascual Mastellone para apoyarlo con todas sus fuerzas”.

Quien también se sumó a la defensa de La Serenísima fue Daniel Scioli, gobernador bonaerense y compañero de fórmula de Kirchner. “Vivimos momentos de cambios importantes en el país, el de un Estado presente y emprendedor, en vez de aquel otro Estado ausente y dedicado a la especulación financiera”, indicó Scioli.

Desde la agencia de comunicación de la compañía señalaron a este diario que por el tenor del acto que realizó Kirchner en General Rodríguez, los directivos de la empresa imaginaban que el candidato iba a decir algo sobre una posible ayuda oficial. “De todas maneras, no hubo ningún encuentro entre las autoridades y la empresa después del acto para hablar sobre el tema”, afirmaron desde la consultora.

El pasado 16 de diciembre, la empresa de Mastellone comunicó a la Bolsa de Comercio que en pos de evaluar nuevos mercados, políticas y estrategias, estaba en “conversaciones con Danone”, la compañía francesa que se quedó con el negocio de quesos y yogures de la marca en 1996. Pero aclaró que no existía ningún preacuerdo de venta. En los últimos dos años, Danone le prestó a la compañía local aproximadamente 8,4 millones de dólares para que pudiera concretar pagos de deuda.

En caso de una intención de venta por parte de Mastellone, la francesa tiene la prioridad, teniendo en cuenta la larga relación comercial. Sin embargo, desde el sector tambero indicaron a Página/12 que otro posible comprador que empezó a sonar desde la semana pasada es Arcor, cuyo titular es Luis Pagani, dirigente de la Asociación Empresaria Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

“Quédese tranquilo, don Pascual”, le sugirió Néstor Kirchner a Mastellone, enterrado por las deudas.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.