ECONOMíA › LA TASA DE INTERéS PROMEDIO QUE APLICAN LOS BANCOS ES DE 36,5 POR CIENTO ANUAL

Con el plástico los hacen de goma

El Banco Central presentó un informe con los distintos cargos y tasas que cobran los bancos por las tarjetas de crédito. Se aconseja no “acostumbrarse a efectuar sólo el pago mínimo”, porque los intereses crecen de manera exponencial.

 Por Cristian Carrillo

La tasa de interés que aplican los bancos por la financiación del saldo de las tarjetas de crédito luego de realizar el pago mínimo promedió en septiembre el 36,5 por ciento anual, según el último relevamiento del Régimen de Transparencia del Banco Central. Sin embargo, cada entidad cobra distintas tasas de acuerdo con la calificación que le asignen a cada cliente. De ese modo, la media mínima del sistema se ubicó en 33,1 por ciento, mientras que los valores máximos promediaron el 39,8 por ciento. Por fuera de ese promedio, hay casos de bancos que llegaron a financiar a un exorbitante 85,2 por ciento anual. En tanto, los costos de mantenimiento de las tarjetas oscilan entre 6,26 y 9,61 pesos mensuales. El informe de la autoridad monetaria exhorta a los consumidores a interiorizarse sobre los niveles de tasas de interés, pero también sobre los cargos asociados a la utilización y la validez de los plásticos en el exterior. Los ingresos mínimos requeridos fueron de 753 pesos para tarjetas de uso local, aunque se evidencia una alta concentración de bancos que exigen hasta mil.

Los bancos aprovechan la leve recuperación del consumo, tras el congelamiento que provocó la crisis internacional, para iniciar una agresiva política de captación de usuarios que acepten sus tarjetas de crédito. La oferta incluye una amplia variedad de beneficios como herramienta de fidelización de clientes. El abanico va desde la acumulación de millas en compañías áreas, la suma de puntos para la obtención de premios o descuentos y promociones especiales en comercios o espectáculos hasta tarjetas adicionales sin cargo.

Pero, más allá de todas estas ventajas, las tasas y costos que aplican algunas entidades están lejos de ser un “regalo”. El mantenimiento de los plásticos y el financiamiento del saldo –que surge de la diferencia de lo adeudado y el pago mínimo permitido– suelen ser excesivamente altos. El Central releva los principales ítems que componen ese costo y los pone a disposición en su página web para que el consumidor pueda hacer una comparación entre los distintos productos. Entre éstos se cuenta el seguro de vida sobre los saldos financiados, los gastos administrativos por confección y envío del resumen, los gastos de renovación anual del plástico y las comisiones que se cobran por el retiro de dinero en efectivo.

A pesar de las líneas de fondeo que el Central pone a disposición de los bancos para que cuenten con liquidez, las tasas con destino al financiamiento al consumo siguen siendo históricamente elevadas, mientras que se resisten a prestar a largo plazo. De hecho, el nivel de liquidez de las entidades está en sus máximos. El último informe del organismo monetario señala que en septiembre el financiamiento del saldo impago del resumen ascendió a 36,5 por ciento anual promedio. Sobre esos valores debe adicionarse la alícuota de IVA. No obstante, en un recorrido por las planillas adjuntas, en el informe puede observarse una amplia variedad de costos financieros, los cuales van de cero hasta el 85,2 por ciento.

“Por tratarse de un producto crediticio, toda tarjeta tiene un límite de financiación y de compra, el cual depende de la política crediticia de cada entidad y de la calificación que se asigne a cada cliente”, recuerda el informe de transparencia. En el resumen de cuenta mensual se detalla el pago mínimo, es decir el importe que se deberá cancelar para evitar la aplicación de intereses punitorios. La tarjeta Kadicard de la Caja Cooperativa La Capital del Plata es la que evidencia la mayor tasa máxima compensatoria (el 85,2 por ciento anual). Esta misma entidad, en tanto, financia a tasa cero a consumidores con buena calificación (tasa mínima). La Argencard (Banco Columbia) es la que cobra la mayor tasa para clientes con mejor calificación: 55 por ciento anual.

Otras variables a considerar son las comisiones cobradas por superar el límite de compra (determinado generalmente en función del nivel de ingresos), el costo de tarjetas adicionales y los requisitos para la contratación de la tarjeta (nivel de ingresos y edad máxima). En este aspecto, las entidades solicitan en promedio un mínimo de ingresos de 753 pesos, aunque los principales bancos por cantidad de depósitos solicitan un salario de 2500. En este último grupo se ubican el Credicoop y el Santander Río.

El seguro de vida sobre los saldos financiados se ubicó en septiembre en promedio en 0,3 por ciento. Pueden encontrarse entidades emisoras de tarjetas de crédito que cobran hasta 9,9 por ciento anual. En cuanto a los gastos administrativos, promediaron los 7,30 pesos. Para los valores mínimos informados, el promedio fue de 6,26 pesos y para los montos máximos, de 9,61 pesos. En algunos casos llega a 48 pesos, siendo el común de las entidades más importantes entre 8,50 y 12,50 pesos. Como gastos de renovación anuales promedian los 39,09 pesos, pero llegan a 360 pesos.

El Italcred se destaca con un gasto de renovación de sus plásticos de 282 pesos. No se observan diferencias significativas si se comparan los valores para consumo en el país con los del exterior. El informe del Central aconseja “no acostumbrarse a efectuar sólo el pago mínimo”. “Si deja que se acumule en su cuenta un saldo cada vez mayor, eso implicará intereses mayores en el futuro”, agrega el texto.

Compartir: 

Twitter
 

El mantenimiento de los plásticos y el financiamiento del saldo se ubican en niveles elevados.
Imagen: DYN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.