EL PAIS › EL GOBIERNO PORTEñO DEBIO ECHAR A CHAMORRO, EL TITULAR DE LA METROPOLITANA QUE HABIA REEMPLAZADO AL DETENIDO PALACIOS

Otra que la mejor policía del mundo

Luego del escándalo por las averiguaciones sobre el patrimonio de políticos, el gobierno porteño debió despedir a Osvaldo Chamorro. Con Macri en España, Rodríguez Larreta, Montenegro y Peña anunciaron la medida que consideraron “una falta ética”.

 Por Werner Pertot

Jorge “Fino” Palacios, preso. Osvaldo Chamorro, echado. Guillermo Oscar Rodríguez, procesado. A menos de un año de su creación, el jefe, subjefe y secretario administrativo de la Policía Metropolitana debieron renunciar. Los policías elegidos por Mauricio Macri fueron jaqueados por el procesamiento por encubrir la investigación de la AMIA, por el escándalo de espionaje de Ciro James y por una causa por sobreprecios en el menemismo, respectivamente. El juez Norberto Oyarbide detuvo a Palacios, a quien indagará hoy por su vinculación con el caso de espionaje (ver aparte). Chamorro debió renunciar ayer luego de que la Justicia comprobara que investigó a legisladores opositores, dirigentes del gremio de municipales y hasta a funcionarios macristas. Aunque lo echaron por considerar que se trató de “una grave falta de ética”, en el gobierno porteño indicaron que Chamorro les dijo que el que pedía los informes financieros era Palacios.

Desde España –de donde volverá mañana–, Macri ordenó la eyección de Chamorro. Es el segundo jefe que debe abandonar la policía porteña y probablemente se imponga una revisión del resto de la fuerza. La salida a la calle de la Metropolitana se postergará hasta que asuma su nuevo titular, Eugenio Burzaco, después de que termine su mandato como diputado el 10 de diciembre. Mientras tanto, el cargo quedará vacante, con el ministro de Justicia, Guillermo Montenegro, como jefe político. El oficial con mayor rango es Carlos Kervokian, sumariado por la muerte de un joven de 17 años en un operativo a su cargo en la cancha de Huracán.

“En un primer momento creímos que (Palacios y Chamorro) eran las personas indicadas para conducir la fuerza. Ahora entendemos que esa persona es Burzaco”, señaló Montenegro, en una conferencia de prensa que compartió con el secretario general Marcos Peña y el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. Más temprano, el ministro de Justicia visitó el juzgado de Norberto Oyarbide, donde tuvo una reunión en la que el magistrado le explicó que en una computadora que usaba Chamorro y que se secuestró de Strategic Security Consultancy –una de las empresas de seguridad vinculadas a Palacios– se encontró una carpeta rotulada “Osvaldo”. Allí había un documento de Word con la clave para acceder a la base de datos Nosis. Entre las búsquedas que la Justicia comprobó que se hicieron con esa contraseña estaban los legisladores opositores Diana Maffía, Gonzalo Ruanova, Silvia La Ruffa, el legislador electo Francisco “Tito” Nenna y el sindicalista Patricio Datarmini. También aparecían Larreta y habría otros macristas que, a comienzos del año, le habían recomendado a Macri que no designara a Palacios.

Además de compartir oficinas (los investigadores descubrieron que se tiró una pared para unir los departamentos), a Chamorro y Palacios los une su relación con James. Chamorro declaró ante Oyarbide que se vio dos veces con el espía –a quien Palacios recomendó para ingresar a la Metropolitana–, pero luego se comprobó que tiene más de 80 llamadas con James: diez a su celular y el resto a su despacho.

Tras el encuentro con Oyarbide, los macristas tuvieron una nueva reunión de cúpula al mediodía, de la que participaron Larreta, Peña, Montenegro, el titular de PRO, José Torello; el vicepresidente primero de la Legislatura Diego Santilli y el secretario de Medios Miguel de Godoy. Mientras comían empanadas, hubo un pase de facturas entre algunos dirigentes que sostenían que a Chamorro habría que haberlo echado junto con Palacios. También discutieron la posibilidad de descabezar a toda la cúpula policial, pero se resolvió entregar sólo la renuncia de Chamorro.

A las 13.45, Peña y Montenegro llamaron a un muy ofuscado Macri que, tras escuchar los detalles, dispuso que le pidieran la renuncia a Chamorro. El subjefe, a cargo de la Metropolitana, la entregó al instante. Según contaban en el Palacio de Gobierno, el policía les dijo en privado que él no tenía la culpa, que esas consultas al Nosis las había hecho Palacios. En público, Montenegro comentó que “la explicación que da es que no tiene claro quién pidió esa información”.

En la mesa chica de la gestión PRO siguen culpando al gobierno nacional por la difusión del caso. “Esto va a seguir para largo”, pronostican los más pesimistas. En el encuentro de ayer, algunos dirigentes plantearon que Burzaco, cuando asuma, debería analizar caso por caso quiénes son los mandos medios para ahorrarse nuevas sorpresas. También decidieron esperar a su asunción para hacer el postergado lanzamiento de los primeros 800 policías de la Metropolitana. Por ahora, el futuro jefe de la fuerza está de viaje por Israel. “Se está capacitando”, dicen en Bolívar 1.

En la conferencia de prensa, Montenegro intentó separar este caso del de espionaje de James. Indicó que investigar a opositores a través de Nosis “no es espionaje, porque es información pública. No es ilegal, pero en el contexto general, donde el subjefe sería un posible sospechoso, es una falta de ética grave”. “Esto lo sorprendió a Macri. No sabemos por qué recabó esa información”, estimó Rodríguez Larreta. “Creíamos que eran las mejores personas, pero surgieron estos problemas y se eligió priorizar la transparencia de la gestión. Por eso, se fueron”, dijo Peña.

–¿De quién es la responsabilidad política por la designación de Palacios y Chamorro? –preguntó Página/12.

–El responsable político del área soy yo –contestó Montenegro.

–¿Qué ocurrió con los sumarios que se habían ordenado en los ministerios de Justicia y de Educación?

–Se le está enviando toda la información a Oyarbide.

Tras la conferencia, los macristas auguraban que iban a detener a Palacios –algo que ocurrió por la noche– y se lamentaban ante los titulares de los canales de televisión, que decían “espiaban a Bartolomé Mitre, director de La Nación”. “Pero si Mauricio es amigo de él”, se quejó un funcionario. “Puede estar hasta el Pato Donald en esa lista.”

Compartir: 

Twitter
 

Horacio Rodríguez Larreta y Guillermo Montenegro anunciaron la salida de Chamorro.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared