EL PAíS › VOTARON LA REFORMA POLíTICA EN COMISIóN Y HOY SE TRATA EN DIPUTADOS

Un dictamen con 50 cambios

Las muchas modificaciones le sirvieron al oficialismo para pasar el examen de la comisión, pero no sumarían nuevas adhesiones hoy cuando la reforma política se trate en el recinto. Igual, contarían con los 129 votos que necesitan.

 Por Miguel Jorquera

Los más de 50 cambios le alcanzaron al kirchnerismo para obtener el dictamen pero no para sumar más adhesiones al proyecto de reforma política. Hoy llevará la iniciativa al recinto con un número muy ajustado de votos propios y de los aliados más fieles, donde las deserciones de algunos peronistas disidentes le podrían aportar la tranquilidad para conseguir algo más que las 129 manos necesarias para darle media sanción a la norma que establece la realización de internas abiertas, simultáneas y obligatorias para la elección de candidatos presidenciales en 2011. Aunque el proyecto se convertiría en ley recién el año próximo cuando lo trate el Senado. El radicalismo y la Coalición Cívica, que simpatizan con algunas medidas de la reforma, llevarán dictámenes propios y votarán en contra en general, pero podrían acompañar algunos puntos de la iniciativa. En tanto los bloques de centroizquierda y algunos aliados, como los socialistas K, rechazan de plano la futura norma.

El plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto empezó con poco más de media hora de retraso. Hasta entonces, el oficialismo seguía haciendo modificaciones al dictamen que llevará hoy al recinto, que podría tener mayores cambios antes de que comience el debate. La ahora peronista disidente Graciela Camaño, que presidió el plenario, consideró necesario que el secretario leyera completo el proyecto de 106 artículos. Los reclamos opositores no se hicieron esperar. Sólo un puñado de ellos contaban con el proyecto impreso.

Entonces, el kirchnerista Jorge Landau, uno de los principales negociadores del oficialismo, repasó las modificaciones más importantes que se introdujeron al texto original “por sugerencia de los bloques opositores”. La larga lista incluyó la baja en los pisos y porcentajes que la norma exigía para la obtención de la personería electoral, para mantener la misma y hasta los votos necesarios que se debían conseguir en la elección interna para poder participar de la general (ver recuadro). Igual que mayores restricciones para la publicidad oficial en tiempos de campaña o los controles partidarios con que contará todo el proceso electoral.

Desde temprano, diversos partidos de izquierda y centroizquierda reclamaban cambios al proyecto. Dirigentes del PO, el MST, PTS, MAS, PSA y PH hasta la DC y radicales K, firmaron un documento en el que reclamaban la baja en los pisos que proponía el texto original. Aunque no les permitieron hablar frente a los legisladores, muchos de ellos advirtieron a los diputados sobre otros aspectos de la norma. Algunos de ellos fueron respaldados por gran parte del arco opositor y hasta por los propios kirchneristas.

El diputado oficialista y abogado cegetista, Héctor Recalde, recogió el rechazo de los partidos de izquierda a la publicación en la web de los padrones de afiliados a los partidos. “Con esto las empresas van a echar a todos los militantes o afiliados de los partidos de izquierda”, soltó la dirigente del MST, Vilma Ripoll. “La ley de hábeas data afirma que la filiación política es un dato muy sensible y muy serio desde el punto de vista laboral, sobre todo en épocas de luchas sociales”, advirtió Vilma Ibarra. También que el porcentaje de votos que obtuviera una alianza electoral se dividiera entre todos sus integrantes para analizar la continuidad de su personería: así, todos los integrantes de una alianza que obtuviera el 5 por ciento de los votos y hasta representación parlamentaria podrían perder su personería.

El kirchnerista Alejandro Rossi también pidió modificaciones. “No es posible que quienes practiquen una actividad lícita no puedan ser candidatos”, dijo el diputado santafesino sobre uno de los artículos que prohibía las candidaturas de los directores o ejecutivos de empresas concesionarias de servicios públicos. El titular de la Dirección Nacional Electoral, Alejandro Tulio –que estuvo presente durante el plenario– aceptó las modificaciones, aunque esta última todavía anoche seguía en redacción para el texto que se llevará hoy al recinto.

La UCR y la CC hicieron planteos precisos pero no cuestionaron duramente la medida, más allá de volver a pedir un tiempo mayor para un análisis “más amplio” y la implementación de la boleta única. Ambos irán al recinto con dictámenes propios pero no descartan apoyar en particular algunos de los aspectos de la reforma con los que simpatizan. Patricia Bullrich pidió incluso que las fórmulas presidenciales que compitan en la interna “no sean cerradas”, al estilo estadounidense, donde el vice lo elige la convención partidaria o como en Uruguay, donde los que compiten en la interna conforman la formula que competirá en la elección general. Pero nada de eso se corrigió.

En cambio, los partidos de centroizquierda criticaron el proyecto que “fortalece el bipartidismo”. “Es la continuidad del Pacto de Olivos”, sentenció Claudio Lozano de Proyecto Sur.

Compartir: 

Twitter
 

La diputada Graciela Camaño, ahora en el PJ disidente, presidió el plenario de las comisiones.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.