ECONOMíA › NEGOCIACIóN DE LA UNIóN EUROPEA Y EL MERCOSUR

Borrador para liberar el comercio

Las negociaciones para alcanzar un tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur continuaron avanzando ayer en Brasilia. El bloque sudamericano presentará hoy un borrador con los productos y sectores a negociar. El acuerdo pretende alcanzar una liberalización paulatina del 90 por ciento del comercio interbloque. Según precisó el secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, Luis María Kreckler, el escrito que presentarán los países de la región contempla un período más largo para la desgravación de los aranceles que aplica el Mercosur, mayor cobertura en la cantidad de productos por los cuales los europeos cobran aranceles y un incremento en las cuotas para la colocación de productos agrícolas.

En los equipos negociadores del Gobierno, compuestos fundamentalmente por funcionarios de Cancillería, Industria y Agricultura, están convencidos de que el acuerdo protegerá a los sectores sensibles de la industria y beneficiará a los países del Mercosur. Sin embargo, desde distintas cámaras empresarias argentinas y centros de investigación advierten sobre las consecuencias que tendría en algunas ramas de actividad la apertura prevista en el tratado de libre comercio: desde una profundización en la primarización de la estructura productiva de los países sudamericanos hasta la limitación del reducido espacio para hacer política comercial a causa de las normas de la OMC. En ese sentido, autopartes y la industria automotriz son los segmentos de la negociación donde se concentra la mayor tensión bilateral.

Las rondas entre la UE y el Mercosur comenzaron en 2000, pero estaban congeladas desde 2004. La reactivación del diálogo sucedió en mayo de este año, luego de una visita a Madrid de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. En ese momento, Argentina ocupaba la presidencia pro témpore del bloque sudamericano que en agosto pasó a manos de Brasil. Los encuentros en la capital del país vecino son el tercer convite del año del Comité de Negociaciones Birregionales

“Estas negociaciones pueden llevar a lograr un acuerdo excelente para Argentina y el Mercosur o a un acuerdo intrascendente, todo depende de si los europeos contemplan los principios básicos de trato especial y diferenciado que necesitamos”, consideró el jefe de los negociadores argentinos. El bloque del Mercosur manifestó ayer su posición para que la mejora de acceso al mercado por parte de UE sea mayor a la de los países sudamericanos. Mientras tanto, los representantes de Bruselas –sede del gobierno de la UE– pretenden que el Mercosur “mejore” su oferta sobre bie-nes industriales y servicios que serán desgravados.

En la Cancillería apuntan a lograr un acuerdo para mediados de 2011. No obstante, en otras áreas del Gobierno reconocen que los tiempos serán más lentos, más aún cuando la presidencia del Mercosur acaba de cambiar. La eliminación de los aranceles podría llevar un proceso de diez años y se constituiría en el acuerdo comercial más grande del mundo. Por eso, especialistas como Carlos Bianco de la Universidad de Quilmes advierten que “la constitución de un acuerdo de libre comercio con un socio de semejante escala y nivel de desarrollo determinará una especialización productiva basada en ventajas competitivas estáticas que cierra virtualmente la posibilidad de verdadero desarrollo para la región”.

En ese sentido, los países europeos están presionando para incluir en el acuerdo cuestiones vinculadas a la propiedad intelectual y el respeto a las normas más rígidas de OMC que dificultarán el proceso de desarrollo regional.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.