ECONOMIA › “HAY UNA CARTELIZACION DE EXPORTADORAS”, ADVIRTIO JULIAN DOMINGUEZ

La hora del movimiento cooperativo

El problema de la concentración de compras en el mercado del trigo es señalado como el responsable de las distorsiones de precios en perjuicio del productor, según el Ministerio de Agricultura. Buscan alentar mayor participación de cooperativas.

 Por Sebastián Premici

“Hay un problema de cartelización de las exportadoras en la Argentina y, para resolverlo, tenemos que lograr una mayor participación del movimiento cooperativo y de productores nacionales en el comercio internacional de granos.” El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, insistió nuevamente en que los problemas del sector triguero están relacionados con la concentración del mercado, ya que el 50 por ciento de la producción total –la actual campaña está estimada en las 14,7 millones de toneladas– sería manejado por 2000 productores trigueros, sobre un total de 29.000. La concentración también se da en el segmento exportador, donde seis multinacionales manejan los cupos de la venta de este cereal, en acuerdo con la Secretaría de Comercio Interior. En este sentido, el Gobierno estaría estudiando algún mecanismo para mejorar la comercialización de granos, tema que fue mencionado anteayer durante una reunión que mantuvo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con los representantes de la cooperativa Agricultores Federados Argentinos (AFA), entidad vinculada con la Federación Agraria.

El tema agropecuario volvió a ser parte del escenario electoral y no es casualidad que el acento esté puesto en el trigo, ya que dos de las principales regiones para su cultivo son la provincia de Santa Fe, donde el kirchnerismo quedó tercero en las últimas elecciones a gobernador, y Buenos Aires, distrito clave para una contienda nacional. “No está en discusión el voto del campo, lo que está en debate para las próximas elecciones presidenciales es el modelo de país”, sostuvo ayer Domínguez.

Para el Ejecutivo, la rentabilidad de los productores agropecuarios no está en discusión. Incluso, los pequeños agricultores lo reconocen, aunque reclamen una mayor trasparencia en la comercialización del trigo. “El sector está bien, pero podría estar mejor si no existiera un desfasaje de 50 dólares entre lo que pagan los exportadores y el precio real de mercado”, afirmó a Página/12 Carlos Trevisi, titular de AFA.

El tema pasa porque los exportadores pueden realizar operaciones a futuro sin comprar mercadería disponible, de esa manera congelan la cotización de los granos y evitan pagar el FAS teórico a los productores, que es el precio que publica diariamente el Ministerio de Agricultura. Esta situación de desfasaje en los precios que reciben los productores hace que muchos no vendan su producción porque quieren obtener mejores precios o porque no encuentran compradores. Los productores nucleados en AFA tienen sin vender aproximadamente 370.000 toneladas.

“En diciembre, todo el trigo estará vendido”, sostuvo ayer Domínguez. En el caso de la molinería, quedan por comprar 2,9 millones de toneladas y para exportar sólo quedaría un remanente de 600.000 toneladas, luego de la apertura de las 450.000 toneladas. En total, deberían venderse al exterior 8,8 millones, mientras que 7,1 millones serían para el mercado interno.

En marzo de este año, el Ejecutivo implementó una línea de crédito otorgada por el Banco Nación a tasa cero para que los productores trigueros no tuvieran que malvender su cosecha. Los fondos previstos fueron 850 millones de pesos. Según fuentes del Ministerio de Agricultura, durante el período marzo-mayo se otorgaron préstamos por 250 millones de pesos a 2500 productores. Durante los últimos dos meses no se registraron operaciones. Es decir que todavía hay margen para que los productores soliciten esta línea crediticia. “Si muchos no sacan un crédito es porque tienen espaldas para aguantar la cosecha”, señalaron a este diario desde Agricultura. Este financiamiento finaliza en octubre, pero los vencimientos de los préstamos podrán prorrogarse tres meses.

Con este nuevo escenario, el Gobierno reprogramó el lanzamiento del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial para el 1º de septiembre. En el medio, los productores trigueros esperan algún tipo de anuncio sobre el sistema de comercialización, que ya es estudiado por el Ejecutivo.

Compartir: 

Twitter
 

Julián Domínguez, ministro de Agricultura. Estudian un mecanismo para mejorar la comercialización.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared