ECONOMíA › EL PIB CRECIó 9,5 EN EL SEMESTRE

Rozando el diez

Con la inversión en bienes de capital y el consumo interno como pilares, el nivel de actividad mantiene un sostenido ritmo de crecimiento. El Producto Interno Bruto (PIB) trepó entre abril y junio 9,1 por ciento en relación con el mismo período de 2010, según informó ayer el Indec. Así, el indicador acumuló una variación positiva del 9,5 por ciento durante el primer semestre. Los datos correspondientes a la actividad manufacturera y el consumo de los últimos meses publicados por el organismo estadístico confirman la tendencia positiva observada durante la primera mitad del año. El viceministro de Economía, Roberto Feletti, precisó ayer que el Gobierno espera terminar 2011 con una tasa de crecimiento de 8,3 por ciento.

La inversión interna bruta fija exhibió el comportamiento más destacado entre los distintos componentes de PIB, al crecer 23,8 por ciento en relación con el mismo período del año pasado. La mejora está explicada por las inversiones en construcción y, en mayor medida, los desembolsos en equipo durable de producción. El dinamismo del segundo trimestre coloca a la Argentina entre los dos países con mejor desempeño inversor de la región junto con Chile. La inversión representa el 24,9 por ciento del PIB, un nivel elevado en términos históricos, a pesar de los lamentos de algunos sectores del establishment sobre la falta de condiciones para invertir.

La ministra de Industria, Débora Giorgi, ponderó ayer que el comportamiento de la inversión se reflejó en todas las provincias del país. “Ya no hay regiones inviables, porque este es un modelo más federal que supo alcanzar a todos los sectores industriales de todas las provincias del país”, sostuvo la funcionaria. La titular de la cartera de Industria señaló desde Entre Ríos que “estamos llevando adelante el objetivo de crecer mucho más activamente orientados a la industrialización de la ruralidad, es decir, agregando valor en origen”.

Los elevados niveles de inversión que realizan las empresas se explican fundamentalmente por la sostenida demanda interna luego de ocho años de crecimiento económico. Precisamente, los niveles de consumo privado aumentaron a un ritmo del 11,5 por ciento, mientras que el consumo del sector público lo hizo al 11,9 por ciento. La actividad de los comercios minoristas y mayoristas creció 15,1 por ciento, mientras que el sector restaurantes y hoteles mostró un aumento del 8,3 por ciento.

Según informó el Indec, las exportaciones son el componente del PIB que exhibe el menor dinamismo. Durante el segundo trimestre de 2011, las ventas externas registraron una tasa de crecimiento de 0,5 por ciento. Por su parte, las importaciones subieron 24,9 por ciento. Ese comportamiento explica la reducción del superávit externo.

Los niveles de crecimiento del PIB durante el segundo trimestre estuvieron acompañados por un sólido desempeño de la industria manufacturera, el sector alimentario y la actividad textil. Las ramas metalmecánicas también registraron significativos aumentos en sus niveles de producción. El segmento automotor mostró un alza del 41,6 por ciento en su nivel de actividad, la producción de maquinaria y equipo subió 23,3 por ciento y las industrias de metales básicos arrojaron un aumento del 15,6 por ciento. Por su parte, las actividades vinculadas con la construcción también experimentaron un buen desempeño. La producción maderera arrojó una mejora del 16,1 por ciento y la fabricación de materiales para la construcción aumentó 11,4 por ciento. A diferencia del resto de los sectores productores de bienes, la actividad agropecuaria evidenció una caída del 5,5 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.