ECONOMíA › RESPALDO DE INDUSTRIALES A LOS EJES DEL MODELO

Ven todo a favor, menos los salarios

 Por Javier Lewkowicz

Los industriales bonaerenses manifiestan estar de acuerdo con la política económica del gobierno nacional, aunque advierten que en ciertos sectores pyme la competitividad puede verse afectada por los avances salariales. Esa tendencia, sin embargo, podría mitigarse con mejor acceso al financiamiento e incentivos fiscales, aclaran. Esos temas serán eje de debate durante la jornada de hoy en el Primer Congreso Industrial de la Provincia de Buenos Aires, que organiza la Unión Industrial bonaerense (Uipba) en Campana. “Ojalá podamos llegar al ‘fifty-fifty’, porque los salarios impulsan la demanda, pero creo que hay que bajar las expectativas del año pasado”, señaló el titular de la entidad patronal, Osvaldo Rial.

La provincia de Buenos Aires explica el 35 por ciento del PIB argentino y el 40 por ciento de la producción industrial a nivel nacional. Según una encuesta que realizó la Uipba a 500 firmas bonaerenses de diversos sectores y tamaño, el 88 por ciento de los empresarios está de acuerdo con la política monetaria, el 78 por ciento con la cambiaria y el 75 por ciento se mostró a favor de las medidas comerciales. Además, el 85 por ciento indicó estar preocupado por la crisis internacional y en especial por el camino devaluatorio que está tomando Brasil. “Todas las empresas se manifestaron a favor del esquema que privilegia la producción, el empleo y la inte-racción entre lo público y lo privado. La unanimidad nos sorprendió”, manifestó Pablo Challú, empresario del sector agroindustrial.

Uno de los principales reclamos se centra en el plano financiero. Según los estudios de la entidad empresaria, el “rechazo” al crédito bancario era hace tres años del 75 por ciento y ahora bajó al 50 por ciento, aunque “el 85 por ciento de los encuestados estaría dispuesto a invertir si tuvieran crédito”. “Debemos aumentar la oferta y necesitamos crédito, con el Banco Nación y la línea del Bicentenario no alcanza”, acotó Rial.

Las próximas negociaciones salariales todavía están lejos en el horizonte, pero aun así los principales actores no pierden la oportunidad de preparar el terreno. Hugo Moyano, secretario general de la CGT, días atrás se manifestó en contra de topes salariales en las paritarias, que desde la visión patronal reducirían las expectativas inflacionarias. “Hay que lograr un equilibrio, si no se resiente la competitividad. De todas formas, los aumentos afectan menos en los sectores no transables (como los servicios) que en los transables, donde se compite con las importaciones”, señaló el empresario metalúrgico Pablo Reale, vicepresidente de la Uipba.

Osvaldo Rial, a la hora de discutir las subas salariales, pidió diferenciar entre las empresas grandes, donde la masa salarial representa el 5 por ciento del costo total, y las pymes, donde el peso es mayor. Para Challú, hay un “punto de quiebre” donde la suba salarial deja de ser propulsora de la demanda y en cambio afecta la producción. Ubicó ese valor “entre un 25 y un 35 por ciento”, aunque no utilizó las categorías de tamaño y tipo de actividad productiva que mencionaron los otros empresarios.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.