ECONOMíA › EL GOBIERNO REFORZó LA DISTRIBUCIóN DE TARJETAS SUBE ANTE LA FUERTE DEMANDA

Más tiempo para conseguir la tarjeta

Los puntos de atención entregarán los plásticos de 10 a 19. En los lugares más concurridos se repartieron 8000 plásticos.

El Gobierno decidió ayer ampliar el horario de atención al público en los puestos para la distribución de las tarjetas SUBE. La entrega seguirá hasta las 19, debido al fuerte aumento en la demanda. Según datos oficiales, los principales puntos de entrega registraron un crecimiento de hasta doce veces en el reparto de plásticos. “Se están reforzando los mecanismos de entrega para que todos los que quieran tenerla puedan obtener su tarjeta a tiempo”, señaló el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, quien además reiteró que el gobierno nacional no está hablando de “aumento de tarifas”. “Estamos implementando un sistema, a través del cual se otorga el beneficio del subsidio”, agregó. El funcionario no brindó mayores precisiones respecto de cuál será la tarifa que deberán pagar a partir del 10 de febrero aquellos usuarios que viajen en colectivo o tren sin el uso de la SUBE. Sólo se limitó a decir que “quienes no quieran incluirse deberán pagar la tarifa plena”, es decir sin el subsidio por boleto.

El anuncio de que se le quitará el subsidio a la tarifa de colectivos y trenes del área metropolitana para quienes paguen el viaje en efectivo derivó en una fuerte demanda de tarjetas SUBE, incluso mayor a la que estaba prevista por el Gobierno. Fuentes oficiales reconocieron que “hubo algunas dificultades en la entrega”, pero aseguraron que se irá normalizando con el transcurso de los días. El aumento, en promedio, fue de cinco veces para el pedido de los plásticos, y mucho mayor en aquellos puestos de distribución más masivos. Por caso, el punto ubicado en Plaza de Mayo pasó de 600 tarjetas diarias antes del anuncio a cerrar ayer en unas 8000 unidades. “Esos mismos guarismos se registraron en las terminales de Retiro y Constitución”, explicó la fuente.

Por este motivo, Transporte amplió el horario de atención de 10 a 19. También se utilizó personal y recursos informáticos de la Anses para agilizar estas operaciones. Por su parte, representantes de Aysa asistieron a los puestos de distribución para proveer de agua a los que hacían las extensas colas. También continuaron abriendo lugares para retirar la tarjeta, luego de completar un formulario y contra entrega del DNI, cédula o pasaporte, si se trata de extranjeros. El trámite se puede hacer por otras personas, pero en ese caso hay que llevar un documento del interesado. “Incrementamos la cantidad de puestos de entrega, incluso en centros de veraneo y en más de 700 puntos en la Ciudad y el conurbano, en los que los usuarios pueden acceder a la tarjeta de manera gratuita”, dijo Schiavi.

El secretario de Transporte insistió en declaraciones radiales que el SUBE “es un sistema para incluir”. “Esto es una política muy firme del Gobierno. Estamos trabajando fuertemente para implementar un sistema más equitativo que nos permita trasladar el subsidio de la oferta a la demanda y para ello es necesario que todos los usuarios sean parte de ese sistema”, agregó. El SUBE abarca a la totalidad de las 340 líneas de colectivos –unas 18.000 unidades–, las seis líneas de subte y las 140 estaciones de trenes. Schiavi desmintió que haya un aumento de las tarifas: “En todo caso, habrá una pérdida del subsidio para quienes no quieran ser parte del sistema del SUBE, que deberán pagar la tarifa plena”. La tarifa plena se compone del precio actual del pasaje más el subsidio de 2,44 pesos que deriva el Estado por cada viaje. Esta cuenta es la que algunos sindicatos y cámaras empresarias realizan para aseverar que el precio sin tarjeta rondaría los 3,50 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

En Plaza de Mayo se formaron largas filas. El Gobierno todavía no dijo cuánto se pagará sin SUBE.
Imagen: DYN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.