ECONOMíA › OPINION

Bienvenida la discusión

 Por Francisco Dos Reis *

La decisión de la presidenta de la Nación de impulsar a los bancos a otorgar hasta el 5 por ciento de sus depósitos privados en créditos para inversión a las pymes es una actitud por lo menos novedosa. Como dirigentes pyme veníamos participando de reuniones con banqueros, de las que formaron parte la ministra de Industria, Débora Giorgi, el titular de la Sepyme, Horacio Roura, y la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, entre otros funcionarios.

En estos encuentros se produjeron debates interesantes, donde se discutió el tema de la política de crédito en la Argentina: puedo decir que este hecho jamás pasó en la historia. La determinación de dar el debate y la actitud de los funcionarios, de reproche al sistema financiero, fue algo inédito.

Fueron duras las reuniones y en ellas quedó en claro que el sistema financiero no está a la altura de los sectores productivos en la Argentina, menos de las pymes y mucho menos de las microempresas.

En estas condiciones, es difícil imaginarse el Plan Estratégico Industrial Argentina 2020 en desarrollo, si no hay una política de créditos sistematizada y controlada por el Estado.

Esta es una posición que tuvo nuestra asociación históricamente: la Argentina tiene el 15 por ciento de su PBI en créditos, de este monto el 80 por ciento está vinculado al consumo y el 20 por ciento restante a las empresas de medio porte. Es por ello que es difícil que así pudiese llegar al sector de la pequeña y microempresa.

La microempresa tiene una dinámica muy particular, relacionada con cientos de miles de proyectos que surgen en la periferia y que generan trabajo alrededor de los barrios, democratizando el crecimiento. Y éste es un rol muy importante para alcanzar el objetivo del Plan 2020, a partir de la inclusión social muy significativa que crea.

Cualquier otro país tiene el 30 por ciento de su PBI en créditos. Pedimos alcanzar esta cifra, pero no deberíamos copiar la experiencia europea, que produjo un gran desorden crediticio y llevó al conjunto de la economía a sumergirse en una crisis sin salida.

Los bancos tienen que abandonar esa actitud de entidad financiera especulativa y convetirse en “bancos”, que bancan, que corren riesgo en función de invertir hoy para ganar mañana en sectores que tienen potencial y que no tienen acceso a la inversión. En Argentina está invertida esa lógica, nosotros trabajamos a sesenta días. En lo inmediato, pagamos las dos quincenas, las cargas sociales, la ART, el IVA, soportamos esos costos antes de recibir lo que facturamos, y esto se traduce en un contracrédito. Somos los más vulnerables de la cadena.

Por eso creo que es muy bueno que se discuta este tema desde el Estado y que nos convirtamos en protagonistas. Nos han invitado a participar, no a escuchar solamente.

Hay señales concretas que indican que hay que pasar de la teoría a la realidad, y en este camino hay que tener mucho cuidado con el tema pymes. No podemos generalizar, hay que segmentar, entender el sector. El Plan 2020 deberá contar con nosotros para ser exitoso y alcanzar las metas con el Estado auditando y el sistema financiero respaldando los proyectos productivos.

En seis meses nos tendríamos que volver a sentar, evaluar, corregir y discutir lo que no se hizo. Y cuando llevemos adelante esta propuesta, todos los argentinos nos llevaremos una sorpresa de la capacidad de las pymes de sortear los efectos de la crisis internacional. Bienvenida la discusión.

* Dirigente de Asociación Pyme

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.