ECONOMíA › LA UNIóN EUROPEA OFICIALIZó QUE ARGENTINA PERDERá VENTAJAS ARANCELARIAS

Penalización al crecimiento

El bloque redujo el número de países beneficiarios, de 176 a 89, para concentrarse sólo en los más pobres. En Latinoamérica, Argentina, Brasil, Cuba, Uruguay y Venezuela perderán en 2014 la preferencia por ser economías de ingreso medio-alto.

La Unión Europea oficializó ayer que Argentina perderá desde enero de 2014 las preferencias arancelarias de ese bloque regional. La decisión no es una represalia por los mayores controles locales a las importaciones sino la consecuencia de una revisión en los criterios del sistema de beneficios, que también afecta a Brasil, Cuba, Uruguay y Venezuela, sólo en América latina. Estas naciones perderán el privilegio por haber sido catalogadas por el Banco Mundial como economías de ingreso medio-alto durante los últimos tres años.

El objetivo de las preferencias –establecidas en 1968– fue mejorar la competitividad de las exportaciones de los países en desarrollo, por medio de aranceles más bajos que los negociados en el GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio). La Comisión Europea y los eurodiputados acordaron el 22 de mayo revisar el sistema y reorientarlo exclusivamente a los países más pobres. El 13 de junio, los cambios fueron aprobados por el pleno de la Eurocámara y lo que hizo ayer la comisión fue publicar la lista definitiva. “Tras el acuerdo con el Consejo y el Parlamento Europeo, el texto publicado hoy contiene las preferencias arancelarias concretas que se conceden en forma de aranceles reducidos o nulos, junto con los criterios definitivos que han de cumplir los países en vías de desarrollo para ser beneficiarios. El nuevo sistema tendrá menos beneficiarios (disminuyen de 176 a 89), a fin de garantizar un mayor efecto en los países más necesitados”, explicó la Unión Europea en un comunicado.

Según datos de la Eurocámara, se reducirá el valor de las importaciones, que disfrutan del beneficio de 60.000 millones en 2009 a 37.700 en 2014. “Se espera que las exportaciones de muchos de estos socios sufran reducciones limitadas (normalmente en torno del 1 por ciento). La reducción de las exportaciones de economías más grandes y más avanzadas, por marginales que sean, puede suponer una oportunidad significativa para las economías más pobres, cuyas exportaciones son comparativamente muy pequeñas”, agregó la comisión. La Unión Europea mencionó a modo de ejemplo que para hacerse una idea del orden de magnitud, basta decir que una reducción del 1 por ciento de las exportaciones brasileñas equivale a más de dieciséis veces el total de las exportaciones de Burkina Faso al bloque.

En el caso argentino, la mayor parte de las exportaciones a la Unión Europea corresponde a posiciones exentas de aranceles y a posiciones que no están incluidas en el SGP. Por lo tanto, la medida afectará a menos del 20 por ciento de las ventas dirigidas al Viejo Continente. Igual la comisión aclaró ayer que los países que, como Argentina, dejarán de acceder al sistema preferencial “siguen siendo ‘elegibles’, pero ya no son ‘beneficiarios’ del SGP. Esto significa que, si su situación cambia (si el Banco Mundial deja de clasificarlos como países de renta alta o media-alta), vuelven a convertirse en beneficiarios del sistema”, subrayó.

Compartir: 

Twitter
 

La Eurocámara había votado los cambios el 13 de junio y la Comisión Europea los oficializó.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.