ECONOMíA › AL CIERRE DE ESTA EDICIóN, EL SENADO SE PREPARABA PARA CONVERTIR EN LEY EL PRESUPUESTO 2013

Un año para la recuperación económica

La expectativa del Gobierno, reflejada en el Presupuesto, es que haya un repunte del nivel de actividad luego de un 2012 flojo. El oficialismo en el Senado confiaba en obtener 40 votos para aprobar el Presupuesto. Críticas de la oposición.

 Por Sebastián Premici

Al cierre de esta edición, el Senado continuaba el debate del Presupuesto 2013. Al igual que en otras votaciones, el Frente para la Victoria confiaba en conseguir más de 40 votos afirmativos para su sanción definitiva. La oposición –UCR, FAP, peronismo disidente y partidos provinciales– centró sus críticas en las cifras del Indec, la distribución de recursos a las provincias (ver aparte) y el enfoque político otorgado al gasto público. Durante todo el debate parlamentario en la Cámara alta, parte de la discusión también estuvo centrada en el proceso de industrialización del país, situación que llevó al Gobierno a tomar medidas para controlar la entrada y salida de divisas. Ese fue el eje argumental de Aníbal Fernández, titular de la Comisión de Presupuesto, como miembro informante del proyecto que prevé los gastos y recursos para el próximo año.

“Entre pagar el costo por una devaluación o restringir el acceso a los dólares para atesoramiento, elegimos la segunda opción. Un proceso de reindustrialización requiere la compra de bienes y maquinaria del exterior, por eso necesitamos contar con las divisas para traer esos productos”, sostuvo Fernández, quien agregó: “No vamos a apostar a una devaluación para modificar el tipo de cambio. Este es un Presupuesto que está en línea con la reforma de la Carta Orgánica del BCRA. Seguramente, la ortodoxia pondrá el grito en el cielo”.

La primera argumentación en contra del Presupuesto correspondió al radicalismo, cuyo miembro informante fue Laura Montero. “El Presupuesto es mentiroso. Estamos malgastando el dinero público porque no queremos asumir los problemas, que no son exógenos, como la crisis internacional que nos quieren instalar. El Gobierno se quedó sin capacidad de reacción”, lanzó la ex aliada de Julio Cobos.

Durante el debate en comisión, la senadora invitó a la economista Milagro Gismoldi, de la consultora de Orlando Ferreres, quien sostuvo que Argentina se había perjudicado por una baja en las proyecciones de crecimiento de Brasil –que pasó de 3,5 a 1,6 por ciento para 2012–, pero que el próximo año repuntaría, al igual que la industria argentina. Montero decidió pasar por alto los datos de su invitada.

Otro de los ejes de discusión pasó por los niveles de coparticipación que llegan a las provincias, que están cerca del 24 por ciento del total de los recursos coparticipables. La Constitución Nacional les fija un piso de 34 por ciento. “Esta es una violación al federalismo”, sostuvo la puntana Liliana Negre de Alonso. Similar argumento utilizó el santafesino Carlos Reutemann. Un componente que suele faltar en el análisis de la oposición está vinculado con el Fondo Federal Solidario, que surge de distribuir el 30 por ciento de lo recaudado por las retenciones a la soja, bajo el mismo esquema que la coparticipación. San Luis tiene previsto recibir 221,8 millones de pesos por este concepto, que deberá ser destinado a la construcción de obra pública, dato que fue obviado por la aliada de Adolfo Rodríguez Saá.

Año tras año, las críticas a la llamada ley de leyes suelen repetirse. Están los legisladores que cuestionan el modo en que se distribuirán los porcentajes de avance de las obras plurianuales –como fue el caso de los radicales Roy Nikisch y Juan Carlos Marino– o los niveles de inflación previstos o el uso de las reservas para el pago de deuda o inversiones de capital, como se prevé para el próximo año. También están los legisladores que tienen impregnado en su discurso los dogmas neoliberales. “Gran parte de la inversión la tiene que hacer el Estado y eso es limitante para el crecimiento de la economía”, sostuvo el salteño Juan Carlos Romero, ex candidato a vicepresidente junto a Carlos Menem.

“Más allá de los números en sí, el Presupuesto es un programa político”, sostuvo el senador de Nuevo Encuentro Osvaldo López (Tierra del Fuego), para confrontar con aquellos legisladores que consideran al Presupuesto como un compartimiento estanco. “A diferencia de otras épocas, no aparecen políticas recesivas, sino inversión para sostener la demanda, el salario, la inclusión social, la inversión en salud, el fomento a la industria y fortalecimiento a la ciencia y tecnología”, agregó López.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“No vamos a apostar a una devaluación”, sostuvo Aníbal Fernández durante la sesión.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.