ECONOMíA › PAGINA/12 REALIZO UNA RECORRIDA DE EVALUACION DEL CONGELAMIENTO DE PRECIOS EN SUPERMERCADOS Y PEQUEÑOS COMERCIOS

Primeras semanas en el freezer

El congelamiento acordado con las grandes cadenas, al que luego se sumaron supermercados chinos y almacenes, mayoristas y empresas que comercializan electrodomésticos y artículos electrónicos, cumplió ya tres semanas. Los supermercados han mantenido la política de promociones con los bancos y de descuento en determinados productos si se adquiere más de una unidad.

 Por Javier Lewkowicz

Los precios de los productos que ofrecen las grandes cadenas de supermercados permanecen estables desde el acuerdo de congelamiento dispuesto por el Gobierno. Esto lo pudo verificar Página/12 luego de una recorrida por una decena de comercios en barrios porteños y conversar con varios empleados. En los supermercados más chicos, como Carrefour Express y los Día, hay algunos faltantes de mercadería, pero es un problema que viene de arrastre de antes del acuerdo. El Gobierno podría extender por un mes el congelamiento en los supermercados, aunque no hay precisiones sobre qué pasará con los precios para la industria. Esa situación se definirá en marzo, momento en que la industria debería recibir las autorizaciones de aumentos para aplicar en abril. Los incrementos, que firma el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, están por ahora suspendidos.

El congelamiento que acordó Moreno con las grandes cadenas, al que luego se sumaron supermercados chinos y almacenes, mayoristas y empresas que comercializan electrodomésticos y artículos electrónicos, cumplió ya tres semanas. En el curso del mes circularon varias versiones sobre desabastecimiento que los supermercados se encargaron de desmentir, y de aumentos de precios en algunos productos, que violaban el convenio. Moreno advirtió a la industria alimentaria y a los supermercados que no tolerará ningún tipo de boicot al congelamiento. Anotó nombres de directivos por empresa, los cuales se hicieron responsables para que todo marche bien.

Las góndolas

Este diario anotó una serie de precios a comienzos de febrero en una decena de supermercados Coto, Plaza Vea, Carrefour, Día y Chango Más en los barrios de Constitución, Parque Patricios, San Cristóbal y Boedo. El jueves 21 pudo corroborar que los precios, salvo contadas excepciones, se mantuvieron. Se trata de productos como 1 kilo de yerba Nobleza Gaucha, el sachet de leche entera La Serenísima, aceite de girasol Cocinero de 1,5 litro, CocaCola de 1,5 litro, 6 rollos de papel higiénico Elite, cerveza Quilmes de 1 litro, paquete de tallarines Matarazzo de 500 gramos, 1 kilo de Arroz Gallo Oro, un kilo de papa negra y tomate perita Arcor de 240 gramos. Sólo el papel higiénico en un Coto de Parque Patricios mostraba una suba del 25 por ciento, y la leche en otro bajó de 6,15 a 5,99 pesos. Así como se mantienen los precios, también sigue la dispersión. En el radio analizado, la diferencia en yerba llega al 36 por ciento; en leche, 13,4; en papel higiénico; 19,1, y en la Coca Cola, 7,1 por ciento.

Un empleado del área de fruta, verdura y carne de un supermercado indicó a este diario que “antes cambiaban los precios todos los días. Ahora hay muy pocos cambios y son más moderados”. Puso el ejemplo de la lechuga y el zapallito, “que de 9 pesos saltaban a 15 pesos de un día para el otro”. Advirtió que en marzo termina la estación para la sandía, el melón y las frutas con carozo, lo que podría presionar al alza en los precios. Otra repositora de un supermercado pequeño informó que “antes todos los productos subían 10 o 15 centavos cada semana. Ahora todo anda estable”.

Un repositor del área de alimentos e infusiones para el desayuno tampoco observó movimientos relevantes de precios, mientras que un empleado de otra cadena de supermercados pequeños arriesgó que “no cambió ni un precio, cuando antes las subas eran semanales”. Un repositor de verdulería estimó que los precios se mantuvieron, salvo en el caso del limón, que subió de 12 a 18 pesos el kilo durante los primeros días de febrero.

En general, las empresas también mantienen su política de promociones con los bancos y de descuento en determinados productos si se adquiere más de una unidad. En tanto, las góndolas en las grandes superficies están bien abastecidas. No sucede lo mismo en el caso de los supermercados más pequeños, como Carrefour Express y Día. En varios de ellos los problemas en yerba y aceite ya existían, aunque se comprobó también escasez en gaseosas, agua, galletitas, artículos de limpieza, harina y azúcar.

Cabe resaltar que se trata de un relevamiento en el ámbito porteño. En Mendoza, por ejemplo, el gobernador Francisco Pérez detectó que en 1000 productos el 4,7 por ciento sufrió cambios. Eso motivó que Moreno se comunicara con el ministro de trabajo, Justicia y Gobierno de la provincia, Félix González, para recordarle que tendrá “tolerancia cero” con las subas. También se registraron inconvenientes en Chaco.

¿Cómo sigue?

Varios empleados remarcaron que el congelamiento aparece en un escenario de precios altos, luego de una etapa de remarcación sostenido por parte de las empresas. Eso les daría al sector patronal un margen para mantener los precios. Es un análisis que también le atrae a Moreno, quien anticipó a empresarios del sector que el acuerdo podría extenderse. La excepción podría ser la fruta y la verdura, por el factor estacionalidad, y los casos de aquellas industrias con problemas de rentabilidad.

En la industria alimenticia no tienen certezas sobre qué pasará con las futuras autorizaciones de precios correspondientes a abril. Ese sector, que está sumamente concentrado y que ganó mucho dinero durante los últimos años, se vería perjudicado por la extensión del congelamiento. “Política de administración de precios en las empresas de alimentos de consumo masivo hay desde hace ya varios años. Venía de antes y ni empieza ni termina el 1º de abril. En este caso, se trata de un acuerdo de congelamiento de precios entre los supermercados y el Gobierno. Para ello hay autorizaciones de precios que quedaron postergadas. Pero una cosa es que estén postergadas y otra es que desaparezcan”, se quejó un importante empresario del sector alimenticio a Página/12.

“Este acuerdo busca desalentar expectativas inflacionarias; nos parece bien. Pero las soluciones hay que buscarlas en forma integral. Hay que ver la realidad productiva: los costos logísticos, las materias primas y la mano de obra”, pidió otro referente de la industria productora de alimentos. Si Moreno se pone más estricto con las autorizaciones a la industria, los supermercados podrían perder beneficios que esos proveedores les suelen brindar, en forma de descuentos por volumen de compra y financiamiento. En cambio, los supermercados advierten que si el congelamiento de precios se extiende y a la industria proveedora se le autorizan aumentos, podría haber desabastecimiento en las góndolas. La prórroga del acuerdo les reduciría margen a los supermercados, aunque la remarcación de precios que aplican en determinados productos es muy importante, lo que les permite obtener, junto al cobro de la publicidad en el local y el posicionamiento de las marcas, altas tasas de ganancia.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMíA
 indice
  • PAGINA/12 REALIZO UNA RECORRIDA DE EVALUACION DEL CONGELAMIENTO DE PRECIOS EN SUPERMERCADOS Y PEQUEÑOS COMERCIOS
    Primeras semanas en el freezer
    Por Javier Lewkowicz
  • RESULTADO DEL CONTROL Y LA ADMINISTRACION DE DIVISAS EN 2012
    Fuerte caída de la fuga de capitales
  • OPINION
    Acuerdos de precios
    Por Alfredo Zaiat

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.