ECONOMíA › CAíDA DE BONOS PORQUE EL FMI NO SE PRESENTARá EN LA CORTE DE EE.UU.

Juego cruzado por los buitres

El FMI advirtió que un fallo a favor de los fondos buitre en el juicio contra Argentina significaría un riesgo sistémico para las finanzas internacionales. Sin embargo, el organismo desistió de respaldar al país ante la Corte de EE.UU.

La decisión del Fondo Monetario de no apoyar, por ahora, a la Argentina en el pedido de revisión del caso contra los fondos buitre por parte de la Corte Suprema de Estados Unidos hizo caer ayer a los bonos locales con legislación extranjera. Los títulos que se emitieron en los dos canjes registraron recortes que promediaron un 2 por ciento. Pese a que la semana pasada la titular del organismo, Christine Lagarde, resaltó el impacto negativo que significaría para el sistema financiero un fallo favorable a la posición de los buitres, prefirió no transformar esa inquietud en un acompañamiento formal a la Argentina. La misma postura tuvo el gobierno estadounidense. La decisión no invalida el reclamo argentino, en especial porque tanto el FMI como la Casa Blanca dejaron la puerta abierta para un acompañamiento futuro, ya que la negativa de las partes hace referencia a “esta etapa” de la pelea legal.

El litigio que enfrenta el país contra fondos especulativos que reclaman 1300 millones de dólares por sus tenencias de bonos en default aguarda la decisión de la Cámara de Apelaciones de Nueva York. Este tribunal de primera instancia había convalidado el reclamo de los fondos buitre sobre una supuesta discriminación del Estado argentino al pagar sus vencimientos de deuda reestructurada y no los servicios caídos de los papeles defaulteados. La posición argentina se sustenta en el hecho de que reconocer la totalidad de la tenencia de estos fondos, sin quita de capital ni intereses como aceptó el 93 por ciento de los bonistas que ingresaron al canje, implica una inequidad y un riesgo para futuros canjes de deuda. Luego de que se agotaran las distintas instancias de apelación quedó en manos de la Cámara cuál será el modo de pago –en efectivo o a través de un nuevo canje– para subsanar la supuesta discriminación entre acreedores.

En simultáneo, el estudio de abogados que representa al país presentó un pedido de revisión del caso a la Corte Suprema de Estados Unidos, que fijó como plazo hasta el 26 de agosto próximo para que terceros no involucrados presenten sus notas de respaldo. La apuesta a una revisión de la cuestión de fondo, si existiera discriminación, desecharía todo lo actuado hasta el momento y quedaría nula cualquier decisión de la Cámara. El pedido de revisión recogió distintas manifestaciones de apoyo, pero hasta el momento ninguna se cristalizó en un respaldo formal. El gobierno de Estados Unidos no intervendrá en esta etapa y sólo se manifestaría ante el pedido de la Corte. La abstención de la Casa Blanca influyó en la decisión del Fondo.

La titular del FMI había señalado el fin de semana último ante el G-20 en Moscú que el caso puede tener “implicancias negativas” para el sistema internacional. Según trascendidos periodísticos, Lagarde iba a solicitar al directorio del organismo la elaboración de un documento en apoyo a la Argentina. Tras un intenso debate en el seno del organismo, decidió no presentar el amicus curiae en esta instancia judicial en la que se encuentra el caso. No obstante, a través de su portavoz, el Fondo remarcó que mantiene la posición de que el fallo del juez Thomas Griesa por los bonos en default tendrá consecuencias graves para los países que reestructuren deuda. “La directora general del FMI ha retirado su recomendación de que la Junta Ejecutiva envíe un amicus curiae en el caso de Argentina, siguiendo la decisión de las autoridades de Estados Unidos de no apoyar la presentación en esta etapa”, reconoció el vocero del Fondo Monetario en un comunicado.

La posibilidad de contar con este acompañamiento temprano del Fondo y de la Casa Blanca daba por seguro la posibilidad de que la Corte Suprema tratase el caso. De todos modos, hasta el 26 de agosto podrían presentarse bonistas, cámaras compensadoras y otros gobiernos, como el francés, que adelantó a través de los abogados de ese país que apoyaría la solicitud de la Argentina.

El litigio continúa por los carriles previstos, a la espera del fallo de la Cámara de Apelaciones. No obstante, los inversores respondieron con venta de papeles con legislación extranjera, como los Discount y Par y los cupones de PIB, que retrocedieron entre 1,7 y 2,3 por ciento. El resto del mercado operó sin sobresaltos: los bonos en pesos en alza, al igual que las acciones. El dólar se mantuvo en 5,47 pesos y las operaciones en el segmento informal se pactaron a 8,50.

Compartir: 

Twitter
 

Los títulos públicos bajaron hasta el 2 por ciento por la errática posición del FMI.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.