ECONOMíA › LAS PERSPECTIVAS DE LA ECONOMíA MUNDIAL Y LA SITUACIóN EN ARGENTINA

Las defensas contra la crisis

El secretario de Política Económica, Axel Kicillof, participó en el congreso de economistas heterodoxos de AEDA, exponiendo que la elevada incertidumbre de la economía de las potencias es un riesgo para los emergentes.

 Por Tomás Lukin

“La política de desendeudamiento y los programas de estímulo fiscal generados por el Gobierno son centrales para enfrentar los efectos de la crisis internacional y sostener los salarios y la distribución del ingreso”, afirmó el secretario de Política Económica, Axel Kicillof. Durante su participación en el Congreso de la Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (AEDA), el funcionario advirtió que el país no es inmune al contagio de la crisis internacional: “Tranquilamente Argentina podría estar atravesando una situación como la que atraviesan los países débiles. Se puede contagiar la crisis a los emergentes”, advirtió el viceministro de Economía.

Kicillof llegó al Salón de Actos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA pero, a diferencia de sus últimas intervenciones en este tipo de eventos, logró ceñirse al tiempo estipulado. “Voy a hablar de la situación económica global, no para evadir la coyuntura local, sino porque las perspectivas mundiales son más importantes para saber qué hacer ante la actual encrucijada”, explicó Kicillof. Además, reconoció el funcionario, optó por no enfocarse en la economía local ya que hoy presentará en la Cámara de Diputados el proyecto de Presupuesto 2014 junto con el resto del equipo del Ministerio de Economía. Durante más de una hora, el secretario de Política Económica realizó un recorrido por las causas de la crisis internacional, cuestionó las políticas de ajuste aplicadas en los países centrales más débiles y destacó la necesidad de mayores niveles de intervención estatal. “En una situación de incertidumbre, el capital privado suspende planes de inversión y el elemento más dinámico de la demanda privada tiende a desaparecer, entonces el Estado en sustitución del sector privado debe aparecer en auxilio para sostener la dignidad, la distribución del ingreso y los niveles salariales”, afirmó el funcionario, refiriéndose a las ideas expresadas por Keynes en 1936.

“En el marco de la OMC y el G-20, los grados de libertad para hacer política económica para responder a la crisis son muy pocos. Por eso, para enfrentar los reordenamientos de la economía global en una forma más sólida, la salida debe ser regional”, expresó el funcionario. Si bien no hizo una referencia directa al tratado de libre comercio que negocian el Mercosur y la Unión Europea, Kicillof cuestionó durante su exposición la política de liberalización comercial y financiera impulsada “por la teoría económica neoliberal que todavía se enseña en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA”.

“Una guerra que genere aumentos de precios de petróleo y el refortalecimiento de sector financiero del centro no son buenas noticias para la periferia. Si los países centrales quitan los estímulos y empiezan a subir las tasas, los países con la cuenta capital abierta como Brasil van a sufrir de manera exponencial por la salida de los capitales”, sostuvo Kicillof. Rechazó la hipótesis del “viento de cola”, señalando que la volatilidad en el precio del petróleo y la soja afectan al ajustado sector externo local.

Compartir: 

Twitter
 

El viceministro de Economía Axel Kicillof junto a Paula Español, vicepresidenta de AEDA.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.