ECONOMíA › CAYó 36 POR CIENTO EN MAYO Y 22,2 POR CIENTO EN LOS PRIMEROS CINCO MESES DEL AñO

La producción de autos no se recupera

El descenso en el ritmo de fabricación de las terminales se explicó una vez más por las menores ventas al mercado interno y a Brasil. Pese a la baja, la producción se mantiene por encima del promedio histórico.

La producción automotriz cayó 36 por ciento en la comparación interanual de mayo y 22,2 por ciento en lo que va del año, a raíz de bajas de las ventas tanto al mercado interno como de las exportaciones, informó ayer Adefa. En función de esta coyuntura, Honda y Volkswagen aplicaron medidas de suspensión de personal, al igual que las otras terminales y que varias autopartistas (ver nota aparte). El objetivo de las empresas es reducir stocks, acumulados porque el ritmo de producción es superior al de ventas. “Se continúa trabajando con el Gobierno y el resto de los eslabones de la cadena de valor para generar medidas que habiliten la recuperación del sector”, indicó Enrique Alemañy, presidente de Adefa. La semana que viene se anunciará un acuerdo sectorial anual con Brasil.

En mayo se fabricaron 50.938 vehículos, cerca de 28 mil unidades menos que el mismo mes de 2013, la mayor caída en lo que va del año. La producción acumulada es de 257.519 autos, un nivel inferior a 2012 y a 2011, pero superior a 2010 y muy por encima de 2009. Es decir que a pesar de las fuertes bajas con respecto al año pasado, la producción automotriz en la comparación histórica es todavía razonable.

Del total producido, más de la mitad se destina a la exportación, colocaciones que el mes pasado bajaron 39,2 por ciento. De la caída acumulada de la producción en lo que va del año, el 60 por ciento se explica por la situación de las exportaciones. En ese plano talla especialmente el desempeño de Brasil, hacia donde se destina el 89 por ciento de las ventas externas. Sin embargo, el mercado interno del país vecino no está tan deprimido como reflejan las cifras de exportaciones argentinas: los patentamientos acumulados entre enero y abril bajaron allí 9 por ciento, por debajo del 23 por ciento que cayó la exportación de autos argentinos. Más todavía, los patentamientos de autos fabricados en Brasil en ese mercado bajó sólo 5 por ciento.

Las automotrices advierten que Brasil está vendiendo stocks y que en realidad Argentina no está perdiendo mercado. De todas formas, el gobierno nacional pidió a Brasil que las fábricas allí adquieran más autos argentinos. Ese punto va a figurar en el acuerdo anual bilateral para el sector que se anunciará en los próximos días. Se consensuó aumentar la participación de los autos locales en el mercado vecino del 10 al 11 por ciento del total. También se va a definir un nuevo valor del coeficiente Flex que estará entre 1,50 y 1,60. Establece un máximo desequilibrio comercial tolerable para el bloque automotor (autos y autopartes), de modo que por cada dólar exportado, podrá importarse hasta 1,50/1,60 dólar.

En el mercado interno, las ventas bajaron en mayo un 40,9 por ciento y acumulan en los primeros cinco meses una caída del 32,3 por ciento. En la comparación interanual de mayo, Volkswagen, firma líder del mercado local, bajó 50,9 por ciento. Los autos de Renault cayeron 40,6 por ciento, seguido por Fiat (-21,3) y Ford (-33,4 por ciento). Otras firmas de menor peso en los patentamientos como Mercedes-Benz y Honda bajaron todavía más, el 64,7 y el 63,1 por ciento, respectivamente.

El diagnóstico del equipo económico es que las terminales subieron demasiado los precios de los autos. En varias reuniones con los empresarios, los funcionaron mostraron datos desde 2009 para justificar que los autos aumentaron por encima “más de lo razonable”. Otro factor que incide en la merma de las ventas es el encarecimiento del costo financiero por la suba de la tasa de interés. Ambos fenómenos tuvieron lugar antes de la recomposición salarial por paritarias, de ahí el fuerte impacto sobre la dinámica del mercado. Por su parte, las terminales ponen como elemento negativo para las ventas la aplicación del impuesto a los autos de lujo, la situación económica general, que invita al consumidor a ser cauteloso, y el aumento de los gastos de mantenimiento del vehículo. Piden una baja de las retenciones a la exportación de autos, aunque el Gobierno responde que “no tiene sentido esa medida, acaban de ganar competitividad por la suba del tipo de cambio”.

Compartir: 

Twitter
 

Más de la mitad de la producción se destina a la exportación, la cual el mes pasado bajó 39,2 por ciento.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.