ECONOMíA › EL AGENTE DE PAGO PIDIó UNA AUDIENCIA A GRIESA PARA PODER GIRAR FONDOS A LOS BONISTAS

El BoNY busca cubrirse de los juicios

La entidad estadounidense aduce que no puede distribuir el dinero que depositó Argentina en favor de los bonistas del canje por la orden de Griesa. Eso le valió intimaciones del Gobierno y de los bonistas, y ahora insiste en pedir una solución al juez.

El Bank of New York Mellon (BoNY) solicitó ayer al juez Thomas Griesa que organice una audiencia entre las partes antes del 30 de julio. El agente fiduciario le reclama al magistrado que defina si puede cursar los pagos de los vencimientos de deuda con ley inglesa y ley argentina también bloqueados por las órdenes del magistrado. El BoNY ya había enviado una misiva al juez pidiéndole que se exprese, pero frente a la falta de respuesta ahora informó que presentará una moción de aclaración. El proceso formal para ese pedido será presentado hoy. El esquema acordado con los demandantes establece que los fondos buitre darán sus argumentos el 18 de julio y una semana después el banco dará su respuesta. Las cláusulas de los bonos establecen que si el día de pago los bonistas no reciben sus recursos existen treinta días corridos para subsanar esa situación. El límite contractual es el 30 de julio, por eso el BoNY reclamó que la reunión entre las partes con el juez suceda cuanto antes posible.

El BoNY, el agente de pago de la deuda, está en una situación incómoda. A fines de junio, el Gobierno transfirió 832 millones de dólares a dos cuentas que tiene esa entidad en el Banco Central. Al depositar esos fondos, el país cumplió con sus obligaciones contractuales para cancelar los vencimientos de capital e intereses de los títulos con ley extranjera. Pero la entidad no procesó los pagos a los bonistas. En ese momento, Griesa felicitó al BoNY por cumplir con su orden y no proceder con sus obligaciones y canalizar el dinero a sus propietarios. El tribunal sugirió en ese momento que devuelva los dólares y euros a la Argentina. Sin embargo, la semana pasada el banco le advirtió a Griesa la imposibilidad técnica para proceder de esa forma. Además le señaló su preocupación por las posibles demandas que amenazaron con iniciar los bonistas si el banco viola sus obligaciones. Por eso, en ese momento le solicitó al magistrado una medida cautelar donde la Justicia le exija mantener intactos los fondos en las cuentas del BCRA.

Nada de eso sucedió y, por el contrario, el juez no se ha expresado desde la audiencia donde felicitó al BoNY. Donde sí se registraron novedades fue entre el resto de los intermediarios y los tenedores de bonos regidos por ley europea. Los primeros le solicitaron a Griesa, al igual que el BoNY, que les indique cómo proceder y así sumaron presiones, mientras que los inversores que participaron de los canjes reclamaron cobrar sus acreencias.

Posiblemente, el silencio del juez tenga que ver con la actividad que está llevando adelante con las partes su mediador, el abogado Daniel Pollack. Con él se reunió el ministro de Economía, Axel Kicillof, el lunes pasado y le solicitó, como condición necesaria para negociar, que se suspenda en forma transitoria la ejecución del fallo. Eso permitiría dialogar sin una amenaza latente y canalizar en tiempo y forma los vencimientos. Mañana, una delegación del Palacio de Hacienda y representantes de los buitres se reunirán con Pollack en Nueva York.

Lo cierto es que Griesa se encuentra de vacaciones –según advierten con disculpas todas las partes en sus escritos al tribunal– y no respondió el pedido informal del BoNY. Por eso, la entidad presentará hoy su “moción de aclaración”. El cronograma acordado con los buitres, informó el banco, dispone que los demandantes presenten un escrito el 18 de julio y la entidad les responda el 25 del mismo mes. Por eso, la carta informativa del BoNY “le requiere a la Corte respetuosamente una audiencia cuanto antes sea posible, luego del 25 de julio”. Si el juez no toma ninguna decisión antes de fin de mes no sólo Argentina será inducida por el fallo de Griesa a una situación de default, sino que los intermediarios serán sujetos de demandas por parte de los acreedores que participaron de los canjes de 2005 y 2010.

Compartir: 

Twitter
 

El BoNY tiene en su poder 832 millones de dólares que depositó el gobierno argentino.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.