ECONOMíA › KICILLOF ANALIZO EL IMPACTO DE LA FUERTE DEVALUACION DEL REAL EN LA ECONOMIA ARGENTINA

“Vamos a fortificar la economía”

El ministro de Economía descartó una devaluación brusca por las tensiones en Brasil y señaló que no se prevén cambios en Ganancias a corto plazo. También mencionó que la inflación bajó a un tercio desde comienzos del año pasado.

“La inflación bajó a un tercio desde comienzos del año pasado, para todo el mundo, aun para el que miente desde la oposición”, sostuvo ayer el ministro de Economía, Axel Kicillof. En enero de 2014, recordó, el Indice de Precios al Consumidor Nacional Urbano (IPC-Nu) arrojó un resultado muy alto, de 3,7 por ciento, como consecuencia de la devaluación que se produjo ese mes. “En aquel momento, el índice que llaman Congreso y yo llamo trucho, ya que lo difunden diputados opositores, promediaba niveles de distintas consultoras entre 3 y 6 por ciento, y ahora esos mismos candidatos vestidos de economistas hablan de entre 1,4 y 1,9 por ciento y pronto van a estar cerca de un punto”, analizó. De hecho, la mayoría de las mediciones privadas y también la del Gobierno de la Ciudad muestran una tendencia declinante de la suba de precios desde mediados del año pasado, con mayor intensidad en el último trimestre (ver Página/12). La misma evolución, aunque más marcada, registra el indicador oficial del Indec.

El jefe del Palacio de Hacienda se refirió a los temas más calientes de la agenda económica en una entrevista radial. Descartó movimientos bruscos del tipo de cambio a pesar de lo que está ocurriendo en Brasil, donde el real quedó ayer a 3,02 contra el dólar, en una devaluación que se acelera. El funcionario reconoció que las tensiones en el principal socio comercial de la Argentina tienen “un impacto inevitable”, pero advirtió que hay sectores económicos y políticos que se escudan en ese hecho para presionar por un nuevo corrimiento del tipo de cambio en el país.

“Si Brasil devalúa violentamente, la Argentina tiene que evitar la inestabilidad y lo puede hacer”, afirmó. “En el mundo hay en este momento un enorme terremoto económico, cambiario y financiero. Pero éste es un gobierno que cada vez que hay problemas internacionales ha tratado de fortificar la economía para que la eventualidad no replique adentro, o por lo menos que sea con la menor violencia posible”, aseguró. En ese contexto fue que ubicó las presiones devaluacionistas que sufre el Gobierno a partir de los sucesos en Brasil. “Dicen que la suba de precios provoca un enorme atraso cambiario y advierten sobre la devaluación del real, de 25 por ciento desde julio, cuando la Argentina elevó su tipo de cambio sólo 6 por ciento en ese período. Pero se olvidan que la corrección local de enero (de 2014) fue de 22 por ciento, con lo cual la suba fue de 30 por ciento en todo el año pasado.” En consecuencia, la diferencia con el real quedó en buena medida compensada.

Sobre la demanda interna de divisas, Kicillof admitió que “mucha gente se vuelca a comprar dólares porque hay quien le dice que habrá una megadevaluación”. La AFIP autorizó en lo que va del año la venta de moneda extranjera a particulares para ahorro por 1115 millones de dólares. A eso se suman otros canales de fuga, como el contado con liquidación o el dólar bolsa. “Si esos dólares estuvieran en el país habría otro acceso a las divisas” por parte de la población, reprochó, y luego cuestionó a los medios de comunicación que “instalan un tema, lo demonizan y ya no se puede hablar, sólo lo que ellos quieren que se hable”.

Al referirse a la cuestión de la inflación, Kicillof insistió en que ha bajado a un tercio respecto del nivel de hace un año. Recordó que “el año pasado muchos irresponsables que deberían estar dando cuenta de sus palabras decían que la inflación de enero (de 3,7 por ciento) se iba a mantener o a acelerar, que llegaría a 60 por ciento, con impactos mayores en salarios y tarifas, y un dólar ilegal a 30 pesos. Eso decía el 80 por ciento de esos economistas de la oposición, que en realidad son candidatos vestidos de economistas”. El cambio de tendencia se debió en buena medida, según el ministro, a la acción del Estado, a través de intervenciones como Precios Cuidados y otras negociaciones con productores y supermercados para acotar los aumentos. De todos modos, Kicillof les apuntó a los empresarios por las subas de precios. “El Gobierno toma medidas para manejar los precios, pero ésta es una cuestión privada, no del Gobierno. Este es un país capitalista, donde el Estado representa cuando mucho el 30 por ciento, y los precios los decide y los cobra el empresario.”

Kicillof también respondió una consulta respecto de una eventual suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría. Dijo que es un tema que está “permanentemente en discusión” en el Gobierno, “porque hay una situación dinámica”, pero descartó anuncios a corto plazo. El impuesto a parte de los salarios más altos “no sólo es algo justo y progresivo, sino que se hace en muchos países a niveles más altos”. En este punto también criticó a dirigentes de la oposición. “Decir cualquier cosa es una irresponsabilidad, un candidato que gana con mentiras después va a decepcionar”, alertó.

Compartir: 

Twitter
 

Axel Kicillof, ministro de Economía, sostuvo que existen presiones para devaluar la moneda.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.