EL PAíS › HABLA LA FISCAL VIVIANA FEIN

“No van a lograr presionarme”

 Por Irina Hauser

“Si quieren presionarme, no van a lograrlo”, le dijo la fiscal Viviana Fein a Página/12 poco después de la conferencia de prensa en la que la ex esposa de Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, afirmó que según analizaron sus peritos “no hubo accidente ni suicidio”, sino que el fiscal fue “víctima de un homicidio”. Para poder seguir con la investigación, explicó que citará a los peritos de parte y a los del Cuerpo Médico Forense y les pedirá que expliquen sus conclusiones, pero no descarta convocar a una junta médica con otros expertos. Señaló divergencias entre la descripción que ofreció Arroyo Salgado y lo que hay en el expediente y negó en forma rotunda haberle impedido participar en la autopsia. “Recién hizo una presentación formal a las 10.15, cuando la autopsia ya había finalizado”, sostuvo Fein. Antes, precisó, nadie le solicitó en nombre de ella que la esperaran, “ni la madre de Nisman, ni la tía, ni la hermana, que estaban en el lugar del hecho” a la madrugada.

–¿Qué hará usted como fiscal frente a las conclusiones opuestas de los peritos de la querella de Arroyo Salgado y los peritos oficiales?

–Por empezar, no me sorprende. Es esperable que en una causa de estas características frente a una pericia oficial del Cuerpo Médico Forense, tanto de la autopsia como del informe toxicológico o histopatológico, los peritos de parte manifiesten disidencias. No me llama la atención, es algo que sucede en muchas causas. Ellos han manifestado conclusiones adversas a las oficiales, de los médicos forenses de la Corte, no sólo del personal científico de la Policía Federal. Ahora tendremos que evaluar todos los fundamentos y consideraciones.

–¿Pero cómo va a determinar qué pericia es más creíble o cercana a la realidad?

–Nos dedicaremos a leer todas las consideraciones recibidas con auxilio de médicos. Para interpretar una necropsia u otro tipo de estudios necesito de ellos, yo soy abogada y criminóloga. Citaremos a los peritos de parte a ratificar su informe y a los peritos del Cuerpo Médico los llamaremos para que fundamenten sus conclusiones. En base a los resultados que obtengamos, si surge la necesidad convocaré a una junta médica, es posible que lo haga. Convocaré si hace falta a otros participantes, especialistas. La doctora Arroyo Salgado fue contundente respecto de las conclusiones de sus peritos de parte. Yo no puede decir que sea así y echar por tierra las conclusiones de los médicos forenses.

–¿Qué hipótesis abonan los elementos que usted tiene hoy en la causa? ¿Suicidio u homicidio?

–Hoy no puedo determinar de manera categórica que Nisman se suicidó pero tampoco puedo ni mínimamente sostener que fue un homicidio. No tengo nada en ese sentido. Faltan las pericias sobre el contenido de teléfonos y computadoras, que es fundamental. Todo esto debe ser evaluado en conjunto con lo que ya hay en la causa, incluidos los informes de los peritos. No podemos parcializarnos.

–Una de las contradicciones es que los peritos de la querella dicen que el cuerpo no presentaba espasmo cadavérico (un efecto de rigidez que queda en el cuerpo como reflejo de la última actividad que tuvo y es común en la mano con disparos autoinfligidos) mientras que la autopsia dice que sí lo tenía.

–La autopsia dice que tenía espasmo cadavérico en la mano derecha. Y hay una fotografía de eso. Tengo que corroborar y evaluar el planteo. Encontramos mucha sangre en la escena.

–También planteó Arroyo Salgado que el cuerpo fue movido y que Nisman sufrió agonía. ¿Piensa lo mismo?

–Yo encuentro un cuerpo en determinada posición que es la misma sobre la que los expertos practicaron las diligencias. Pero no puedo afirmar que en esa misma posición estaba antes de que yo llegara. No puedo garantizar lo que sucedió previo a mi llegada (Fein ya había explicado a este diario que desde las 22.30 hubo otras personas: la madre del doctor Nisman, el custodio, una amiga de ella, un médico de Swiss Medical y agentes de Prefectura.) Acá hay una realidad: nos valemos de los expertos médicos y la dirección de investigación la encaminamos junto con otras pruebas para poder descubrir la verdad. Tendremos que ir develando, con otras herramientas procesales, cuál de los dictámenes o informes contradictorios se aproximan más a la verdad. Veremos si hace falta hacer una reconstrucción.

–También hay una diferencia enorme en el horario de la muerte: el Cuerpo Médico la sitúa el domingo a la tarde, la querella el sábado a la noche (dice que Nisman falleció unas 36 horas antes de ser hallado sin vida).

–La autopsia sitúa la fecha del fallecimiento con muchas menos horas de diferencia respecto del hallazgo del cuerpo. La querella habla del doble. Cuál es el criterio cierto y fundado, tendré que aclararlo yo. El médico legista que hizo la autopsia (Héctor Di Salvo) es un discípulo de uno de los peritos de la querella, Daniel Salcedo.

–¿En qué horario fueron las últimas comunicaciones de Nisman?

–Todavía nos faltan datos, estamos esperando que se abran sus teléfonos.

–El barrido electrónico que se hizo en un laboratorio de Salta para ver si las manos de Nisman tenían restos de fulminante dio negativo. ¿Eso es concluyente? ¿Descarta suicidio?

–De acuerdo a lo que anticipó el gabinete de Salta, según los técnicos que han hecho el barrido, la ausencia de fulminante no descarta que el arma haya podido ser disparada por el propio Nisman. Lo dice así: “No se está afirmando que la persona mostrada no ha disparado el arma de fuego”. Es decir, no es concluyente.

–¿Cómo tomó el reproche de Arroyo Salgado de que no la dejaron participar en la autopsia?

–No participó en la autopsia porque a la doctora Fein nadie le solicitó en nombre de la doctora Arroyo Salgado que esperara su arribo de un viaje. Nadie me lo planteó, ni siquiera (el secretario de seguridad) Sergio Berni. El declaró en mi fiscalía que, alejado del lugar del hecho, la doctora Arroyo Salgado habló con un colaborador y con él, pero no que le haya manifestado el deseo o pretensión de ella de que se demorara la autopsia para poder participar. Además, en el lugar del hecho estaban la madre de Nisman, la tía y luego la hermana, y no refirieron ninguna comunicación o interés de parte de la doctora Arroyo Salgado para que se la esperara. No voy a permitir como magistrada que se diga que no se esperó y que se aceleró la autopsia porque de haber podido participar, habrían sido distintos los resultados. Esto no es cierto. Está acreditado. No es cierto que no se esperó a que se presentara con sus peritos para que participaran en la necropsia o autopsia. La doctora Arroyo Salgado hizo una presentación formal, con horario impreso, a las 10.15 del día 19 de enero, cuando la autopsia había finalizado a las 10 de la mañana del mismo día. Ella debiera hablar con prudencia.

–¿Usted piensa que la quieren correr de la causa y, por ejemplo, mandarla al fuero federal?

–Se dice eso. Pero por ahora nadie me presentó por escrito que la causa tenga que salir de la esfera de la investigación. El día que me presenten un escrito, si sucede, voy a emitir opinión. Si buscan presionarme no van a lograrlo porque hago mi trabajo con imparcialidad, ecuanimidad y tranquilidad. Me siento muy firme.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.