EL PAíS › MORALES TIRO LA PROPUESTA Y LOS DOS CANDIDATOS COINCIDIERON

La Convención decidirá si es Sanz o Cobos

El radicalismo comenzó a calentar la previa a la Convención Nacional de la UCR que el 14 de marzo definirá su política de alianza electoral en Gualeguaychú, en medio de los tironeos del macrismo y el massismo y la decepción de sus ex socios del FA-Unen. El senador jujeño Gerardo Morales reclamó que la convención designe un solo candidato partidario a la presidencia entre los mendocinos Ernesto Sanz y Julio Cobos. Los dos presidenciables coincidieron con la propuesta, pero sin dejar de confrontar entre ellos. “El mundo radical se inclina por participar de un espacio con aquellas fuerzas que hemos sido oposición al kirchnerismo: el Frente Amplio Unen y el PRO”, dijo Sanz. Cobos le salió al cruce y reclamó al radicalismo “no mirar banderas de otros”, para señalar el embanderamiento de Sanz con el macrismo.

En tanto, Morales, que tiene su propia foto con Sergio Massa, redobló la apuesta: “Hay que trabajar para que Macri diga que sí” a un frente opositor con la UCR y el massista Frente Renovador, además de señalar al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, como la fuerza de choque del macrismo dentro de la convención.

Morales sopló las cenizas de la interna radical y el fuego se encendió. “La Convención debe definir un candidato de los dos que hoy están en carrera (Cobos y Sanz) porque la situación de tener dos candidatos, que además no tienen campaña, debilita al radicalismo, conspira para tener una estrategia electoral”, afirmó el jujeño antes de agregar más leña al fogón interno: “El primer esfuerzo es hacer una fórmula presidencial radical con el socialismo, el GEN y otras fuerzas que integran Unen”, dijo Morales y sumó que “si eso no se puede lograr, debemos ir con fórmula propia a una PASO ampliada” con el PRO y el massismo.

Cobos y Sanz coincidieron en que la convención de Gualeguaychú defina el candidato presidencial partidario, pero volvieron a discrepar en la estrategia de alianzas. Cobos reclamó al partido no hacer seguidismo de otras fuerzas políticas, en alusión a Sanz. En tanto Sanz negó estar “trabajando” para Macri y explicó que los acuerdos con el PRO se concretaron “para viabilizar lo que están pidiendo los dirigentes y las bases radicales” en esas provincias.

Morales dijo que su candidato era Sanz, pero insistió en que el presidente de la UCR “sinceró que trabaja para Macri”. El jefe del bloque de senadores radicales quiere un frente opositor que incluya a Macri pero también a Massa. Morales reconoció que “hay mucha presión de sectores en relación a lo de Macri”, y le apuntó a Posse, quien recientemente se convirtió en precandidato a gobernador bonaerense del Frente Renovador a fervoroso macrista sin escalas. Ahora quiere que el radicalismo lo nomine como precandidato para competir contra la elegida por el PRO, la vicejefa porteña María Eugenia Vidal. “Tenemos datos de que piensa enviar esos colectivos. Que no aparezcan con patovicas. Porque en la convención debemos tener un debate, por más extenso y complicado que sea, y se deben garantizar las condiciones para que todo se desarrolle normalmente”, deslizó ayer Morales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.