ECONOMíA › CABRERA PROMETE NO ABRIR LA ECONOMIA DE MANERA ABRUPTA

Seis meses de tregua para las pymes

 Por Javier Lewkowicz

El equipo del futuro ministro de Desarrollo Productivo, Francisco Cabrera, comenzó la ronda de reuniones con sectores de la industria nacional. El mensaje hacia las pymes, preocupadas por la liberalización de las importaciones, fue que se procurará proteger el empleo nacional. Los futuros funcionarios les adelantaron que por seis meses no se prevén cambios en el actual esquema de protección, aunque después de ese punto no hay mayores certezas. Se barajan posibilidades sobre los instrumentos de protección a utilizar.

Para los empresarios pyme, sin administración del comercio se destruyen de un plumazo miles de empleos. A modo de ejemplo, a finales de los 90 ingresaban portafolios de cuero de China a 60 centavos de dólar, lo que hacía imposible la producción local. Desde hace varios años el precio mínimo establecido por Aduana para ese producto es de 15 dólares, además del control a través de las Declaraciones Juradas de Importación.

Uno de los rubros que se reunió con el equipo de Cabrera fue el de juguetes. El mensaje que recibieron los empresarios es que el incentivo al sector y protección frente a las importaciones continuará por seis meses. Un mensaje tranquilizador pero que no ofrece certezas sobre lo que viene. La producción nacional de juguetes recibe por un lado protección de las importaciones y además se beneficia desde 2014 de un acuerdo firmado con los supermercados y homologado por la Secretaría de Comercio, que les permite abastecer a las grandes góndolas y a Falabella con la mitad de los juguetes que venden. Esos comercios explican la mitad del mercado nacional del sector, por lo que la regulación vigente tiene mucha relevancia.

“Esta industria ha invertido mucho, las empresas están muy endeudadas porque han adquirido maquinaria de última generación para el ensamblaje robótico y la inyección plástica”, explicó a este diario Matías Furio, presidente de la Cámara del Juguete. Sin embargo, advirtió que “cuando hay apertura es imposible competir. No hay nada que hacer frente a la competencia china, ellos pagan salarios de 130 dólares por mes y nosotros de 1200”. El sector emplea a 5 mil trabajadores en 200 fábricas y negocia su inclusión en el plan Ahora 12, que continuará con Macri.

Otro sector que mantuvo reuniones con Cabrera y con Ignacio Pérez Rivas, principal colaborador del futuro ministro, fue el textil. La línea de los funcionarios fue que se respetará la producción nacional que se realice en cantidad suficiente para abastecer el mercado. Desde la Fundación Pro-Tejer se trabaja sobre dos ejes para continuar con la administración de las importaciones. Por un lado, las normas fitosanitarias para frenar el ingreso de ropa que pueda contener sustancias químicas prohibidas y un eje social, para evitar la competencia de prendas confeccionadas por trabajo esclavo o en extrema precariedad. “Desde 2003 la plantilla de trabajadores del sector se duplicó, de 200 a 400 mil. La producción creció un 180 por ciento y se invirtieron 4 mil millones de dólares. Hay mucho trabajo para seguir haciendo y sustituir 1400 millones de importaciones por producción nacional”, dijo a este diario Marco Meloni, vicepresidente de Protejer.

“Sin la administración del comercio exterior no hubiéramos crecido de 60 a más de 200 fábricas. En 2006 se importaban 80 millones de unidades de marroquinería de vinílico y hoy en día, 20 millones, en un mercado nacional mucho más grande”, planteó Ariel Aguilar, de la Cámara de Marroquinería. Los empresarios del sector se reunieron hace dos semanas con el equipo de Cabrera y trabajan en normas sanitarias y sobre el etiquetado. Pidieron mantener el arancel externo actual (el máximo permitido por la OMC) y la revisión de los valores criterio.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.