ECONOMíA › DESPUES DE HABER ASPIRADO AL MINISTERIO, MELCONIAN ASUME COMO PRESIDENTE DEL BANCO NACION

En el Banco, para que pueda esperar sentado

Uno de los economistas emblemáticos del macrismo llega al mayor banco del país, expectante por cómo resulten las medidas de devaluación y ajuste que prepara el ministro de Hacienda. Si las cosas se complican, Melconian está primero en la lista de espera.

 Por Cristian Carrillo

El economista y uno de los principales referentes del macrismo Carlos Melconian presidirá a partir del 10 de diciembre el Banco Nación. “Voy a estar al frente de una entidad que tiene una enorme capacidad de llegada y me he dado cuenta de eso con el solo nombramiento. Desde ese lugar voy a trabajar”, sostuvo en declaraciones radiales, pese a que su aspiración era ocupar junto a su equipo la conducción del Ministerio de Hacienda y Finanzas, puesto para el que fue designado Alfonso Prat-Gay. El sueño de ir a Economía comenzó a tejerlo durante su acompañamiento a la candidatura del ex presidente Carlos Menem en las elecciones de 2003 que proclamaron a Néstor Kirchner como jefe de Estado. Un informe de su consultora que se conoció días antes del ballottage (ver aparte), que desnudaba la intención del macrismo de hacer un fuerte ajuste fiscal, lo apartó de la escena mediática, como a otros referentes ortodoxos de ese espacio. El nombramiento en el Nación se presenta como una suerte de banco de suplentes en caso de que surja la vacante añorada, una expectativa que se yergue en caso de que las cosas no salgan tal como espera el futuro gobierno con la anticipada devaluación y ajuste.

La conducción de la cartera económica es un puesto clave pero que pocos estaban dispuestos a encarar. De hecho, la designación de PratGay fue por descarte. El ex directivo del JP Morgan quería desembarcar en la Cancillería para no ser el ministro del “trabajo sucio”, pero finalmente accedió al puesto en Hacienda. Rogelio Frigerio, otro de los nombres que sonaban para el cargo, eligió ir al Ministerio de Interior. Pero Melconian estaba dispuesto a llevar a cabo las medidas que considere necesarias con tal de ocupar ese cargo, para el cual se siente con ventaja respecto de los otros dos funcionarios. “El técnico (Macri) es el que decide. Había varios jugadores para cada puesto. Acá se formó un gran equipo”, sostuvo ayer en referencia a ese tema.

Ni siquiera estaba dispuesto a presidir el Banco Central, organismo en el cual estuvo en los ochenta y que conducirá Federico Sturzenegger. Melconian ocupó un papel clave en la subgerencia del área externa de la autoridad monetaria cuando Domingo Cavallo era presidente y estatizó la deuda privada. Con la llegada de la democracia, a partir de la asunción de Raúl Alfonsín, se realizó una auditoría a la entidad en la que se encontraron irregularidades, como autopréstamos y créditos ficticios, en la deuda de bancos y firmas por 6 mil millones de dólares. Melconian logró rebatir cada una de las investigaciones y convalidar el pase de esos pasivos al Estado, permitiendo terminar de cerrar la estatización de la deuda privada. Si hubiese confirmado las objeciones de los auditores, la deuda no se hubiese considerado registrable y el Estado hubiese dejado de asumirla como propia. Pero sólo ratificó un puñado de expedientes menores.

Desde su salida del Central, sus fugaces apariciones en la actividad en el sector público –como su acompañamiento menemista– se combinó con su trabajo privado. En 1991 fundó, junto a su colega Rodolfo Santángelo, la consultora M&S, contando como clientes bancos, firmas agropexportadoras, grupos concentrados y multinacionales. En esa lista de más de ochenta grande empresas se destacan el Grupo Techint, Loma Negra, Grupo Galicia, Banco Macro, Aceitera General Deheza, Molinos Río de la Plata y Arcor. Esa consultora es la autora de un informe que lo llevó a mantenerse en las sombras antes del ballottage, dado que sus consideraciones hacían perder votantes al macrismo.

En ese informe, que reveló este diario, decía que el dólar y las tarifas están al tope de la agenda macrista. El referente económico de Macri adelantó en ese documento con destino a una presentación ante banqueros del Macro una megadevaluación, multiplicar hasta por cinco las tarifas de luz, triplicar las de gas y duplicar las de transporte. Eso sumaría 7,3 puntos porcentuales a la inflación. Una de las principales preocupaciones planteadas es la cuenta fiscal, la diferencia entre lo que el Estado recauda y lo que gasta. Para ello propone “emprender una corrección en serio”, es decir que la recaudación suba más que el gasto, proceso que estima insumirá al menos dos años.

En sus dichos luego de la confirmación de su pase al Nación, aseguró que la moneda ya está devaluada y que un ajuste del tipo de cambio “no es una medida en sí misma sino parte de un programa que acompaña, y hay que ponerla en un contexto”. En marzo de este año se había expresado contrario a levantar las restricciones a la compra de moneda extranjera de otra manera que no sea gradualmente. “Lo del 11 de diciembre es un título pero no es para que lo copien así”, había dicho entonces en referencia a las declaraciones de su líder político. “¿Vos te creés que se cambia el cepo y se termina el partido?”, afirmó. A cargo del Nación deberá administrar un activo de 385 mil millones de pesos y un patrimonio de 48 mil millones, una tarea importante pero que no cumple con sus reales expectativas.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Melconian prefirió no ir al Banco Central, donde estuvo a principios de los 80 junto a Domingo Cavallo.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.