ECONOMIA › EL FMI SUMO LA MONEDA CHINA A SU CANASTA DE DEG

El yuan no era espejito de color

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó ayer la inclusión del yuan en su cesta de monedas de reserva. “Es un hito importante para la integración de la economía china en el sistema financiero internacional mundial”, sostuvo la directora gerente del organismo, Christine Lagarde. La incorporación del yuan beneficia también a los países que realizaron swaps de monedas con el gigante asiático, dado que podrán ser computabilizadas dentro de los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI. La Argentina rubricó en julio de 2014 un acuerdo para el intercambio de pesos y yuanes con el Banco Popular de China por el equivalente a 11.000 millones de dólares, el cual comenzó a hacerse efectivo en noviembre. Ese acuerdo, resistido por la oposición, ahora busca ser renovado y ampliado para apuntalar las reservas.

Los DEG son desde 1969 la unidad de cuenta del Fondo y sirven, entre otras cosas, para determinar el interés de los préstamos otorgados por la entidad. Es la principal herramienta del organismo y los 188 países miembros los utilizan como reservas o para transacciones, incluyendo a la Argentina. No constituyen una moneda y carecen de existencia material. Su valor es calculado en función de una canasta de divisas, que comprenden el dólar. el euro, la libra británica y el yen, con distintas ponderaciones. Según la decisión del Directorio Ejecutivo del FMI, la inclusión del yuan en esa canasta tendrá lugar el 1º de octubre del año próximo.

“El yuan cumple todos los criterios existentes para ser incluida en la cesta y para ser una divisa de uso libre”, agregó la institución financiera en un comunicado. Esto permitirá que los yuanes en cartera puedan ser contabilizados como reserva, pero además podrán canjearse con mayor facilidad con otras monedas. La decisión supone una muestra de confianza en la estabilidad de la divisa china y en la política monetaria del país asiático.

El Banco Central argentino pudo apuntalar, pese a las críticas recibidas por su implementación, el stock de reservas mediante el swap (intercambio) de monedas con su par chino. En las últimas semanas se fueron renovando automáticamente los primeros desembolsos. El acuerdo contempla una tasa de interés anual de entre 6 y 7 por ciento y el plazo para “dar vuelta” la operación (devolver los yuanes y recibir los pesos) es de hasta tres años. En el marco de estas operaciones, se amplió la utilización de ambas monedas para el comercio bilateral, lo que permite reducir los costos de tener que pasar por el dólar para hacer los pagos de las importaciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.