EL PAIS › SE PRESENTO LA NUEVA DIRECCION OPERACIONAL DE CIBERSEGURIDAD, DEPENDIENTE DE LA AFI

“Predecir y prevenir ciberataques”

El titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli, explicó que la nueva Dirección de Ciberseguridad evalúa los ataques informáticos que se producen en todo el mundo y “analiza en qué situación el país se podría considerar amenazado”.

 Por Ailín Bullentini

A nueve meses de creada, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) cuenta con una Dirección Operacional de Ciberseguridad (DOC), un espacio creado para cumplir uno de los objetivos asumidos por el organismo de espionaje en su nueva etapa: “Predecir y prevenir ciberataques contra la seguridad nacional”, según explicaron fuentes del área. Si bien funciona de manera completa hace poco menos de un mes, el titular de la AFI, Oscar Parrilli, presentó formalmente la dirección ayer, a poco más de una semana de entregar la titularidad de la inteligencia pública a la gestión macrista. La ciberseguridad ni siquiera figuraba entre las tareas de la central de espías antes de que la ley que regula la actividad fuera modificada en febrero por iniciativa del Poder Ejecutivo y tratamiento del Congreso nacional. Desde hace 20 días cuenta con un espacio dentro del edificio de la AFI, donde ya trabaja un equipo interdisciplinario.

En palabras de Parrilli, la Dirección Operacional de Ciberseguridad “mira los ciberataques que suceden en el mundo, analiza en qué situación el país se podría considerar amenazado y realiza las advertencias adecuadas en los casos que sean necesarios”. Además, también intervienen en investigaciones judiciales si la Justicia Federal lo requiere. Ya recibieron varias solicitudes en este sentido.

El equipo que “cuida” la ciberseguridad nacional trabaja en la oficina más nueva de 25 de Mayo 11. Un sillón y una mesa ratona sobre una alfombra peluda negra invitan a los “marcianos”, como entre ellos se identifican la quincena de expertos de diferentes disciplinas –criptografía, inteligencia artificial, matemáticos, redes y hasta juristas–, a sentarse a analizar el mundo cartográfico que muestran seis pantallas planas negras: una guerra cibernética mundial, un ir y venir de disparos digitales, hackeos, fueras de sistema, robos de información, falsificaciones. En un extremo de la multipantalla, el ranking de países de origen de esos “bombardeos”; en otro, el ranking de destinos, debajo, la calificación del tipo de ataque.

Ayer, la silla estaba vacía, pero el intercambio de fogonazos no cesaba un segundo. En el otro extremo de los largos escritorios de fórmica blanca, donde están dispuestas decenas de computadoras, más pantallas ofrecían los mismos ataques con otras gráficas.

“Vemos lo que sucede en el mundo y analizamos cómo esas condiciones de los ataques permanentes pueden afectar la seguridad del país. Si encontramos algo que puede ser alarmante, advertimos al titular del organismo” y entonces, la alarma sigue el canal de mando hasta llegar a quien pueda activar la defensa, explican fuentes de la AFI. “No actuamos, solo advertimos”, ratifica Parrilli.

Además de la ciberseguridad, el titular de la AFI aseguró que se trabajó en el desarrollo de otras áreas integradas en los objetivos del organismo presentados en julio pasado: trata de personas, narcotráfico, delitos económicos y terrorismo. Y si bien la DOC es el ámbito más novedoso de la inteligencia, no es el único “legado” que recibirá quien se encargue de la AFI durante el gobierno de Mauricio Macri. Desde su creación y hasta ayer, la gestión de Parrilli al mando de la central de espías está terminando el traspaso de la oficina de Observaciones Judiciales a la Procuración y cerrando el proceso de reestructuración interna. Un 40 por ciento del plantel de la ex Secretaría de Inteligencia quedó desafectado –cerca de 600 personas–: la “línea (Antonio) Stiuso”, según indicaron fuentes. A ese proceso le faltan unos seis meses para considerarse concluido. “Creamos la estructura, la gente está. Pero hay que capacitarla. Esta gente está acostumbrada a mirar otra cosa, a espiar funcionarios y empresarios. El espionaje ya no es eso”, apuntó Parrilli.

Compartir: 

Twitter
 

La DOC también interviene en investigaciones judiciales, detalló Parrilli.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.