ECONOMIA › UNA EMPRESA DE NICOLAS CAPUTO REALIZO OBRAS PUBLICAS MILLONARIAS DURANTE LA GESTION DE MACRI EN LA CIUDAD. LA PRUEBA DE LOS BALANCES

Amigos son los amigos

Pese a la negativa de Mauricio Macri, una firma controlada por Nicolás Caputo fue adjudicataria de obras públicas en su gobierno en la Ciudad. Los inversores bursátiles lo saben y, ahora que Macri será presidente de la Nación, están apostando fuerte comprando acciones de Caputo.

 Por Alfredo Zaiat

La empresa Caputo controla SES SA, firma que realiza obras públicas en la Ciudad. Nicolás Caputo, íntimo amigo de Macri.

El presidente electo Mauricio Macri afirmó en un par de oportunidades, durante el maratón de entrevistas con medios de comunicación que le tributan empalagosa amabilidad, que la constructora de su íntimo amigo de la infancia, deudor, confidente y principal consejero de gobierno Nicolás Caputo “no licitó una sola obra en mi gestión”. Agregó que los pagos realizados a su firma constructora por el gobierno porteño en sus ocho años de administración de la Ciudad de Buenos Aires correspondieron a contrataciones de gestiones anteriores. Los cordiales interlocutores de esas declaraciones no avanzaron en la necesaria repregunta de si una compañía vinculada a Caputo Sociedad Anónima, Industrial, Comercial y Financiera fue adjudicataria de licitaciones en su gobierno. Hubiesen incomodado al extremo a Macri. La constructora SES SA suscribió contratos millonarios con la Ciudad de Buenos Aires en la gestión macrista. La constructora Caputo controla SES al poseer el 50 por ciento de su capital accionario. En los ocho años de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Macri adjudicó obras a SES, que es lo mismo que decir a su amigo Caputo, por unos 1200 millones de pesos, según información proporcionada por la Auditoría General porteña. Es tan estrecha la relación de las empresas Caputo y SES que comparten el mismo presidente que firma los balances entregados a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires: Teodoro José Argerich.

En la última declaración jurada del patrimonio de Macri figura un préstamo de 18,5 millones de pesos entregado a Caputo. Ambos también fueron socios en Mirgor, empresa localizada en la promocionada Tierra del Fuego para la fabricación de sistemas de climatización para la industria automotriz, aire acondicionados para el hogar, microondas y telefonía celular. Macri vendió las acciones en 1994 y se desvinculó del directorio en 1996 por presión de su padre. Caputo y su familia mantienen la mayoría accionaria de Mirgor. Gabriela Cerruti escribió en el libro El Pibe que Macri dio el número de teléfono de Nicolás Caputo cuando sus secuestradores le preguntaron quién era la persona en quien más podía confiar. Cerruti menciona también que Caputo fue quien pagó el rescate del secuestro de Macri y su mano derecha en la compraventa de jugadores durante su presidencia en Boca.

Infraestructura

En su primera conferencia de prensa, el día posterior al estrecho triunfo en el ballottage, Macri junto a su futuro jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunció que se creará un gabinete económico y el Ministerio de Infraestructura. Sería la cartera que reuniría gran parte de las funciones del Ministerio de Planificación, apartando Energía que pasaría a ser ministerio. Incluso en los grandes diarios amarillos especularon que Rogelio Frigerio ocuparía esa plaza. La elección de la denominación Infraestructura en lugar de Planificación es una definición política e ideológica sobre cuál es el rol del Estado para el macrismo. Pero no sólo fue borrado el concepto planificación pública en la designación de un ministerio, sino que también fue eliminado Infraestructura en el organigrama del gabinete nacional de Macri. La obra pública no estará concentrada en un ministerio y quedará distribuida entre varias dependencias (por ejemplo, las de vialidad en Transporte, las vinculadas el sector energético en Energía, o el Plan Belgrano de desarrollo para las provincias del norte). En el gobierno de Macri no habrá un ministro visible encargado de la infraestructura, como Julio De Vido. Esa tarea será coordinada en la jefatura de Gabinete, y quienes conocen la estructura de poder interno del macrismo dicen que Nicolás Caputo será una opinión potente en la materia sin exposición pública, manteniendo su histórico perfil bajo. No habrá entonces un funcionario visible concentrando la responsabilidad de las licitaciones y adjudicaciones de millonarios contratos de obra pública del gobierno nacional. Será el mismo esquema desplegado en la Ciudad de Buenos Aires: obras públicas distribuidas entre los ministerios de Ambiente y Espacio Público, Desarrollo Urbano, Salud, Educación, evitando la concentración y la visibilidad de un funcionario en un área clave manejando un presupuesto millonario.

Balances

La vinculación de la empresa de la familia Caputo con la constructora SES en obras públicas durante el gobierno de Macri está registrada en la Memoria Anual de Caputo presentada en la Bolsa de Comercio. No es un misterio y por eso resulta extraña la afirmación falaz de Macri en relación a los negocios de su íntimo amigo del Cardenal Newman con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Afirmación que el equipo de chequeado.com, en un informe elaborado por Ariel Riera, calificó de “engañosa”. SES también compartió negocios con una de las firmas del Grupo Macri, Iecsa, al integrar una UTE (además de esas dos empresas figuran Fontana Nicastro y Construere Ingeniería), según consta en sus balances.

Caputo es una empresa que cotiza en bolsa en el panel general y entrega balances trimestrales y el anual para conocimiento de los inversores bursátiles. Figuran como principales accionistas Roberto Gustavo Vázquez y la familia Caputo (Mónica María, Nicolás Martín, Jorge Antonio y Sebastián) con el 91,1 por ciento del paquete, el resto está distribuido entre inversores bursátiles. Roberto Gustavo Vázquez también es presidente de Mirgor. El sitio web de la entidad bursátil (bolsar.com) brinda la puerta de entrada para acceder a esa información.

En la descripción del negocio y estructura organizativa, el balance anual ingresado a la Bolsa de Comercio el 12 de marzo pasado menciona que la sociedad Caputo fue fundada hace 76 años y que tiene dos líneas de actividad diferenciadas. Por un lado se presenta a licitaciones públicas y privadas para la construcción de obras para terceros, y dependiendo de la envergadura del proyecto presenta ofertas en forma autónoma o conformando una UTE (Unión Transitoria de Empresas) con otras firmas del sector. La segunda línea de negocios es la de desarrollos inmobiliarios (edificios, barrios cerrados, oficinas), como Fideicomiso Nuevo Quilmes, Riverside House (Tigre), Desarrollos Caballito, y construcción de edificios corporativos como el de Coca Cola, Barugel Azulay, Toyota Argentina, Banco Macro.

Registra contratos con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y con grandes empresas privadas. Por caso, a fines de marzo de 2014, Caputo fue contratada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Alimentaria (Senasa) para la construcción de un laboratorio de 5810 m2. El 12 de mayo de ese año la UTE Grupo Farallón Desarrollos Inmobiliarios, Caputo y Eleprint firmó un contrato con el Banco Hipotecario para construir en el marco del Pro.Cre.Ar seis edificios de vivienda (20.300 m2) en el predio Estación Sáenz, en el barrio Nueva Pompeya de la Ciudad de Buenos Aires. Participa con el 33 por ciento en la UTE para esa obra con un presupuesto original de 210,3 millones de pesos

El punto 7 de la Memoria Anual (Sociedades vinculadas), detalla que la participación de la empresa Caputo en SES es del 50 por ciento. El patrimonio neto de esa firma que nació en 1991 asciende a 105,1 millones de pesos y la utilidad neta, 33,2 millones de pesos en diciembre de 2014. El monto de esa ganancia reflejó un aumento del 28 por ciento respecto al resultado del año anterior. Además de compartir el mismo presidente (Teodoro José Argerich), Caputo y SES tienen el mismo contador certificante: Estudio Urien & Asociados.

En la Ciudad

Algunas de las obras realizadas o en curso lideradas por SES en la gestión de Macri en la Ciudad de Buenos Aires son elocuentes del espacio privilegiado otorgado a la sociedad controlada por Caputo:

- Ejecución del Plan Integral de adecuación de edificios escolares, asociada a la empresa MIG SA, programa impulsado por el Ministerio de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

- Contratos de servicios en hospitales dependientes del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que fueron prorrogados en 2014, relacionados con las diversas especialidades en el área de prestación de servicios de alta complejidad en hospitales y con la incorporación de “diversos obras específicas en los nosocomios a nuestro cargo”.

- La ejecución del contrato de mantenimiento y obras menores de edificios escolares (Comunas 1 y 2), con intervención en 57 escuelas de la Ciudad. El avance de obra al 31 de diciembre de 2014 era del 87,50 por ciento.

- Contrato con el Ministerio de Salud para la ampliación y remodelación del Servicio de Kinesiología e incorporación de gases medicinales en el Pabellón V del Hospital Tornú.

- Para el Ministerio de Educación, la rehabilitación del salón de actos y puesta en valor de aulas en planta baja en la Escuela Superior N9/Liceo N 7, en Callao 450.

- Asociado en una UTE con Mantelectric Icicsa (Carlos Pérez San Martín), para el mantenimiento de espacios verdes en la zona sur, contrato rubricado con el Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

- Contrato con el Ministerio de Desarrollo Urbano para el servicio de mantenimiento del microcentro y del corredor Metrobus Juan B. Justo.

- En abril de 2015, la Ciudad de Buenos Aires adjudicó a SES la obra para la adecuación del Palacio Lezama (ex fábrica Canale) para nuevas oficinas del Gobierno porteño por un monto total de 52,8 millones de pesos.

- Otro contrato reciente fue para el mantenimiento de áreas verdes a través de una UTE junto a Mantelectric por 149,8 millones de pesos.

Acciones

Para este año que está terminando con Macri siendo presidente de la Nación, en la Memoria Anual de Caputo se afirmaba que la sociedad SES “prevé consolidar el nivel de ventas alcanzado, atento a los volúmenes de contratos en ejecución, estimando que a valores constantes dichas ventas se acrecentarán”. Pese a las consideraciones negativas acerca de la evolución económica incluidas en el capítulo perspectivas macroeconómicas (“no llama la atención que la actividad de la construcción haya tenido un año contractivo, con una disminución del orden del 3 por ciento”), las utilidades de SES y de Caputo aumentaron en 2014. En la primera, crecieron de 25,8 a 33,2 millones, mientras que en la otra, trepó de 23,9 a 65,6 millones de pesos respecto a 2013.

El balance de Caputo del tercer trimestre de este año, informado a la Bolsa de Comercio el 11 de noviembre pasado, revela que la ganancia acumulada en nueve meses sumó 54,9 millones de pesos, cuando en el mismo lapso de 2014 había anotado 31,5 millones de pesos.

El muy buen resultado económico de la empresa y el resultado electoral de la primera vuelta que ubicó a Macri en la segunda para presidente son motivos evidentes para explicar el espectacular aumento del volumen de negocios de las acciones de Caputo en la plaza bursátil, y el sorprendente alza de la cotización de esos papeles: 375 por ciento desde el cierre del viernes 23 de octubre (6,70 pesos), el último día hábil antes de la primera vuelta electoral, hasta el lunes 23 de noviembre (25,10 pesos), día siguiente al triunfo de Macri en el ballottage. La última cotización del pasado viernes fue 23,20 pesos. Mirgor, la otra empresa de Caputo, de la que afirma fue su primer trabajo importante y su principal objetivo comercial, tuvo un desempeño más suave en su cotización en Bolsa: subió de 322 a 415 pesos en esos mismos treinta días, un alza de apenas el 28,9 por ciento.

Como se dice en el recinto, los inversores bursátiles se adelantan a los acontecimientos para decidir qué acciones comprar según las perspectivas de la actividad de la empresa. Parece que ya apostaron sus fichas sobre cuál será el mejor negocio de Nicolás Caputo en este nuevo ciclo político que tendrá a su amigo Mauricio Macri como presidente de la Nación.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared